Trump pondrá a bailar a Peña

Pues ya está bailando EPN y México al son de Donald Trump, lo lamentable es que no tienen estrategia, y el pueblo está pagando tanta estpupidez del gabinetazo
Pues ya está bailando EPN y México al son de Donald Trump, lo lamentable es que no tienen estrategia, y el pueblo está pagando tanta estpupidez del gabinetazo
- en Foro libre

Raymundo Riva Palacio/ Eje Central

Donald Trump se burló del presidente Enrique Peña y de México. El Gobierno es nice, su gente es nice. Son tan buenos, que pagarán por el muro que va a buscar se construya tan pronto como arranque su gobierno dentro de ocho días. Son tan buenos los mexicanos, que tendrán que aguantar que las empresas que fabrican cualquier producto o componente exportado a Estados Unidos, aprovechando las ventajas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, pague un impuesto fronterizo por hacerlo, con lo que tendrá en sus manos la decisión de manufacturar lo que quieran en este país, pero les costará más. Trump, condescendiente y paternalista, anticipa que el presidente Peña Nieto y a quien le pongan enfrente para negociar lo que sea, bailará a su ritmo.

No es culpa de ellos, el Gobierno de Peña Nieto o México, dijo Trump, pero pagarán por lo que los políticos en Estados Unidos no impidieron: que las ventajas fiscales que se dieron en México para las empresas que se benefician del TLCAN, sigan aprovechándose de esos incentivos. Trump no había dado una conferencia de prensa desde hace siete meses y este miércoles, en su torre en la Quinta Avenida en Nueva York, habló con la prensa durante 76 minutos, y al final, el presidente electo fue exactamente el mismo que el candidato a la Presidencia, altanero, beligerante y soez. Su discurso sobre México no ha cambiado, sino se ha endurecido. Sólo Peña Nieto y su canciller Luis Videgaray, piensan lo contrario.

La gran idea estratégica de hablar con Trump para tomar un atajo en caso de que el republicano fuera electo presidente, porque de esa manera podrían explicarle directamente la complejidad de las relaciones bilaterales y modificaría el tono de su discurso ha vuelto a probarse equivocada. Trump no iba a cambiar su forma de ser y actuar por el hecho de ser invitado con honores presidenciales –sin salva de honor y ceremonia de los himnos– en Los Pinos, porque no está formado como político, sino como un empresario pragmático que va acomodando sus fichas en función de sus intereses. Un político requiere mostrar certidumbre en sus interacciones y no ser una bala perdida impredecible.

Pensar, como lo hicieron Peña Nieto y Videgaray, que organizó la visita en agosto, que podían confiar en Trump, fue ingenuo. Cuatro horas después de despedirse de Peña Nieto en Los Pinos, Trump insistió que México pagaría por el muro. Lo reiteró belicosamente este miércoles. Recordar el pasado es para evitar que vuelvan a cometer errores en el presente. Sin embargo, la negación en el equipo compacto del Presidente es absoluta.

Después de la avalancha de opinión pública negativa por la invitación, un secretario de Estado muy cercano a Videgaray justificó que después de la visita, Trump sí había cambiado su discurso. No quería ver la realidad. No es seguro que todavía perciban que van a lidiar con un presidente que no oculta el desprecio por quienes ve débiles o inferiores, que es la forma como se refiere a Peña Nieto. Sin concesiones y directo. Qué pensará el canciller que recién declaró que Trump es un hombre muy amable que siempre ha negociado, con lo que sugirió que cuando arranquen las pláticas bilaterales formales, las cosas no serán como se ven fuera del grupo en el poder.

Para México, Trump es un torbellino. Durante su conferencia de prensa, el mercado de cambios se volvió loco. El dólar llegó a 22.31 pesos y se estabilizó en ventanilla en 22.20, con lo cual fue la peor moneda en comportamiento después de la lira turca y el peso colombiano. En el mercado de futuros de Chicago, la cotización del dólar la ubicaron en 23.21 pesos. La turbulencia se debe a la incertidumbre sobre qué va a pasar una vez que asuma la jefatura de la Casa Blanca. En la víspera, Videgaray dijo que no habría forma, por razones de “dignidad y soberanía nacional”, que México pagaría por el muro. Un día después, Trump respondió sin dirigirse al canciller al asegurar onomatopéyicamente que el financiamiento mexicano al muro estaba fuera de duda, y además reiteró lo que piensa hacer para que más empresas empiecen a empacar sus cosas en México y se instalen en Estados Unidos.

La disonancia de los discursos es notable, sin que se escuchara en la parte mexicana la sonoridad de Trump. El presidente Peña Nieto tuvo la oportunidad de responder durante el discurso del cierre de la reunión anual de embajadores y cónsules mexicanos, donde reiteró que México no pagará el muro, pero no elaboró cómo va a impedir que el nuevo jefe de la Casa Blanca imponga un impuesto fronterizo. Lugares comunes y posiciones principistas de una política exterior que perdió esa fuerza cuando decidió ser parte de la alianza norteamericana, fue la respuesta de Peña Nieto a los gritos con acciones claras que planteó el estadounidense horas antes. Ante las amenazas de Trump a las empresas que invierten en México, mediante la amenaza de impuestos especiales –que irán de 12 a 35%–, Peña Nieto dijo que se defenderán las inversiones, sin abandonar el terreno de la ambigüedad.

No es con buenas intenciones como va a enfrentar a Trump con éxito. Tampoco es con enunciados y generalidades, como las que expresó durante la mayor parte de su posicionamiento ante Trump. Construir una buena relación con el Gobierno entrante es lo mismo que busca Trump. El cómo es la diferencia. Peña Nieto no mostró ninguna arma política ni diplomáticas. Trump sacó los cañones. Ya se verá de qué está hecho Videgaray, porque Peña Nieto ya enseñó su textura.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*