Nada que festejar en México a 79 años de la expropiación petrolera

Se cumplen 79 años de la expropiación petrolera, pero todo volverá a ser como antes...gracias al PRI en la presidencia de México.
Se cumplen 79 años de la expropiación petrolera, pero todo volverá a ser como antes...gracias al PRI en la presidencia de México.
- en Cultura
Xalapa, Ver.- Hace 79 años los mexicanos recibíamos una de las noticias más trascendentes de la historia del país: la expropiación petrolera. El hecho que tuvo lugar durante el mandato del presidente Lázaro Cárdenas del Río, implicó la toma del petróleo mexicano que hasta el momento era manejado por 17 compañías extranjeras, por parte del Estado.

La expropiación petrolera en México fue un acto de nacionalización de la industria petrolera realizado en el año de 1938, como resultado de ejecución de la Ley de Expropiación del año de 1936 y del artículo 27 de la Constitución Mexicana a las compañías que explotaban estos recursos, mediante el decreto anunciado el 18 de marzo de 1938, por el presidente Lázaro Cárdenas del Río.

Éste consistió en la expropiación legal de maquinaria, instalaciones, edificios, refinerías, estaciones de distribución, embarcaciones, oleoductos y, cosas de ese tipo en general, todos los bienes muebles e inmuebles, de la Compañía Mexicana de Petróleo llamada El Águila (subsidiaria de la Royal Dutch Shell), la Compañía Naviera San Cristóbal, la Compañía Naviera San Ricardo, la Huasteca Petroleum Company (subsidiaria de la Standard Oil Company de New Jersey, que se vio afectada a cambiar su nombre Amoco Corporation), la Sinclair Pierce Oil Company, la Mexican Sinclair Petroleum Corporation, la Stanford y Compañía, la Penn Mex Fuel Company, la Richmond Petroleum Company, la California Standard Oil Company of Mexico (hoy Chevron Corporation), la Compañía Petrolera El Agwi, la Compañía de Gas y Combustible Imperio, la Consolidated Oil Company of Mexico, la Compañía Mexicana de Vapores San Antonio, la Sabalo Transportation Company, Clarita S A y Cacalilao Sociedad Anónima, así como de sus filiales o subsidiarias, con la promesa de cumplir con los pagos a los involucrados en el tiempo de diez años conforme a derecho.

Estas compañías, constituidas bajo leyes mexicanas, se habían rehusado a acatar el laudo (sentencia) emitido por la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje a favor del pago de mejores salarios a los obreros y trabajadores de esta industria, la cual fue ratificada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Las dimensiones del problema entre las compañías extranjeras y el sector laboral, hicieron necesaria la intervención de Lázaro Cárdenas, entonces Presidente de la República, quien tras varios intentos de negociación solicitó que se cumplieran las demandas de los trabajadores ante la negativa de las empresas, que argumentaron la falta de fondos para cumplir, y el fallo de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje que ordenó a éstas, se aumentaran los salarios y prestaciones por un monto total de 26 millones de pesos.

Por su parte, las compañías buscaron ampararse ante la Suprema Corte de Justicia, cuyo fallo confirmó el de la autoridad laboral.

La insistente negativa de cumplir con las disposiciones legales, provocó que el 18 de marzo de 1938, Lázaro Cárdenas decretara la expropiación petrolera, la apropiación legal del petróleo que explotaban estas compañías para convertirlo en propiedad del Estado.

El hecho marcó el fin de una ardua lucha por el reconocimiento de los derechos de los trabajadores, y una nueva etapa en la forma de administrar y suministrar el petróleo en México.

A los pocos meses se creó, para dar efecto a la expropiación, Petróleos Mexicanos, que desde entonces era la única compañía con posibilidades de explotar y administrar los yacimientos petroleros en el territorio mexicano; pues en el año 2016, el PRI en la presidencia de México, consolidó una reforma que abre a la iniciativa privada la explotación de la industria petrolera en el país.

Enrique Peña Nieto usó de pretexto el rezago tecnológico para promover reformas a la constitución política de los Estados Unidos para proponer la privatización de la Industria Petrolera nacional a través de la aprobada Reforma Energética, se estableció una estrategia para hacer del sector petrolero mexicano, uno más eficiente, que pueda acelerar su ritmo de producción y contribuya a la mayor productividad de todo el país, así como a la proyección internacional de México, garantizando en todo momento que el petróleo siga siendo de los mexicanos.

A mas de un año de lo anterior, sólo se ha observado un brutal saqueo de los recursos públicos de Pemex, despidos masivos en muchas áreas con la complicidad del sindicato de Pemex,  el desmantelamiento de la paraestatal, la entrega del manejo de diversas áreas a los amigos y socios de funcionarios del actual gobierno federal. A 79 años de la Expropiación Petrolera, México no tiene nada que festejar. 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*