Resurge tras 150 años un tratamiento nuevo contra el Parkinson

El Parkinson afecta en México a 50 de cada 100 mil personas, según el IMSS

Estados Unidos.- Un antiguo y popular medicamento parece ayudar a los pacientes con enfermedad de Parkinson en etapa avanzada en los periodos difíciles en que su medicamento actual deja de funcionar, sugiere un nuevo ensayo.

 A medida que el trastorno del movimiento progresa, la efectividad del medicamento usual, la levodopa, se reduce con más rapidez tras cada dosis, explicaron los investigadores.

Los pacientes pueden experimentar periodos de ausencia de respuesta (“off times”), que pueden resultar en rigidez y dejarles inmovilizados hasta que la levodopa vuelva a funcionar.

 En esos periodos, el medicamento inyectable apomorfina (Apokyn) puede reducir significativamente el periodo antes de que la levodopa entre en acción, encontraron los investigadores. 

 “Los resultados confirman lo que esperábamos basándonos en décadas de experiencia clínica con la infusión de apomorfina en Europa”, dijo la investigadora líder, la Dra. Regina Katzenschlager, profesora invitada en la Universidad Médica de Viena, en Austria.

Cuando las fluctuaciones en la respuesta al medicamento tomado por vía oral ya no están bien controladas y los periodos de movilidad mala pueden resultar molestos, la infusión de apomorfina podría ofrecer un alivio a los pacientes con enfermedad de Parkinson”, añadió.

 Un experto en Parkinson dijo que los hallazgos ofrecen otra opción a los pacientes.

 “Con algo de suerte esta tecnología ofrecerá una nueva vía para los pacientes que necesitan tratamiento para los periodos de ausencia de respuesta al medicamento. Aunque los resultados no son tan robustos como la estimulación cerebral profunda o la bomba Duopa, añaden una opción importante al arsenal de tratamiento”, afirmó el Dr. Michael Okun, director médico de la National Parkinson Foundation, con sede en EE. UU.

 La bomba Duopa, que fue aprobada en 2015 por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., administra el medicamento directamente al intestino delgado, lo que reduce de forma significativa los periodos de ausencia de respuesta al medicamento, según la Michael J. Fox Foundation for Parkinson’s Research.

 En el estudio de fase 3 de 12 semanas de duración, Katzenschlager y sus colaboradores asignaron al azar a 107 pacientes con enfermedad de Parkinson avanzada a infusiones de apomorfina o a un placebo. Se administraron infusiones diarias durante entre 14 y 18 horas a través de una pequeña bomba portátil.

 Los pacientes que recibieron apomorfina tuvieron en promedio 2.5 horas menos de falta de respuesta, en comparación con los que recibieron el placebo, cuya reducción en los periodos de falta de respuesta fue de solo 30 minutos en promedio.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*