Ojos azulados

Pleito brutal entre Fecal y Ricardo Anaya por la candidatura presidencial. Calderón quiero imponer a su mujer y Anaya la quiere para él.
- en Foro libre

Raymundo Riva Palacio/

1ER. TIEMPO: Calderón, por la cabeza de Anaya. Todo sucedió el sábado por la noche, que es la hora en que por una extraña razón suelen celebrarse las reuniones del Consejo Político del PAN. El encuentro se prolongó porque explotaron las molestias en contra del líder del partido, Ricardo Anaya, por hacer uso de los spots y el tiempo libre en la televisión para promoverse a sí mismo en tiempos electorales. No lo dijo el expresidente Felipe Calderón, pero Anaya, en efecto, ha utilizado cuando menos dos millones de spots que le quitó a sus candidatas y candidatos a la gubernaturas del Estado de México, Coahuila y Nayarit. Es un árbitro parcial y ha utilizado esa promoción para fines personales que ponen en riesgo la unidad del partido. Anaya es bastante escurridizo y no entra a este tipo de batallas. Por eso tiene a sus mastines, como Juan José Rodríguez Prats, quien enfiló su lengua, históricamente bastante agresiva y soez, para decirle a Calderón que era un borracho. Igual argumento que el recientemente utilizado por el exgobernador de Coahuila, Humberto Moreira, y que ha sido empleado en el pasado por el tabasqueño y jefe de Morena, Andrés Manuel López Obrador. Rodríguez Prats sacó su arsenal obsceno, tomando ideas de la podredumbre del viejo PRI, al cual perteneció hasta 1994, y robando imágenes de su viejo adversario en Tabasco. El exdiputado y exsenador, peleonero desde siempre, salió a defender a Anaya, que cada semana acumula enemigos dentro del partido por lo que dijo Calderón, la forma como utiliza la presidencia del PAN para fines personales. Rodríguez Prats debía saber lo que eso significa, pero cuando se anda en busca de hueso político no hay nada mejor que la desmemoria. El chiapaneco, que hizo carrera política en Veracruz, buscó la candidatura del PRI al gobierno de Tabasco en 1994, pero el partido se la dio a Roberto Madrazo. Enfurecido, dejó el PRI y le pidió esa posibilidad a los líderes del PAN, a la sazón Carlos Castillo Peraza y su secretario general, Felipe Calderón. Rodríguez Prats perdió la elección y vio años después cómo Madrazo, aprovechando ser líder del PRI, se apoderó de la candidatura presidencial en 2006, que tiró a un vergonzoso tercer lugar a ese partido en la contienda presidencial. Eso no está hoy a discusión, sino cómo eliminar a Calderón como interlocutor en el PAN, sirviendo de tapete a Anaya, que algo espera le dé más adelante.

2O. TIEMPO: La mano la tiene Anaya. El pleito dentro del PAN debió haber sido intramuros, sin que nadie en el mundo exterior supiera el aquelarre que se había armado. No tardó mucho, sin embargo, para que trascendiera, y una grabación comenzara a circular en la prensa de la Ciudad de México el domingo por la tarde. En la grabación se escucha el pleito entre el expresidente Felipe Calderón y el defensor de Ricardo Anaya, Juan José Rodríguez Prats, en donde el primero llega a sugerir incluso que por actitudes como las de él, ha considerado varias veces renunciar. Dentro del equipo de Anaya están convencidos de que quien filtró la grabación fue un tercero que quería sabotear los incipientes acercamientos entre Anaya, Margarita Zavala y su esposo, Calderón. A quien apuntan es al exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, quien forma parte de la tercia de aspirantes azules a la candidatura presidencial. Sin embargo, no es tan fácil encontrar un enemigo, porque precisamente Zavala, Calderón y Moreno Valle llegaron al Consejo Político unidos en la crítica a Anaya y el cuestionamiento sobre su proceder. El grupo opositor al líder del PAN no tiene muchas fichas con qué jugar. La candidatura presidencial, hasta este momento, no se decidirá mediante un proceso de selección abierta, donde no sólo tomen parte los militantes del partido, sino todas aquellas personas que deseen participar en él, que es lo que están pidiendo desde el año pasado Zavala y Moreno Valle, que han chocado con Anaya que insiste en el método tradicional donde quien resulte ungido sea sólo por las manos santas de los consejeros. Con los estatutos en la mano, Anaya los quiere controlar. Si no se modifica el método, el dirigente será candidato a la Presidencia, sin importar qué suceda en las próximas elecciones en el estado de México, Coahuila y Nayarit. Esto debido a que Anaya cuenta con el respaldo de alrededor del 70% de los consejeros, contra un 20% de Moreno Valle y el resto de Zavala. Está claro. Si Calderón, Zavala y Moreno Valle no son disruptivos y se cambia el proceso de selección de candidato, Anaya los destazará a finales de este año y se los comerá en fuego lento. No hay duda sobre esto.

3ER. TIEMPO: Preocupado, pero respaldado. Dentro del PAN afirman que el dirigente nacional, Ricardo Anaya, está preocupado por lo que suceda en las elecciones para gobernador en el Estado de México, Coahuila y Nayarit. Hasta ahora el presidente del partido más exitoso de todos los tiempos, en función de los resultados electorales, no ha tenido un “Waterloo” como el que parece avecinarse en las elecciones mexiquenses y en las de Coahuila, donde Josefina Vázquez Mota y Guillermo Anaya, respectivamente, van en tercero y segundo lugar en la contienda. Sólo en Nayarit, con Antonio Echeverría que va en alianza con el PRD, se ve con posibilidades reales para ganar en estos momentos que, sin embargo, no sería la victoria que esperaría el PAN en junio. De cualquier forma, Anaya parece tener un paracaídas de oro en caso de turbulencia electoral este año, y se lo configuró el secretario de Relaciones Exteriores y ministro sin portafolio de todo lo demás que sucede en la vida pública gubernamental, Luis Videgaray, quien está apoyando los esfuerzos del dirigente panista dentro del PAN, sin saberse con toda claridad a cambio de qué. Los priistas se han metido al proceso interno de la candidatura interna del PAN por la puerta de atrás. Videgaray es uno, pero también se encuentra el presidente Enrique Peña Nieto, cuya carta es Rafael Moreno Valle, a quien en algún momento, cuando aún era gobernador en Puebla, le dijo que si pudiera elegir él, optaría por el viejo priista que tiene una enorme cercanía con el inquilino de Los Pinos y con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien también lo está respaldando. Sólo Margarita Zavala, que encabeza las preferencias electorales entre los panistas, carece de un apoyo de ese tamaño dentro del gobierno y el PRI, lo que no sólo no debe preocuparla sino alegrarla y tranquilizarla. Sigue siendo pura mientras Moreno Valle saca su reserva tricolor de toda su vida política, y Anaya, el trapecista más osado de todos quienes están en la contienda, tiene en el gobierno peñista lo que carece dentro del PAN, el apoyo definitivo que le pueda dar el envión hacia la candidatura presidencial.

rrivapalacio@nullejecentral.com.mx

@rivapa

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*