Elenco de ‘Morir y reencarnar bajo un manzano’ invita a sus últimas funciones

Geraldine Guerrero y Benjamín Castro

Por Jorge Vázquez Pacheco/

Xalapa, Ver. Trabajar sobre la línea independiente suele ser difícil por la carencia de subsidios pero, a la vez, es la más satisfactoria, no hay censuras o prohibiciones que intenten coartar la libertad de expresión, los actores se encuentran en un terreno cómodo para mostrar el producto de su trabajo sin cortapisas.

Así lo expresaron los actores Geraldine Guerrero y Benjamín Castro, este último autor de la obra de teatro Morir y reencarnar bajo un manzano, la cual se encuentra en el cierre de temporada –del 19 al 22 de mayo– en el Teatro La Caja, que se ubica en la calle La Pérgola sin número, en la zona universitaria.

En su publicidad se indica que “es un montaje que nos habla de la sexualidad, del deseo y del impedimento para realizarlos. Un remedio para el fin de los tiempos”.

¿Y qué quieren decirnos con ello? “Es una aproximación apocalíptica en torno de nuestra generación”, indicó Benjamín Castro, actor adscrito a la Organización Teatral de la Universidad Veracruzana (Orteuv).

“Debemos profundizar en la fractura generacional, cuyos efectos indican que como generación estamos a un paso de la autodestrucción. Para el desarrollo de la obra nos apoyamos en el tríptico de El Bosco, que inicia con la Creación, continúa con la derivación hacia el pecado y concluye con el Infierno. Nosotros iniciamos con el Infierno en que se convierte nuestra contemporaneidad.”

Geraldine Guerrero, académica de la Facultad de Teatro, indicó que sus actuaciones apuntan hacia el surrealismo de El Bosco, mediante una serie de textos que enuncian las contradicciones en las relaciones humanas. También es una exposición contra las hegemonías –patria, padre, patrón y demás– porque los movimientos surrealistas partían de ello.

“La sociedad actual no necesita respuestas; requiere replantearse las preguntas. Tenemos muchas noticias, pero no hay profundización sobre los temas. Por primera vez tenemos más información de la que podemos digerir, los medios nos inundan con estímulos que son superficiales y que se quedan en temas que poco educan y no mueven a la reflexión.”

Benjamín lanzó una observación demoledora: “Siempre ha habido conflictos y guerras, pero en el reloj atómico estamos a nada del final, a un paso de que nos destruyamos como especie. Una sola guerra será suficiente para ello”.

Al reiterar en torno del enunciado de la obra: “¿Cómo podemos tener un futuro sin haber ganado la dignidad primero?”, ambos actores extendieron la invitación para asistir a las últimas funciones de la obra Morir y reencarnar bajo un manzano, con las actuaciones de los entrevistados, de Antonio Trejo y Víctor Hernández.

El viernes 19 la función es a las 20:30 horas, sábado 20 y domingo 21 a las 19:30. La cooperación es voluntaria.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*