Relleno Sanitario de Nogales vierte sus lixiviados al arroyo Chiquito que desemboca al río Blanco

El Relleno es administrado por la arrendadora Constructo propiedad de Servando Canales Freeman/Plumas Libres

Por Manuela V. Carmona/

Nogales, Ver.- A 17 años de construido, el relleno sanitario en Nogales, mismo que administra la arrendadora Constructo propiedad de Servando Canales Freeman, es la fecha que nada ha hecho para evitar la contaminación que emana de este depósito de basura.

Habitantes de las colonias Lázaro Cárdenas, Maravillas, Cerritos y Colorines de la Congregación El Encinar perteneciente al municipio de Nogales, denunciaron que como cada año durante la temporada de lluvias, el relleno sanitario de las Altas Montañas descarga lixiviados o jugos de la basura en un canal que desemboca en el río Chiquito, lo que genera problemas de salud y contaminación de un manantial que abastece de agua a estas colonias.

Los vecinos quienes omitieron sus nombres por temor a recibir amenazas de parte del personal del relleno sanitario, lamentaron que personal de la Profepa, Semarnat o de la Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente, ni la Sedema o de la Conagua, se hayan interesado en regular a la empresa arrendadora Constructo administradora del relleno húmedo.

Los pobladores de estas colonias dejaron entrever que los empleados de la empresa ‘compran conciencias’ de autoridades para evitar degradar lixiviados, porque sin duda les resultaría una inversión millonaria hacerlo.

La empresa no ha hecho nada para tratar los desechos que se desbordan hací el río/Plumas Libres

Los afectados denunciaron ante los reporteros que se han presentado graves problemas de salud para niños y ancianos; pero no sólo eso, sino que hay más de 7 hectáreas de siembra de maíz, caña de azúcar y hortalizas contaminadas, al igual que los pozos artesianos que abastecen de agua potable a las familias.

Pero lo que preocupa más es que hay grave riesgo a la salud de los nogalenses y de consumidores de agua de los municipios de Orizaba y Córdoba cuyo suministro proviene del acueducto de Nogales, el cual pudiera estar contaminado por filtraciones de agua al subsuelo debido a los malos manejos de estos residuos.

Los vecinos recordaron que desde hace 17 años se instaló este relleno en Los Colorines, sin embargo a lo largo de este tiempo han sido innumerables las denuncias por incumplimientos a las normas de la Ley Federal de Protección al Medio Ambiente y la disposición final de los desechos.

En 2011, el Ayuntamiento de Nogales llevó a cabo una investigación, la cual reveló que en temporada de lluvias las celdas y laguna de lixiviados provenientes de los escurrimientos del relleno sanitario llegaban a su límite y durante la noche a través de una tubería de 8 pulgadas realizaban el desfogue de 200 litros por minuto de este líquido hasta un canal que conectaba con el río Chiquito.

El entonces regidor primero del Ayuntamiento de Nogales Jaime Palestino Vilchis exhortó a la Conagua, Semarnat, Profepa y la propia Secretaría del Medio Ambiente en el Estado a interponer la sanción correspondiente o revocar la concesión del relleno  y obligar a la empresa a instalar una planta de tratamiento.

En ese mismo año durante el mes de agosto, tras el colapso de la octava celda del relleno sanitario regional, un derrame de lixiviados contaminó un promedio de 15 hectáreas con estos desechos, además de dejar incomunicadas a dos colonias y dejó enterrados algunos animales de granja luego de ser presa de los lodos vertidos.

La contaminación de lixviados ha sido desnunciada desde hace varios años/Plumas Libres

Durante el año 2013 cinco empleados de esta empresa fueron sorprendidos derramando grandes cantidades de lixiviados en un terreno contiguo que la empresa adquirió en 2012. Al ser descubiertos de cómo regaban los líquidos con apoyo de una manguera, estos huyeron a los terrenos del relleno sanitario.

En el 2014  la administración del Relleno Sanitario Regional puso en funcionamiento la celda número 10 con una longitud aproximada de 20 mil metros cuadrados por unos 37 metros de profundidad, es decir, un largo de 116 metros por 103 de ancho para recibir un promedio de 100 toneladas diarias de desechos sólidos, la cual se estimaba atendería la disposición de desechos sólidos de 16 municipios durante tres años.

Sin embargo, los vecinos señalan que a la fecha por la noche personal del Relleno Sanitario al servicio de Arrendadora Constructo abre las válvulas para derramar grandes cantidades de lixiviados a través del canal que desemboca a la altura de la colonia El Cerrito en las aguas del río Chiquito.

Las aguas de este afluente, combinadas con lixiviados siguen su curso hasta desembocar en el río Blanco cuyo trayecto va hasta el sureste del Estado sumando a sus aguas  descargas sanitarias e industriales hasta alcanzar la laguna de Alvarado de donde se extraen pescados y mariscos para el consumo humano.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*