Vómito negro en política

Fidel Herrera también recibió sobornos de Odebrecht

La incorporación al “léxico” político, mas corriente que común, de una vieja práctica priista, ya apañada por el panismo: el vómito negro.

Originalmente La fiebre amarilla llamada también “vómito negro,” es una enfermedad “infecciosa” es decir, producida por microbios  y transmisible.

Trasladado a la terminología política no es más que una  calentura multicolor -rojo, azul, verde y amarillo-. Se produce por bichos que pululan en gobiernos y partidos políticos, esos  que se asociaron a través de pactos y que buscan coaliciones para su preservación. El virus se transmite por videos y audios manipulados, por cartas fabricadas, periodicazos y “madriza” en redes, todo ello  exprofeso para afectar, modificar, destruir a quienes obstruyen, afectan o amenazan su corrupto estándar de vida.

Hoy el vómito negro, es resultado de un proceso sofisticado, primero, en lo “oscurito”, con amenazas de encarcelamiento para torcer conciencias y hacer “manita de puerco” a los habilones, previo  sopeo que busca  recabar información estratégica  que servirá de guion   para  redes, spots, desplegados, pero sobre todo  la  entrega de voluntarias dádivas de lo que se llevaron, viles  moches, recursos que no ingresan a Hacienda federal o a tesorerías estatales o municipales. Dinero fresco “para  lo que se ofrezca o lo que se avecine”

Esta práctica  no es nueva  pero se usa  impúdica e impunemente desde 1982, tanto  por el  PRI-PAN, y sus compinches PRD, Verde, Panal y PES.

Se practica desde el Gobierno, en sus tres niveles; en el Congreso, federal y locales, en el  sistema de justicia que agarra parejo a Magistrados, tribunales, jueces, agentes del ministerio público, bufetes jurídicos, abogados, “leguleños”. Todo el aparato  de las instituciones formales de la vida impúdica de nuestra realidad..

Grabaciones de videos y audios  oportunamente útiles para la guerra sucia de la política institucional. Manejos periodísticos cubiertos perfectamente con recursos públicos, efusiva difusión televisiva por su   afinidad “ideológica” y sobre todo en defensa de los intereses, nada ocultos,  que surgen en  complicidad con patriarcas eclesiásticos para sus indulgencias y con empresarios que serán  beneficiados en  exención y devolución de impuestos, obras, permisos y toda la mañosería imaginable.

Los autores de esta desaseada refriega, por conservar el poder, recurren a todo lo que esté a su alcance para mantener sus privilegios. Los destinatarios, con culpa o sin ella, rechazaran y negaran los hechos, culpando a los autores de esa mierda,  pero estos, debidamente adiestrados negaran y rechazarán sistemáticamente todo. “ No, no que no. Que quítate la ropa, me la quito.  Que tírate en el agua,  ¡No , no, no, no, María Cristina , que no, que no!

CORRUPCIÓN DESBORDADA

Uno. Tembladeras se paralizó, gracias a la denuncia abierta, oportuna y bien fundamentada de analistas políticos, ambientalistas, y sobre todo los medios digitales:  Al Calor Político, Cambio digital, los impresos como  Imagen del Golfo,  El Dictamen y  Notiver. Una verdadera cruzada que exhibió permisos en lo oscurito, inicio de obra para un complejo hospitalario y comercial  y sobre todo el silencio de legisladores  adoctrinados, menos el diputado Unanue. Se paró “en seco” el atentado ecológico que afectaría enormemente a la sociedad veracruzana,  al desaparecer un área natural protegida. Curiosamente  Fidel Herrera y Javier Duarte, frenaron el ecocidio para preservar una gran  zona de humedales que abarca la zona de la Laguna- Cabeza Olmeca, con vegetación de selva baja, selva inundable, pantano, y manglar.

Dos. La derrama de más de diez millones de dólares de la empresa Odebrecht, tan solo en México del 2010 al 2014. Llega directamente a las administraciones federales de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, una “piscacha” de poco más de tres millones de dólares aterriza en Veracruz. El anunció de Javier Duarte al inaugurar la Iniciativa Cuenca Atlántico: “Veracruz tiene una posición estratégica para recibir inversión, pues cuenta con certeza jurídica, mano de obra calificada y tranquilidad,  y con la ampliación del puerto hará que aumente un 300 por ciento”,  con  la presencia del ex presidente de España, José María Aznar, anunció  la derrama  económica de Odebrecht – Braskem Idesa para la construcción del complejo Etileno XXI, para lo cual se invirtieron 5 mil 200 millones de dólares  y tres mil millones de dólares para  la Hidroeléctrica en  Jacomulco. Esta última paralizada, por fortuna, por la movilización de ejidatarios que se afectarían con la construcción de la hidroeléctrica ( y no por gestión gubernamental como lo festino MAYL).

Tres. Odebrecht, beneficiado con un contrato de treinta años para la explotación del agua en la zona Veracruz-Medellín. Prometió una inversión, que jamás llegó, de mil trescientos millones de pesos, y además logró un crédito bancario  hipotecando  bienes de SAS, para operar en la zona conurbada en el manejo del agua potable, drenaje, alcantarillado. Los  resultados han sido desastrosos en agua contaminada, ausencia total de mantenimiento al sistema de saneamiento,  que en un primer aguacero de un par de horas causó inundaciones catastróficas a la zona urbana porteña. Escases de agua en colonias,  hoteles y restaurants. Rescatar una empresa pública solvente y necesaria, aunque ha sido muy mal administrada,  que  no justifica su  privatización ya  que aniquila el derecho inalienable de la ciudadanía conurbada. Ojo alcaldes conurbados y legisladores racionales. MAS debe ser nuevamente SAS para beneficio de todos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*