Abusos en la ley y reglamento de tránsito

La nueva ley de tránsito enviada por el gobernador, debe ser revisada minuciosamente ya que incrementa la corrupción
- en Opinión

Como si faltara poco en el estado de Veracruz, hoy nos enfrentamos a leyes y reglamentos abusivos, persecutorios, recaudadores y que van a traer mucha corrupción. Lo que exige esa Ley, que no es nueva y nos faltó visión para ampararnos en su contra y lo que tiene el reglamento es una aberración.

No podemos olvidar que mientras más leyes, códigos y reglamentos existen en un país, más se demuestra la falta de educación, la falta de gobierno, la falta de ciudadanía y de civismo. Así mismo recordar: “Mientras más corrupto es el Estado más leyes tiene” Tácito.

Ya no podemos seguir adelante en una vida civilizada basándonos en medidas punitivas, en lugar de medidas educativas y preventivas.

Desde luego que en Veracruz como entidad federativa existen autoridades con calidad moral, existen agentes policíacos y de tránsito preparados y con honestidad, pero también desafortunadamente existe el lado contrario, el lado oscuro de la autoridad, personas prepotentes, sin educación y altamente corruptos y ese es el problema de la ley y reglamento de tránsito, lo aplicarán algunos malos funcionarios.

Otra situación totalmente anómala e ilegal es la falta de cumplimiento a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y a la Constitución del estado de Veracruz donde claramente se mandata que el servicio de tránsito es un servicio público municipal, no un servicio concesionado, no un servicio que debe ser dado en un acuerdo de coordinación, como recuerdo desde 1995 a 1997 que se peleaba la municipalización de tránsito y el entonces Secretario de Gobierno nunca lo hizo, era Miguel Ángel Yunes Linares, hoy el gobernador, pues ahora tiene la oportunidad de reivindicar su falta y hacerlo.

Y una vez cumplido el mandato constitucional, hacer una ley acorde a las necesidades y cada Ayuntamiento ejercer su facultad constitucional de reglamentar, reglamentar en forma coordinada y unificada para que los veracruzanos no tengamos que sabernos 212 reglamentos. Igualmente, por acuerdo de los cabildos, y éstos previamente haber escuchado a la ciudadanía, valorar las multas y las razones de las mismas, pero habiendo condiciones gubernamentales y ciudadanas apropiadas, es reglamentar para proteger y educar, no para sancionar por recaudar.

En estos días hemos visto al gobernador mencionar que el Congreso no acaba de dictaminar lo que mandó para reducir las multas de tránsito, es loable, lo que le faltó era ver que tanto de lo que hay en la ley y el reglamento es aberrante, por ejemplo: Si los autos no traen extintores obligar a comprar, ¿Porqué mejor no explican las ventajas y dan facilidades para hacerlo? Ya que esa situación va a favorecer que constantemente se esté molestando al conductor para que abra su auto y sea inspeccionado, ¿No es eso acaso violar las garantías individuales? Pregunto ¿Es legal sin una orden catear mi propiedad?

Otra más lo del color de las ventanas y de los parabrisas por favor, en qué se afecta a la autoridad el traerlo un poco oscuro, en traerlo polarizado, en nada son ideas locas que salieron de algún idiota funcionario para decir a la gente que era seguridad, para ver a los ocupantes, y en estos momentos que vivimos muchos le ponemos la famosa pantalla antiasalto, que a lo mejor no protege mucho, pero se usa y puede ser de distintos tonos, lo que no ven es que se pone por la inseguridad, entonces en lugar de multar por la poca visibilidad al interior del automóvil que acaben con la delincuencia, dejar de violar la libertad ciudadana de traer el auto con cristales al gusto.

Estoy de acuerdo de que deben existir normas legales que nos permitan vivir en concordia, que permitan la sana convivencia vecinal y de la ciudadanía y sus gobernantes, pero las leyes se hacen para respetar y para generar confianza, no para atosigar al ciudadano y que viva atemorizado. No podemos olvidar que “Cuando el hombre es puro, la ley es inútil y cuando es corrupto la ley se rompe” Disraeli

Nos pone esta normatividad en la disyuntiva que Gandhi planteaba que cuando la ley es injusta, lo correcto es desobedecer, y ahora pongo el ejemplo de la ley de tránsito, pero si revisamos el contenido legal de Veracruz y claro de todo México, veremos que hay demasiadas injusticias y demasiadas leyes que son letra muerta.

Ahora llegó el momento para que nuestros gobernantes de los tres Poderes y de los Ayuntamientos corrijan el rumbo, piensen en el Bien Común y trabajen para nosotros.

Comentarios

  1. La cleptocracia va en auge, la ideoligía es respetar al servidor público no a la institución, por eso la corrupción a todo lo que da

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*