Los compromisos de la izquierda para el municipio de Xalapa /El ejercicio del criterio

Desarrollo inmobiliario del sur de Xalapa/Foto: Miguel Angel Díaz

Primero abandonaron el palacio de gobierno estatal, la población votó por la alternancia política, la coalición PAN-PRD ganó la gubernatura y mayoría en el congreso estatal. Ahora gana la izquierda en Xalapa.

Xalapa fue gobernado 17 años por gobiernos priistas, cinco períodos subsiguientes al de Hernández Villalpando, de esos gobiernos sólo tiene reconocimiento popular el exalcalde Ricardo Ahued. Ahora el PRI, los rojos, deben desocupar el edificio municipal de nuestro municipio, para sólo tener un regidor en el cabido xalapeño, esa es la representación política que los electores le asignaron en la reciente elección municipal.

¿Cuál es la herencia política y social que nos deja los últimos gobiernos del PRI? Podríamos escribir un libro de los desastres, que a lo largo de 17 años el PRI fue cultivando; el desorden social urbano que padecemos, todos los agravios que la sociedad municipal ha recibido, el abandono de las congregaciones del municipio y las colonias de la periferia urbana, donde reina la exclusión social; su trabajo de gobierno se convirtió en inseguridad humana, carencia de servicios básicos y equipamiento (salud, educación, abasto de alimentos, transporte colectivo), violencia de género, contaminación ambiental,  desnutrición y enfermedades crónicas, insalubridad y  desempleo.

La subordinación del cabildo al gobierno estatal ha sido una mala costumbre fomentada por el PRI – es una herencia política perniciosa que ha negado la autonomía y libertad municipal – los priistas renunciaron a sus atribuciones de gobierno, enunciadas en nuestra constitución general; han permitido que gobernantes y funcionarios estatales intervenga en la vida municipal, sin mediar acuerdos y compromisos en favor de la población asentada en el municipio. Nuestra historia registra edificaciones en la ciudad realizadas por capricho de gobernantes estatales, son las obras faraónicas, que ahora su mantenimiento son una carga pesada para el raquítico presupuesto público, y que, en su momento, sirvieron para justificar egresos presupuestales. La autonomía municipal ha sido pisoteada y el cabildo xalapeño ha guardado silencio cómodo, han preferido cerrar el cabildo a la población.

II

Nuestra cultura política tradicional hace “olvidar” a las autoridades municipales los compromisos contraídos con los electores, permite a quienes ganan el cargo público, no asumir su responsabilidad política de cumplir con la población, guardan en el cajón de los recuerdos sus plataformas electorales, programas  y compromisos firmados ante notario público o expresados en foros y asambleas públicas; dejan que les invada una amnesia política, y no en pocos casos , para  convertirse  en gobernantes hostiles con la población municipal. También sobreviene que la ciudadanía se aleja del nuevo gobierno, no pasa a la exigencia política de los compromisos recibidos en la campaña electoral y que le hicieron votar por esa opción política, se aleja y espera que el gobierno decida.  Nuestra cultura política dicta que votamos para que nos resuelvan los problemas y no nos permitimos asumir una relación ciudadanía-gobierno corresponsable, es decir, dejamos que otros decidan y hagan por nosotros. No ejercemos nuestros derechos políticos plenamente, sólo ejercemos el derecho a votar. No ejercemos nuestro derecho a la participación ciudadana en la toma de las decisiones de los asuntos públicos.

III

Largo ha sido el camino que la sociedad xalapeña ha tenido que recorrer para ganar la alternancia política en el gobierno municipal. ¿Es posible transitar juntos, ciudadanía y autoridades municipales, en la reconstrucción de nuestro municipio? ¿Es posible que la ciudadanía organizada y el nuevo gobierno municipal – el cabildo- trabajen para construir un municipio democrático? ¿La ciudadanía que hizo posible, con su voto, la alternancia política, ahora debe irse a casa y esperar que el nuevo gobierno resuelva nuestros problemas sociales? ¿Cuáles son los compromisos que en campaña electoral hizo el candidato ganador y cuerpo edilicio? ¿Debemos demandar cumpla lo comprometido y con nuestra decidida participación ciudadana hacer posible la reconstrucción de nuestro municipio?

Es necesario recordar los compromisos hechos por el nuevo gobierno municipal de Xalapa, los cuales presentaron en sus “10 estrategias para que Xalapa vuelva a florecer”, que son resultado de la consulta pública y el contacto con la población votante, por razones de espacio ahora les comparto algunos que valoro permiten y ayudan a entender  el perfil político progresista y de izquierda de quienes va a gobernar nuestro municipio en los próximos cuatro años, destacando los siguientes:

Atacar las raíces de la inseguridad y defender a los ciudadanos.
Se proponen desarrollar una política de prevención de la delincuencia. Una alianza con los empleadores, para lo cual se creará una bolsa de trabajo municipal.  Una escuela universitaria de Ingeniería Civil. Asignar recursos a la recuperación de espacios públicos para la cultura, la recreación y el deporte, con énfasis en las colonias de la periferia de Xalapa. Crear, al menos, 5 Centros de Desarrollo Integral Comunitario.  Constituir una alianza con la Universidad Veracruzana, crear un Centro Cultural en lo que es la Exfábrica de San Bruno. Favorecer la organización vecinal. Destinar un presupuesto especial al suministro de alumbrado público a las zonas que carecen de éste con el propósito de reducir los riesgos que actualmente enfrentan las familias por falta de iluminación. Constitución del Consejo de Seguridad Xalapeño, instancia con participación de ciudadana para el seguimiento a las políticas de prevención del Ayuntamiento. Acuerdos con el Gobierno del Estado y el Gobierno Federal a fin de fortalecer los mecanismos que permitan procurar una atención puntual a la demanda ciudadana de contar con cuerpos de seguridad pública confiables. Constitución de una Procuraduría de Defensa de Derechos de los Xalapeños, que tendrá como uno de sus propósitos, defender, asesorar y acompañar a los familiares de víctimas de la violencia ante las instancias necesarias hasta la solución de sus demandas de justicia. Una coordinación con los municipios cercanos a Xalapa para construir una política metropolitana de prevención del delito.

Promover el empleo y combatir la desigualdad y la pobreza
Impulsar el turismo como detonador del desarrollo de Xalapa y su región. La inversión, principalmente de empresas no contaminantes y socialmente responsables. Un Fondo para el Desarrollo Económico de Xalapa (FONDECOX), cuyo propósito será proveer préstamos a tasas de interés accesibles, para el impulso de pequeñas empresas. Incentivos a las zonas rurales para transitar hacia un desarrollo rural sustentable. Promoción de Ferias para favorecer actividades económicas: festivales de música, de literatura, de actividades académicas, de gastronomía, artesanías y artes plásticas, ecoturismo y deportes. Construcción de, al menos cuatro, Centros de Desarrollo Infantil (CENDI) para las madres trabajadoras y estudiantes.

Gobernar de forma austera, honesta, profesional y eficiente
La transparencia en la gestión de los fondos públicos y la rendición de cuentas periódica. La corrupción no tendrá cabida en el Ayuntamiento de Xalapa. Una política de austeridad supervisada a través de mecanismos de contraloría social. Los salarios de los funcionarios públicos tendrán un límite, eliminación de gastos suntuarios, reducción de la estructura gubernamental, reducción del gasto corriente.  Se garantizarán licitaciones públicas, erradicando las asignaciones a modo que hasta hoy son un cáncer en la administración municipal de Xalapa. Se reestructurará la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento a efecto de disminuir su costo de operación y reducir las tarifas. El impulso de las contralorías ciudadanas como principales instrumentos de supervisión de los ciudadanos de la gestión del gobierno municipal. Se empleará a los servidores públicos en función de su capacidad y experiencia, auspiciando un gobierno profesional y experto.  El presupuesto reflejará la importancia de los derechos sociales como prioridad. Su principal propósito será la dignificación de la vida en las colonias y una parte de éste se decidirá de manera directa por la población a través del presupuesto participativo para lo cual se destinará al menos el 5% del presupuesto total del municipio.

Cuidar y preservar el medio ambiente al lado de la ciudadanía
Se elaborará el Plan Estratégico de Desarrollo Urbano con una visión metropolitana, con la participación de la sociedad civil organizada, que ponga en el centro la conservación del medio ambiente, la preservación de la belleza arquitectónica de Xalapa, la atención a la demanda de espacios habitables, y dignos para la ciudadanía. Se mejorará la regulación del uso de suelo, garantizando la preservación de los pulmones de la ciudad. Se fortalecerá la participación de las organizaciones ciudadanas que se han comprometido en la defensa del medio ambiente. Se consolidará y ampliará la política de protección del Bosque de Niebla. Se promoverá la formación de parques y jardines en la periferia. Se reforestarán las áreas verdes y se promoverá la floricultura. Se auspiciarán espacios de educación ambiental que permitan transitar hacia un nuevo modelo de gestión de los residuos sólidos, incentivando aquellas iniciativas que promuevan la separación, la reducción, la reutilización y el reciclaje. Se revisará el sistema de gestión del relleno sanitario. Se llevará a cabo un proceso de reestructuración de la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento, en la perspectiva de reducir las tarifas, y propiciar una gestión eficiente y sustentable de los recursos hídricos en el municipio, adoptando medidas que reduzcan las pérdidas a causa del deterioro de la infraestructura. Limpiaremos y rescataremos los arroyos y ríos que cruzan nuestra ciudad (Sedeño, Papas, Carnero). Se promoverán iniciativas para captar agua de lluvia mediante tecnologías de bajo costo y amigables con el medio ambiente. Se auspiciará la recuperación de las áreas verdes como espacios públicos dedicados a la cohesión social. Se fomentará la agricultura urbana, el desarrollo de huertos ecológicos y la producción de plantas ornamentales, condimenticias y medicinales como áreas de ocupación para jóvenes y adultos.

Gobernar con la gente y promover la participación ciudadana
La democracia efectiva es el poder del pueblo, y proviene de la intervención de los ciudadanos en la vida pública. La recuperación ciudadana de las instituciones implica la ampliación de la democracia comunitaria y participativa: en la decisión y supervisión de planes y programas de gobierno. Esta convicción guiará nuestro ejercicio de gobierno y por ello se impulsarán medidas para que el Cabildo vuelva a ser un espacio abierto a todos los ciudadanos xalapeños tal y como lo establece la Ley.

Se transitará hacia una descentralización efectiva de la administración municipal, acercando a las colonias de la periferia las instancias de gobierno mediante la instalación de Consejos Ciudadanos de Gestión. Se promoverán acuerdos con los Ayuntamientos de los Municipios de la Zona Metropolitana para actualizar, mediante una amplia participación ciudadana, los Programas de Ordenamiento Territorial y Ecológico de nuestra región. Los consejos, comités u órganos ciudadanos no siempre han podido participar de la decisión sobre la temática para la que fueron creados, situación que será replanteada a fin de otorgarles mayores facultades. Asimismo, se impulsará una amplia consulta para mejorar las formas de organización vecinal y su reglamentación.

Se propiciará la consulta popular como un método de toma de decisiones en asuntos públicos que atañen a la mayoría de los xalapeños. Aunado a ello, se impulsará que todos los días los integrantes del Cabildo destinen un horario específico de su jornada para atender las demandas y problemáticas de los ciudadanos.

Promover un nuevo modelo de movilidad y transporte con visión metropolitana
Ante el severo deterioro en la gestión del transporte, situación que afecta los tiempos de traslado, la economía, la calidad de vida, el medio ambiente y el espacio urbano en general; se impulsará una estrategia para transitar hacia un nuevo modelo de movilidad. En este sentido, se promoverán acuerdos con las Empresas y Cooperativas del Transporte Público para que haya un diseño moderno y eficiente de las unidades de transporte público y un rediseño de las rutas. Se auspiciará la instalación de opciones como el METROBUS para que el transporte colectivo sea un medio cómodo, eficiente y sustentable.

Se descentralizarán diversas instancias de gobierno a fin de quitarle presión al Centro Histórico y reducir las necesidades de acudir al área central. Se promoverán programas que auspicien el uso de la bicicleta como medio seguro y confiable de movilidad. Se impulsarán programas de educación vial entre conductores, choferes y empresas a fin de proteger a los peatones y auspiciar el respeto de la normatividad vigente, para lo cual se creará el Centro de Capacitación Integral para Conductores del Transporte Público. Se llevarán a cabo las gestiones necesarias para que la función del tránsito vuelva a ser una facultad del Gobierno Municipal y las necesidades de la población sean atendidas por instancias locales de modo oportuno y participativo. Impulso de un plan metropolitano de movilidad tendiente a mejorar la comunicación entre los municipios conurbados.

Garantizar la justicia y el ejercicio pleno de la libertad
La justicia implica tener una sociedad de derechos, sustentada en una distribución equitativa de la riqueza. El principal derecho de los ciudadanos es la libertad, pero para ejercerla es indispensable cumplir con condiciones básicas como son la educación, la vivienda, la salud, la seguridad y un medio ambiente sano, que le permita a los ciudadanos tomar decisiones libres, sin presión alguna de gobiernos o actores sociales o políticos que lucran con la pobreza de la gente. A través de la Procuraduría de Defensa de Derechos de los Xalapeños, se asesore a la población, en todos los temas relacionados con la exigencia de derechos frente a otros poderes y ámbitos de gobierno.

Promover un municipio saludable
Concebimos la salud como el estado completo de bienestar físico, mental y social, lo que no puede lograrse si no existen condiciones económicas favorables y entornos físicos limpios y libres de contaminación, así como una cultura de respeto al medio ambiente y el compromiso para con la salud por parte de los ciudadanos, las empresas, las organizaciones civiles, el gobierno municipal y las instituciones federales y estatales públicas que intervienen en la prestación de servicios de salud y en todos aquellos aspectos de la vida pública que son determinantes para lograr una vida saludable.

Desarrollaran cuatro líneas de acción:

Elaboración de un diagnóstico sobre la salud de los xalapeños, con la participación de la comunidad, la sociedad civil y las diferentes instancias gubernamentales que intervienen de manera directa o indirecta en las condiciones de salud de la población, de cuyos resultados emanen compromisos precisos coordinados por el gobierno municipal, para que Xalapa sea una ciudad saludable.

Gestión a través de la Procuraduría de Defensa de Derechos de los Xalapeños ante la Secretaría de Salud del Estado y Federal, y las diferentes instancias de seguridad social que correspondan, de todos aquellos problemas de falta de acceso a servicios médicos que nos hagan saber los xalapeños.

Fortalecimiento de todas aquellas acciones de salud pública que le corresponden por ley al municipio y que redundan en la generación de entornos saludables y en la atención de las familias, por lo que se dignificarán las instalaciones del DIF Municipal de las colonias y se ampliarán los servicios que actualmente ofrece. En las Congregaciones se proporcionará el servicio de ambulancia para traslados urgentes a los hospitales. Asimismo, se promoverá la cultura de cuidado y salud animal y se coadyuvará con la Secretaría de Salud de Veracruz en el programa de Zoonosis.

Promover un municipio que no discrimina y se compromete con la equidad de género
Haremos de Xalapa una ciudad incluyente, una ciudad que no discrimine a ninguna persona, en la que todos los grupos vulnerables sean acogidos y en la que existan políticas específicas para ellos. Las niñas y los niños, los jóvenes, las mujeres, las personas con capacidades diferentes, la población indígena, las personas en situación de calle y los adultos mayores tendrán siempre un espacio de atención, inserción social y desarrollo en nuestra ciudad. Para ello se promoverá una cultura de solidaridad y respeto de los derechos humanos, dirigida principalmente a la niñez buscando que sean mujeres y hombres de bien en el futuro. Asimismo, se potenciarán acciones de educación tendientes a lograr una visión intercultural entre la población xalapeña.

Fortalecerán las acciones del DIF Municipal en las colonias de la periferia más desprotegidas. Se creará un Centro de Atención integral para personas en situación de calle y se potenciará la actividad multicultural de nuestra región. Para ello trabajaremos de manera coordinada con las diferentes instituciones públicas y las organizaciones civiles en la promoción y educación de los derechos sexuales y reproductivos, así como en una cultura de no discriminación por razones de preferencia sexual.

Se gobernará con una perspectiva de género y en consecuencia los recursos públicos atenderán a esa visión, por lo que Xalapa será ejemplo en la presupuestación con perspectiva de género.

Promover y defender los derechos sociales y los derechos humanos
En Xalapa, la población vive una crisis respecto de los derechos humanos, empezando por el derecho a la vida misma, pues cualquier persona puede desaparecer ante la impotencia de sus familias, amigos y de la sociedad en general. Por su parte, al ser nuestra capital una de las ciudades más desiguales de México, los derechos colectivos económicos, sociales y culturales también se encuentran muy acotados y una amplia gama de población está excluida de ellos. Nuestro gobierno estará comprometido con la disminución de los rezagos sociales que constituyen una de las causas generadoras de la vulnerabilidad de derechos, por lo que, además de las acciones descritas en los numerales anteriores, trabajaremos en el derecho a la alimentación procurando disminuir el hambre de muchas familias, a través de comedores populares municipales saludables y el impulso de huertos familiares. En el ámbito educativo buscaremos erradicar el analfabetismo buscando una gran alianza con la Universidad Veracruzana, la Normal Veracruzana y otras instituciones de educación superior. Aunado a ello, impulsaremos un amplio programa de vivienda social y atenderemos los rezagos de aquellas casas que aún tienen pisos de tierra y techos de lámina.  Promoveremos desde el municipio una cultura cívica que garantice el conocimiento de la población sobre sus derechos, de tal manera que sea la propia ciudadanía la que exija y vigile, su cumplimiento, acompañados de la Procuraduría de Defensa de Derechos de los Xalapeños.  (los subrayados son míos y el texto original se tomó de la propaganda de mano “10 estrategias para que Xalapa vuelva a florecer” del candidato a presidente municipal Hipólito Rodríguez)

Las estrategias comprometidas son de largo aliento social, responde a las condicione sociales y políticas en que se encuentra nuestro municipio, y sólo se pueden realizar con la más amplia participación ciudadana. Por lo que se implementación o ejecución convoca a todos los sectores sociales del municipio y las autoridades estatales y federales, para establecer relaciones de trabajo coordinado. El nuevo gobierno municipal, el cabildo xalapeño, es quien nos debe convocar a participar, llego la hora de la participación ciudadana libre e informada para reconstruir nuestro municipio. Usted qué opina amable lectora o lector.

 

frandcanseco@nullgmail.com

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*