Sinvergüenzas y clientelismo electoral/ El ejercicio del criterio

Plumas Libres
- en Foro libre

La cultura política priista de la dadiva, la compra y coacción de los sufragios, no se ha desterrado; forma parte de las “estrategias electorales” de partidos políticos y gobiernos, y esas “estrategias electorales” les permite aprovechar las tragedias sociales provocadas por la naturaleza, inundaciones o terremotos, para hacer clientelismo electoral,

Primer acto. – El gobernador de Veracruz, les pide a las autoridades municipales electas- en curso de inducción impartido por el Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo (INAFED)- evitar hacer uso electoral de los programas y recursos públicos, una vez que asuman el cargo.  Logra un aplauso de los presentes y agrega que su gobierno tampoco lo hará.

Segundo acto. –  El presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado (JUCOPO), el diputado Sergio Hernández Hernández, declara que continuará como presidente de la JUCOPO, toda vez que el artículo 31, párrafo III, de la Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado, así lo mandata; la razón, su bancada cuenta con 21 diputados, y por lo tanto el Partido Acción Nacional (PAN) seguirá al frente de la JUCOPO. Por lo que con el acto “legal” desconoce los acuerdos tomados con las bancadas de MORENA y el PRI, al inicio de la actual legislatura. La banca del PAN debería entregar la presidencia a MORENA y después MORENA al PRI, ya que ningún grupo parlamentaria, al inicio de la actual legislatura tenía mayoría, ello está previsto en la Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado. Qué pasó, el PAN incorporó a dos diputados del PRI a su bancada, y con ello construyó su nueva mayoría, y por lo tanto desconoció los acuerdos iniciales. La clase política cuida la ley cuando así conviene, la ética política no cuenta; la confianza de los electores de depositada mediante el sufragio en las y los diputados tampoco cuenta. La frase gobernar diferente, era un eslogan de campaña, márquetin político, el producto se vendió bien, ahora afloran las verdaderas intenciones políticas: el control absoluto.

Tercer acto. –  El huracán Katia, llega al sur y a su paso deja destrucción y afectados. Un grupo de funcionarios públicos se apresuran a brindar ayuda a los dignificados; entregan despensas en vehículos oficiales. La acción “solidaria” tiene fines políticos-electorales, la presa registra los actos con fotografías de las acciones: los vehículos ocupados para transportar la ayuda humanitaria tienen lonas con la frase “YUNETE” y los colores de la alianza electoral PAN-PRD; es la vieja práctica priista, el clientelismo electoral cpn ostentación sin límites. El actor Diego Luna llamó sinvergüenza al gobernador de Veracruz.

Cuarto acto. –  El gobernador del estado retiró el cargo a los funcionarios Rafael Jesús Abreu Ponce, director de CAEV Coatzacoalcos, Ricardo Cabrera Ferez, delegado de Patrimonio del Estado en Xalapa y Mauro Sánchez Pola, rector de la Universidad Tecnológica del Sureste en Nanchital; los organizadores de los actos de clientelismo electoral. Además, anuncia que deberán ser investigados por la Fiscalía General del Estado.  Y se compromete, una vez más, a no hacer lucro político entre los damnificados. Quien debe investigar también es la Fiscalía de Delitos Electorales (FEPADE), ya que los actos registrados por los medios de comunicación son actos de carácter electoral, es decir, realizaron actos de clientelismo electoral. Las practicas priista son las misma, sólo cambia los actores.

A manera de conclusión. Lo que sucede en Congreso del Estado se asocia a la conducción política, administrativa y financiera desarrollada por quienes tiene mayoría parlamentaria, es un poder que se niega ser autónomo y que se resiste a representar los intereses del pueblo veracruzano. La acción del gobernador, separar de su cargo a los funcionarios involucrados en los hechos de clientelismo electoral, es un logro de la ciudadanía y de la prensa independiente, la acción de gobernador es una respuesta rápida frente el descredito provocado por los funcionarios públicos y es apenas un primer golpe a una lacra absurda llamada clientelismo electoral. Usted que opina amable lectora o lector.

frandcanseco@nullgmail.com

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*