¿El PAN sin Margarita o Margarita sin el PAN?

Margarita Zavala Gomez/Fotover
- en Opinión

México convulsionado, una Nación que constantemente ha tenido pruebas que superar, retos que enfrentar y caos que resolver. En estos días no vemos la excepción, vemos la realidad de la vida político-social del momento que nos ha tocado vivir; entre desastres naturales nos encontramos con los desastres de la desconfianza a los políticos-gobernantes, a los partidos, a la demagogia y a la fuerza de voluntad y credibilidad de otras personas.

Aunque el futuro económico, en base a la resolución del TLCAN, es incierto, los espacios mediáticos, de las redes, de los pasillos, de las  charlas de café han estado ocupados en los sismos del 7 y 19 de septiembre envueltos en demagogias políticas con declaraciones de las bases para la reconstrucción, la desconfianza es el común denominador. Pero otras noticias de sismos políticos se vinieron y era la creación, que siempre cuestioné y critiqué, del Frente Amplio Ciudadano donde salió a relucir no lo peor de cada líder de Partido, sino su verdadero yo: La ambición y la mentira.

Qué pena ver como la verdadera razón de ser del PAN en un año se cayó totalmente ¿Será posible el rescate de la institución y de verdaderos panistas dentro de sus escombros? Se dejó de dialogar, se dejó de debatir con ideas, se dejó atrás al ciudadano, se olvidó mover las almas, se abandonó el espíritu ético de candidatos para tener gobiernos humanistas, las dirigencias se doblegaron ante el cacique y la ambición por un cargo público.
Hoy Margarita Zavala en un acto de valentía y congruencia anuncia su salida del PAN, con valor y sin rencores, con tranquilidad nos da el mensaje de honrar su palabra, servir a México, salir a las calles en una campaña para buscar la Presidencia de México. Muchos la juzgarán como traición, como apetito personal y mil cosas más, yo la respeto y admiro, lo dijo claro y fuerte “Siempre seré panista” los valores del PAN los traigo conmigo, me quedo con la manifestación de gratitud a la Institución que le dio mucho y a la cual ella le dio mucho. Me quedo con la mano extendida en busca de la amistad y la concordia. Ella no rompió la unidad del PAN, los dirigentes actuales rompieron esa unidad al romper sus principios.

Los vicios del PAN no son nuevos, muchos intentamos erradicarlos, lo que obtuvimos fue enemistades y que se nos hiciera a un lado, llegaron los arribistas y hambrientos del poder a corromper la institución, muchos lograron puestos de gobiernos, alianzas raras para ganar gubernaturas desgracia: No hay gobierno panista-humanista que sea distinto y distinguible y ojo hablo de los arribistas, no de aquellos que por el PAN llegaron a ganar elecciones y que siempre han estado en el  PAN con sus principios y valores. Margarita renuncia a eso a la incongruencia, a la corrupción, a la dictadura, a la imposición y renuncia a eso porque contra eso lucho siempre el PAN y ella desde hace 33 años. Tiene ética, valor, honestidad y congruencia por eso debe ser Presidenta de México entre otras cosas.

De todos es conocido como la dirigencia actual y pasada le fueron poniendo piedras en el camino, le negaron una diputación federal en 2015 cuando era la mejor calificada, la fueron haciendo a un lado, le daban largas para el diálogo, la atacaban o mandaban a atacar y ella siempre fiel a sus principios y al PAN. Al anunciar su aspiración por contender en las elecciones a la Presidencia de México, sorpresa es la mejor posicionada de todos los partidos, ya no se diga entre los panistas, Margarita se adueña de los primeros lugares de la preferencia electoral., solo de febrero a junio de 2017 rebasada por AMLO por muy poco. Actualmente están en empate técnico y a pesar de eso la miopía y el egoísmo de la dirigencia nacional la siguen ignorando.

No vieron en el CEN del PAN que el método a selección de candidato debió apresurarse exigiendo a Ricardo Anaya que definiera su postura, no valoraron en muchos Comités Estatales la fuerza de Margarita. No  entendieron que la democracia mandatada por la formación del PAN en sus orígenes era la voz de la ciudadanía, una voz ciudadana que pedía a Margarita. Hoy el PAN va sin Margarita, pero el PAN va sin el PAN, el PAN va en una rara mezcla con la izquierda populista y se  desdibuja. Y Margarita va con el PAN, con el panismo de Gómez Morín, de González Luna, con el panismo de la ética y la doctrina, con la búsqueda del Bien Común como fin de la política y del servicio gubernamental.

Por sus propios méritos. Sencillez, inteligencia, honestidad, ética y espíritu de servicio Margarita es lo mejor que tenemos para gobernar, es una persona que trabaja en equipo, que escucha, que antepone el servicio al ciudadano sobre el beneficio personal. Conoce la política, conoce a los mexicanos, conoce las necesidades de la Nación, tiene resultados palpables en donde ha estado, congruencia en el decir y el hacer todo eso la hace la mejor.

Y para muchos detractores les digo, no sale del PAN por traición o para tener el poder por el poder, porque lo que ahora viene es más difícil que militar en un Partido y ser su candidato, ahora viene una lucha sin igualdad de condiciones, con más problemas, con más necesidades pero su valor es mayor y si ella confía en los ciudadanos, nosotros debemos confiar en ella, salgamos a trabajar por su candidatura y su triunfo. Lo que más oigo es basta de Partidos, bueno ya tienen la respuesta ahora Margarita sin Partido les dice Yo por México.

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*