“Bule” de primer mundo y colonias tercermundistas

Colonia Carranza una de las más abandonadas por las autoridades de Boca del Rio/Fotover

Karla, vive desde hace 40 años en la comunidad de Tejería, perteneciente al municipio de Veracruz y actualmente considerada como colonia. Pese a que sus calles estaban inicialmente rellenadas con escoria, material proveniente de la fusión de metales en Tamsa, metalúrgica vecina y en la que laboran casi la mayoría de los habitantes, poco a poco fueron avanzando hasta lograr que cada una de sus calles principales, fueran pavimentadas.

“Aquí en Tejería, quienes vivimos en este lugar, siempre nos hemos preocupado por las mejoras de nuestra comunidad. De hecho tenemos un patronato que es quien se encarga de emprender los pocos beneficios que se han ejecutado (…) El patronato se encarga de la distribución de agua también. Aquí no sufrimos de desabasto de este vital líquido, aunque tengo que reconocer que existe actualmente una lucha entre los habitantes y el municipio de Veracruz, quien quiere jodernos administrándolo, pero hasta ahora no ha podido”.

Haciendo un recorrido por diferentes puntos de Tejería, se pudo apreciar que uno de los principales problemas es la falta de atención en sus vialidades. Los colonos advierten que llevan más de 20 años sin que el gobierno municipal de Veracruz, canalice recursos para el mantenimiento a las arterias, las cuales muchas de ellas, ya contaban con pavimento pero por falta de atención se encuentra desquebrajada y con grandes hoyos que hace imposible que un auto pueda transitar por ellas.

Para Karla, el anuncio del gobernador del estado de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares sobre la prolongación del bulevar Ávila Camacho en donde destinará 150 millones de pesos su remodelación es una bofetada y una burla para ellos.

“Es injusto. Mi colonia Tejería está  necesitando que el gobierno volteé a vernos. Y no nada más nosotros, aquí todas las colonias que están cerca tienen el mismo problema (…) Tenemos alcantarillado, tenemos agua, tenemos alumbrado, que la gran mayoría no sirve, pero ahí están al menos los postes con sus focos fundidos (…) No hay pretexto de no invertir en nuestra comunidad” acusó indignada.

Enfrente de Tejería se encuentra la zona industrial Bruno Pagliai, que pese a que tiene pavimentación hidráulica pero a causa del tránsito de carga pesada –trailers- se ha deteriorado y los empresarios “exitosos” que tienen sus bodegas en el lugar no se han preocupado por exigir a los gobiernos panistas y priístas que han transitado por el ayuntamiento porteño, mejoras para sus calles y avenidas. Ni ellos tampoco brindan un peso para hacerlo.

Más adelante, se encuentran las colonias Progreso, La Loma, Las Amapolas, La Campestre –donde Pascual Lagunes tiene sus caballerizas y un gran número de trabajadores-, Las Bajadas, Los Predios 1,2,3,4,5, Colonia Costa Sol, Dora María Treviño, y la colonia Valente Díaz, lugares en donde los gobernantes se hacen los ciegos. En tiempo de lluvias, los niños, las mujeres y hombres, tienen que utilizar “chanclas” para poder salir a la carretera a tomar su transporte para ir a sus escuelas o trabajos.

“Mis hijos llegan a su escuela con sus piecitos enlodados y tienen que lavárselos en el baño y ponerse sus zapatos y calcetas (…) ¿Le gustaría al gobernador que sus nietos sufrieran esto? (…) Claro, como somos nosotros, no le importa, pues sus hijos y los  hijos de sus hijos, nacieron en cuna de oro comprada por nosotros” expresó Lázaro Acuña vecino de la Progreso.

Don Lázaro confirmó de que no tienen ningún tipo de pavimentación en sus calles y que campañas tras campañas políticas, los candidatos de los diferentes partidos políticos a la contienda electoral municipal y diputaciones locales del distrito –sobre todo el Partido Revolucionario Institucional y Acción Nacional- prometen a los habitantes mejoras en el caso de salir beneficiados con su voto y llegando al poder, se olvidan de las promesas y también de las colonias que les urge hagan su trabajo.

En la zona norte del municipio de Veracruz, se encuentran colonias también con graves problemas de infraestructura y servicios básicos, pero la problemática es mucho más seria, pues pese a que dicha zona se encuentran fraccionamientos edificados por inmobiliarias, derivado de la corrupción en el ayuntamiento de Veracruz, entregaron las casas habitación a los compradores sin estar municipalizada –cuando es uno de los requisitos en el reglamento de Desarrollo Urbano y está constituido en el Artículo 127-.

Actualmente fraccionamientos como Camino Real, Condado Valle Dorado, Geo Los Pinos, Oasis –en donde se han originado socavones en sus calles-, Herradura, Colinas de Santa Fe [donde se ubica la fosa clandestina con más de 500 restos óseos, considerada la más grande en el estado], Costa Dorada, por citar algunos [actualmente son más de 50 fraccionamientos y colonias enfrentan este problema], no cuentan con este requisito y el ayuntamiento de Veracruz priísta en la actualidad se ha negado a regularizar su situación y por ende le ha negado los servicios, pese a que este hecho ha sido producto de la corrupción de Jon Rementería Sempé y Carolina Gudiño Corro, principalmente y ahora, de Ramón Poo Gil. Además colonias como el Ejido Tarimoya, que encuentran totalmente olvidada desde su fundación pese a contar con los servicios básicos municipales, sus calles están absolutamente destruidas y en terracería.

El ayuntamiento de Veracruz obtiene un presupuesto anual de mil 227 millones 895 mil 545 pesos. Pero el dinero no le alcanzó a Ramón Poo Gil –actual alcalde de Veracruz- y no se sabe en qué lo destinó. El municipio luce en el total abandono. No existe una sola calle que no refleje  que no refleje la falta de claridad administrativa de este empresario y propietario de Contino. http://juridico.segobver.gob. mx/pdf/leyingresos.pdf

Pese a la irreconciliable situación que viven día a día los habitantes de este importante centro turístico, quienes viven presionados y esperando a que los tres niveles de gobierno –federal, estatal y municipal- destinen recursos para dignificar sus colonias y fraccionamientos, actualmente son ignorados nuevamente por parte del gobierno estatal. Los vecinos del fraccionamiento Floresta se manifestaron argumentando que dicho dinero debería de ser  destinado para el cárcamo que desde el gobierno de Fidel Herrera Beltrán les prometieron y con ello, se terminaría el padecimiento ancestral de inundaciones en dicho lugar.

Miguel Ángel Yunes Linares los ignora, pese a la inconformidad social. El día de ayer dio el banderazo de inicio de una obra de “relumbrón”, con miras a  las elecciones del 2018 y donde, pretende heredar el poder a su hijo mayor, pese a la falta de claridad y congruencia para llevar a buen puerto su mandato. Evidentemente al señor gobernador, el puesto le quedó ancho.

 

Quejas y comentarios:

fueradefoco@nullagnveracruz.com.mx

fueradefoco67@nullgmail.com

Comentarios

  1. Hola buenos días, yo no entiendo ala población durante años que según gobernó el primer nadie se quejaba y no defiendo al pan, pero da tristeza que las personas nos quejemos cuando vemos mejoras en otros lados Ver esta totalmente abandonado la gente tira basura por todos lados en lugar de exigir que no se privatiza el agua salen con tonteras, porque ya no les dan su beca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*