Crisis tras crisis

- en Opinión

En México parece que nos gusta vivir al filo de la navaja, nos gusta estar siempre viviendo al límite y eso ocasiona que no salgamos adelante. Tenemos constantemente factores que nos hacen estar en situaciones que no favorecen el avance democrático, económico y social. Cuando no son los desastres naturales, son los desastres políticos, pero la realidad es que no podemos avanzar.

Nuestra moneda sigue perdiendo terrenos ante el dólar, la inflación cada mes nos dicen ya llegó al tope pero sigue subiendo como no se veía antes, la impunidad sigue a todo galope, la inseguridad, las muertes aumentan. ¿A quién vamos a culpar ahora?

No es posible que se permita a la clase gobernante de todos los partidos políticos que nos sigan usando y nos sigan mintiendo, no les creemos pero les permitimos que hagan lo que quieran, no somos tontos pero tampoco actuamos con inteligencia para detener eso atropellos. No me remontaré muy lejos solo 17 años cuando Zedillo, que fue demócrata y no hizo mal las cosas, permite junto con el PAN el nacimiento de un peligro López Obrador al dejarlo contender por el Gobierno de la Ciudad de México, violando la ley y luego Fox por falta de valor al tenerlo desaforado no aplica la ley. Ahora el Mesías anda perdonando corruptos y pecadores sumándolos a su causa.

Favorecer la corrupción y la impunidad por arreglos raros de los partidos en el Congreso y como ejemplo tenemos la Estafa Maestra, la Estafa del Siglo situación que se ha dejado en el olvido, nadie habla de ella, el Congreso no revisa y no hace su trabajo, la Función Pública tampoco y nosotros callados. Si se habla del caso del PT en Nuevo León y los pillos que usan dinero público se dice que es un ataque político.

¿Es posible tener justicia y perseguir los delitos cuándo las instituciones encargadas de eso están sin cabeza? No hay Fiscal General, no hay Fiscal anticorrupción, no hay Fiscal de delitos electorales en pleno proceso electoral, y aunque no haya cabezas las instituciones deberían de funcionar y seguir adelante pero no pasa así.

Los organismos autónomos que deben existir por ley, no son autónomos están secuestrados por los apetitos personales de los gobernantes en turno, se reparte los puestos como barajitas, con singular alegría reparten los cotos de poder, un poder que debe ser ciudadano lo vuelven burocrático y de favores para tener instituciones a modo como son el Banco de México, el INEGI, el INE y las Fiscalías encargadas de procurar justicia, además de la Suprema Corte de Justicia.

Todos los avances en el camino de la democracia con un organismo ciudadano se vinieron abajo, todos los avances en las reforma legislativas para tener autonomía en la justicia no se hicieron realidad y esos políticos de turno siguen usando la frase que más contagia “poder ciudadanos” “ciudadanizar” cuando lo único que hacen es usar sin piedad a la gente.

Claro que vende y se oye muy bonito decir que el ciudadano manda que se tiene un Frente Ciudadano por México, por favor ese frente no es ciudadano, hacen foros y hacen como que escuchan para tener un modelo de Nación, modelo que por cierto el Mesías AMLO tiene con sus genios, pero la realidad es que los líderes de los partidos hacen lo que quieren para lograr el triunfo en el 2018. Los ilustres intelectuales del Círculo Rojo y otros más de organizaciones mandan sus propuestas exigen ser escuchados, les creen, pero ¿Y los ciudadanos de a pie?

Miren el poder ciudadano en el Frente, ya el reparto está hecho: Anaya a la Presidencia de México, la Barrales al gobierno de la Ciudad de México, Dante quiere poner al gobernador de Jalisco y él como Jefe de Gabinete, Puebla a la esposa de Moreno Valle, Veracruz al hijo de Yunes, por cierto que raro hace 20 años Yunes mete a la cárcel a Dante y ahora juntos. Que descaro decir de ciudadanos. Recuerdo en los 90 cuando el PAN sí estaba con el ciudadano y si no tenía en sus filas personas necesarias iba por candidaturas externas como en Chihuahua, en Veracruz me tocó y saben que pasó se gobernó con el poder ciudadano y se repitieron gobiernos humanistas.

Queremos una agenda de gobierno es fácil: Gobernar es facilitar la vida a la gente. Aplicar la ley y que no haya corrupción, transparencia total, participación ciudadana, descentralizar actos de gobierno empoderando a las entidades federativas y municipios, tener una política fiscal que baje impuestos y favorezca la inversión, promover empresarios que respeten a los trabajadores y paguen los justo, una Economía Social de Mercado, una política social auténtica que logre el desarrollo humano con educación y salud, no tener programas paternalistas y asistencialistas, tener programas sociales subsidiarios, focalizados, temporales. Trabajemos así y veremos que dejando a un lado los intereses partidistas ganamos todos.

Dicen que las crisis son oportunidades, pues aprovechemos la oportunidad y que se quede en claro el caso de Santiago Nieto y la FEPADE, que el Senado haga su trabajo, no solo elegir nuevo Fiscal, esclarecer los hechos y castigar culpables. Aprovechemos la crisis y en julio votemos por la persona y propuesta que cumpla, ya basta de discursos y promesas, basta de usar al ciudadano.

Tomás Trueba Gracián

 

 

 

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*