Las matemáticas desempeñaron un papel fundamental el desarrollo del arte y la ciencia: UNAM

Las matemáticas han desempeñado un papel fundamental en el desarrollo de otras disciplinas y ciencias, coincidieron especialistas durante el 50 Congreso Nacional de la Sociedad Matemática Mexicana.

Preceptos de dicha ciencia fueron empleados durante el Renacimiento y, de alguna forma, dieron origen a la cartografía.

Ciudad de México, 27 de octubre (UNAM/SinEmbargo).- Las matemáticas han jugado un papel fundamental tanto en el desarrollo científico como en las artes, señalaron especialistas durante el 50 Congreso Nacional de la Sociedad Matemática Mexicana.

Ejemplo de ello es la importancia que dicha ciencia tuvo durante el Renacimiento, época en la que se convirtió en la principal influencia de un arte que se preocupó por fundamentar la idea de la belleza en la racionalidad.

En este sentido, el investigador del Instituto de Matemáticas de las UNAM, José Antonio de la Peña, señaló que durante el Renacimiento “el hombre (era) la medida de todas las cosas, a diferencia de antes, que eran los dioses”.

Apuntó que en dicho periodo, las clases altas patrocinaban y encargaban obras de manera constante, ya que el arte era visto como un instrumento de prestigio y refinamiento social.

De la Peña dijo que el papado fue una de las fuentes principales de mecenazgos, por lo que El Vaticano se convirtió en centro de atracción para los artistas.

El Renacimiento permitió que elementos como la perspectiva en la pintura se retomaran para dar mayor sustancia a las obras.

En este sentido, apuntó que Brunelleschi comenzó a reproducir los clásicos griegos y romanos, y representó la realidad tal cual, verosímil; desarrolló las “leyes” de la perspectiva lineal, un proceso matemático similar a una proyección ortogonal de un objeto en tres dimensiones, a un plano en dos dimensiones.

Se recuperaron no sólo los elementos de Euclides, sino de sus contemporáneos, como Tales, que tuvo entre sus éxitos medir la altura de las pirámides de Egipto. El teorema de Pappus, también importante porque permite multiplicar el tamaño de segmentos, fue otro de los que recuperó en aquel momento. Paolo Uccello fue uno de los notables pintores que al mismo tiempo fue matemático.

El teorema de Pitágoras fue otro de los resultados de la Grecia clásica -y que llega hasta nuestros días-, que retomó el afamado pintor Leonardo Da Vinci, quien era ingeniero, en primer lugar. A lo largo de su vida pintó sólo 20 cuadros; el primero de ellos lo terminó en 1476, a los 24 años. Estudió levantamiento de cúpulas para iglesias.

MATEMÁTICAS E HISTORIA DE LA CIENCIA

Los especialistas que participaron durante el Congreso Nacional de la Sociedad Matemática coincidió con el 75 aniversario del Instituto de Matemáticas, destacaron que la mencionada ciencia también está vinculada al origen y desarrollo del pensamiento científico.

Sobre el tema, José Ruiz de Esparza mencionó que tanto crear los primeros mapas de la Tierra como trasladar una concepción esférica del mundo a un plano, requirió de un ejercicio matemático que derivó en la creación de la cartografía.

“Un mapa es una representación gráfica y métrica de una porción de territorio. Sus propiedades métricas implican que en él se pueden tener medidas de distancias, ángulos o superficies, y obtener un resultado que se puede relacionar con las mismas medidas realizadas en el mundo real”, apuntó.

El universitario subrayó la importancia que tuvo la aportación de los mapas, por ejemplo, para el descubrimiento de América.

Por otra parte, refirió las contribuciones que para la concepción del Universo sembró Nicolás Copérnico, a quien se le considera el fundador de la astronomía moderna y pensamiento fundamental en la revolución científica del Renacimiento. Su principal aportación es la teoría heliocéntrica (descrita antes por Aristarco de Samos), que planteó que el Sol se ubicaba en el centro Universo, y la Tierra, que giraba una vez al día sobre su eje, completaba cada año una vuelta alrededor de aquél.

Finalmente, Ruiz de Esparza comentó que al menos 200 ejemplares de los libros de Copérnico llegaron a la entonces Nueva España, con una forma distinta de observar y analizar la realidad a lo que dictaban las escrituras de la Biblia.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*