IMSS de Coatzacoalcos aplicó quimioterapia a niño de dos años sin tener cáncer y lo mató

Fotover

Ciudad de México. (SinEmbargo).- La Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió una recomendación al IMSS tras aplicar quimioterapia a un menor de dos años de edad sin confirmar el diagnostico para tal tratamiento que lo llevó a la muerte.

Los resultados de la investigación realizada por la CNDH arrojaron elementos que evidenciaban las violaciones a los derechos humanos a la protección de la salud y a la vida en agravio del niño por parte del personal médico del Hospital General del IMSS en Coatzacoalcos.

La recomendación incluye la reparación de los daños además de apoyo psicológico gratuito para los padres del menor  que deberá ser proporcionado por personal profesional especializado,  y agrega que es necesario que la institución tome “las medidas necesarias para verificar que en el Hospital General 36 del IMSS en Coatzacoalcos, Veracruz, cuente con personal suficiente, y la atención médica que se brinde sea oportuna, de calidad, y éticamente responsable”.

Además, se deberá pagar una suma de dinero por concepto de compensación que deberá tomar en cuenta los daños morales provocados por las aflicciones y sufrimientos a los padres del menor; el monto podrá establecerse en coordinación con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas.

Los hechos comenzaron el  25 de febrero de 2012 cuando el niño de dos años y 5 meses de edad ingresó al servicio de urgencias del Hospital General de Zona 36 (Hospital General) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Coatzacoalcos, Veracruz, debido a que su madre lo llevó hasta ese lugar tras notar que  resentaba fiebre, dolores musculares y articulares y gripa.

El menor permaneció cerca de 20 horas en esa área sin que se le realizarán los estudios correspondientes; el 27 de febrero del 2015 se le practicaron estudios de laboratorio, un ultrasonido hepático y de vías biliares. Además, se solicitó consulta en el servicio de hematología para descartar la presencia de dengue o alguna enfermedad de la sangre; dicha especialidad diagnosticó Leucemia Linfoblástica Aguda L2 tras un procedimiento denominado “aspiración de médula ósea”, por lo que se inició un tratamiento de quimioterapia.

El 3 de marzo de 2012 los médicos determinaron que el niño de dos años se se encontraba en buenas condiciones generales por lo que le dieron el alta para continuar con el tratamiento en su casa. Tres días después, la madre del pequeño decidió llevarlo al Hospital Regional de Alta Especialidad del Niño en Villahermosa, Tabasco, donde fue internado debido a que se determinó que su salud era grave. El 7 de marzo de 2012 el niño falleció a consecuencia de un paro cardiorrespiratorio.

La Comisión Nacional de Derechos humanos informó que en las notas médicas de urgencias se encontró que el servicio medico para el menor fue postergado debido a un problema administrativo, específicamente a que su vigencia de derechos estaba cancelada. En una nota médica del 27 del febrero del 2015 se puede leer: “Se autoriza permanecer en urgencias y realizar todos los estudios pertinentes y necesarios para el servicio”; el niño había llegado al hospital desde el 25 de febrero.

La CNDH advierte que el diagnostico se realizó de manera prematura y sin fundamento ya que antes de establecer un tratamiento de quimioterapia, el médico tratante debía confirmar el diagnóstico con estudios complementarios de laboratorio cuyos resultados se obtendrían 3 o 4 meses después.

El tratamiento de quimioterapia deterioró la salud del menor lo que lo llevó a la muerte, informó la comisión.

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*