Todos unidos al saqueo

La alianza PAN-PRD-Movimiento Ciudadano, debilita el probable triunfo de AMLO a la presidencia y de la continuación del PRI

Ante un evidente desmoronamiento del proceso electoral que se avecina, una inminente fragmentación institucional de origen neoliberal, sólidamente preñada de corrupción, impunidad y simulación.

Todos unidos contra ellos mismos. El PRI destaparía un José Antonio Meade, tecnócrata sin carisma, dejando atrás al puntero de todas las encuestas, buenas, malas y peores, Miguel Ángel Osorio Chong, la chiquillada de traspatio solo son comparsa “democrática”.

Sin embargo, dos de sus aliados paleros, el PES y PANAL podrían caminar solos con sus candidatos religiosamente comprometidos: La Margarita de Calderón con el PES de su conyugue, si el 20% de firmas se mantiene hasta febrero. Moreno Valle, fiel a su pasado, se lanzaría por el PANAL de la Gordillo, la semi-encarcelada pero con su intocada fortuna, esa acumulada desde el Salinismo y acrecentada con la mancuerna panista Fox-Calderón. El PRI se quedaría con un “verde que te quiero verde” para acomodarse en una tercera posición final, eso sucederá pese a todas las tarjetas solidarias pero sin fondos, acarreos masivos, despiadada compra de votos, la siempre solícita publicidad mediática, acuerdos en lo oscurito (como sucedio en el Estado de México con el primo muy cómodo y finalmente en Coahuila, Riquelme se queda, arriba los Moreira).

El Frente, cada día sin frente, ciudadanizado sin ciudadanos y ausente de los valores nacionales de un México en destrucción, de los que participaron y se beneficiaron. Los dobletes del PAN-PRD irremediablemente iría con Anaya, el de doble “cachucha” sin el Mancera de doble partido. Este PAN que firmó pactos, voto gasolinazos, violó conciencias en política energética, doblegó trasnacionales para incrustar como empelados a ex presidentes. Ese PAN fragmentado, “desfrentado” sin la Margarita levanta pomos y caballitos, o del Valle de Moreno violador de acuerdos, mágico experto en desaparición de oponentes, ambientalistas, luchadores sociales y recursos públicos. Ese PAN “apañado” a su verde versión aliada, con el convergente movimiento, omiso de ideología y principios nacionalistas. Un MC convertido en el Verde del panismo. Un amenazante PRD, destruido por Jesús Ortega y sus cómplices Zambrano-Navarrete, la Barrales presiona para Mancera, sin partido y jamás ciudadano. Un rompimiento que se avecina entre las posadas y la rosca de reyes.

Las dos grandes fuerzas electorales, beneficiarias de los fraudes electorales de 1988, 2006 y 2012, que se unírán en una estrategia electorera sin precedentes, todos contra MORENA.

De los independientes parece que el salinista Rodríguez Calderón, El Bronco neoleones, encabezará las aspiraciones de los sin partido, dejando fuera al saltibanqui Rios Piter, o al Ferriz, periodista acomodaticio, para todo lo que se ofrezca y al resto de los decenas de aspirantes furtivos.

Todos con la ambición de treparse a los consejos de administración, cuerpos directivos de trasnacionales energéticas, o de perdido engolosinarse con el millón de pesos diarios de gasto publicitario de Peña Nieto, o con la intención de seguir engordando la deuda pública que ya rebasa los 10 billones de pesos, o engolosinarse con los más de 64 millones de pobres, “carne de cañón” en procesos electorales, victimas reales del neoliberalismo, con toda su hambre, sin escuela ni servicios de salud, pertenecientes a comunidades sin energía eléctrica, sin agua potable, sin servicios elementales. O de la otrora clase media, los que se apresuraron a comprar televisores, celulares y chucherías tecnológicas, los que dieron respuesta apresurada en el Buen Fin, que chatean enloquecidos en el Black Friday o en el Hot Monday. Y finalmente los trabajadores asalariados, felices con el 10 por ciento de incremento a su salario pero que padecen más de un 25% por ciento real de inflación en alimentos básicos, servicios públicos fundamentales, ellos, los que fueron arrastrados a todas las mágicas opciones de compra barata, producto de un proceso mañoso de pecio bajo-mercancía aumentada y re-etiquetada para disfrute ocular. Sin dinero en efectivo, atrapados en tarjetas de crédito, compran con un 20 por ciento de descuento que pagarán a 18 meses, más del 75 por ciento de interés.

Ese será el panorama electoral para el primero de julio del 2018. Partidos opositores en amasiato, intereses coludidos, ambiciones por satisfacer. Todos unidos contra la transformación. Todos contra el crecimiento y desarrollo de una Nación vejada, mancillada, saqueada y entregada a los grandes capitales.

Comentarios

  1. PRI (Partido de Ratas Indecentes) PAN, PRD, MC, VERDE son el peor escremento del mundo, ojala y los ciudadanos, que piensan ya no voten por estas mierdas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*