Las limitaciones de EPN

- en Opinión

En porciones más amplias de los mexicanos, la pena ajena por los dichos y hechos del presidente Enrique Peña Nieto se ha ido internalizando. @EPN es un fraude, un cínico y, por supuesto, un hombre que genera grandes incentivos para la corrupción y su ingrediente perfecto, la impunidad. Los ejemplos abundan sobre este conspicuo gobernante. El que no puede lo menos no puede lo más. Ahora, en un panel general en lo que- se supone- era una conferencia en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) el presidente mexicano ha vuelto a exhibir sus limitaciones. El lunes pasado dio una cátedra de lo que está hecho. El diario digital @Quadratin_Gro, que dirige el reconocido periodista Ricardo Castillo fue el primero en México que dio cuenta de la pifia presidencial. Peña Nieto dijo que “México “se ha volvido” un referente mundial”.

En la educación primaria se enseñan a conjugar los verbos y cuando se trata del término “volver”, el pretérito perfecto compuesto tiene como una de sus acepciones la expresión “ha vuelto” y no como predica en sus clases de educación pública el presidente de la República “ha volvido”.

Y vaya que es un tema por varias razones:

a) Se comprueba- una vez más- la ignorancia recurrente de Enrique Peña Nieto que lo mismo reconoce-aunque sea en forma implícita que lo suyo no es la lectura y menos la literatura; b) Por ende, debió contratar a personeros para que le hicieran su tesis de licenciatura en derecho y c) Como no sabe leer (es lo que se denomina, siendo generosos con Peña Nieto, un analfabeto semi funcional) cuando se equivoca- me imagino que después de practicar con sus asesores como se debe leer en español por un tiempo razonable- la improvisación – por no leer lo que se le ha preparado- resulta una aberración.

Es aquí aplicable la frase del escritor español Pedro Alfonso al decir: “El silencio es el signo de la sabiduría y la locuacidad es señal de la estupidez”. Pero- se ha visto una y otra vez- que la prudencia tampoco es un contrapeso a la ignorancia enciclopédica, impronta muy suya del presidente de la República.

Resulta una paradoja: el presidente Peña Nieto- que tiene alergia a la educación y a la cultura- impulsa una “Reforma educativa” que llama a sospecha porque su promovente no tiene la menor idea de lo que promueve. Es lo que se denomina una ocurrencia. La contradicción es la esencia de Enrique Peña Nieto, que la sociedad habrá de pagar más temprano que tarde.

ernestovillanueva@nullhushmail.com

Comentarios

  1. Lo grave no es su analfabetismo. Lo grave es la corrupción tan enorme que ha traído. Ha creado una mafia para robar por Miles de millones dinero público federal, de todos los estados y localidades donde gobierna el PRI. Y dar absoluta inmunidad.
    Ojalá solo fuera un fraude el. Con buenos asesores eso no importa mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*