La FGE: La fosa clandestina de JWO

Sin ninguna humanidad, el fiscal mantiene al aire libre los cadáveres, madres piden al gobernador intervenir

Hablar de las fosas clandestinas localizadas en el estado de Veracruz, es un tema escabroso y difícil de tratar. En el periodo de Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa, los indicios sobre la inseguridad eran latentes en la entidad. Fueron tan críticos y deleznables, como el propio gobierno que ellos dirigieron. Balaceras, levantones, personas asesinadas con indicio de violencia, tráfico de indocumentados y de blancas, fue un escenario sangriento que nos llevó a resumir qué, la ese entonces Procuraduría General de Justicia (PGJ) y hoy Fiscalía General del Estado (FGE) no estaban ni están preparadas afrontar el elevado número de decesos que esos escenarios producían, como tampoco, llevar a cabo los protocolos que se deben cumplir para la conservación de los cuerpos inertes de personas que están siendo abandonados en calles, avenidas, parajes y campo abierto; mucho menos, tienen la capacidad de implementar protocolos para los restos localizados en las fosas clandestinas.

La cadena de custodia sobre los cuerpos que asegura la FGE, establece una serie de medidas para la investigación y conservación de los restos de personas que fueron encontradas muertas pero no han sido identificadas. Se supone que la dependencia debe de ser muy cautelosa en el levantamiento y embalaje, tanto de cuerpos enteros, desmembrados o restos óseos de seres humanos localizados en las diferentes fosas clandestinas que han sido ubicadas en el estado de Veracruz.

“Archivo básico para todos los cadáveres no identificados o con hipótesis de identificación, fotografía con fines de identificación, prendas de vestir, pertenencias, descripción física, radiografías, muestras para análisis genético, descripción odontológica, destino final del cadáver, cadena de custodia” establece el manual que los peritos en Medicina Forense de la dependencia que deben de cuidar en el procesamiento de un cuerpo.

En la Fiscalía General del Estado de Veracruz [se desconoce si en otros estados sufren de la misma problemática] mantiene en rezago impresionante en el procesamiento de los cuerpos de personas no identificadas. El hallazgo de fosas clandestinas, ha dificultado la tarea por muchas razones, luego de que no cuentan con la infraestructura ni los frigoríficos suficientes para la conservación de los muertos.

“Los fiscales en el estado están cansados de Jorge Winckler Ortiz (…) Porque además es tonto y actúa sin conciencia y sin sustento jurídico (…) En cuestión de cadáveres no identificados, es “maquillador” de números (…) Para la comparecencia del fiscal, redujeron la cantidad total de cadáveres no identificados (…) Lo dejaron en 527, cuando se sabe que hay muchos pero muchos más (…) Lo bajaron por órdenes de Mario Javier Valencia Hernández, que es el subdirector encargado de Servicios Periciales (…) No sirven las cámaras frigoríficas, los cuerpos se pudren sobre el piso, uno sobre otro” advierto una fuente que conoce a detalle la problemática que padece la FGE de Veracruz en la actualidad.

El denunciante indicó que existen en el estado únicamente 15 cámaras frigoríficas de las cuales sólo sirven tres: “En los municipios que no sirven es en Acayucan, San Andrés, Cosamaloapan, Córdoba, Orizaba, Martínez de la Torre, Tuxpan, Tantoyuca, Poza Rica, Papantla, Pánuco y en donde si sirven es Minatitlán, Misantla, Xalapa (…) En Boca del Río no hay cámara, ahí los cuerpos están amontonados en la segunda sala del área de planchas (…) Se localiza el cuerpo que murió por ejemplo cinco horas antes, se levanta, se lleva al SEMEFO, se “practican las pruebas” y la necrocirugía y de ahí el cuerpo queda sobre una plancha pudriéndose sin ningún tratamiento o medio de conservación (…) No hay material o equipo para conservar o preservar el cuerpo (…) No se pone atención en ese rubro (…) No se le da un trato humano a los restos de personas fallecidas (…) Los restos se meten en bolsas de lona para cadáver y ahí se descompone (…) El tiempo de estar en esa condición depende del fiscal del caso (…) Va desde quince días a tres o cuatro meses, cuando ya hay varios y los aromas son insoportables, acceden a sepultarlos en algún panteón (…) El trato indebido a los cuerpos se da desde el momento en el que este es trasladado, depositado y se trabajan por funerarias particulares (…) Observe usted que en cada levantamiento de cadáver siempre se traslada en carrozas de funerarias particulares, no un vehículo oficial de la FGE”

Indicó también existen muchos cuerpos “perdidos”, es decir, que no saben en donde los depositaron y esa es la causa por la que Jorge Winckler Ortiz a través de su fiscal Especial en Atención de Denuncias por Personas Desaparecidas, Luis Eduardo Coronel Gamboa, mantienen a los Colectivos de Familiares de Desaparecidos con renuentes respuestas con relación a la identificación de los cuerpos.

Otra fuente que labora en la FGE, indica que el fiscal General del Estado, no invierte ni un centavo para lo mínimo necesario para llevar a cabo lo correspondiente a cada una de las áreas; “Como persona conocedora en el tema, sobre los protocolos que se deben de cumplir en el embalaje de un cuerpo desde que es localizado hasta su arribo a servicios periciales –pues al menos así nos lo establece el manual- puedo advertir, que no se cumple ni un mínimo necesario para el embalaje del cuerpo (…) La cadena de custodia no se cumple por falta de las herramientas que se requieren para efectuar los protocolos (…) La contaminación del cuerpo está en riesgo desde que se levanta, se traslada y arriba a la dependencia y posterior por la falta de capacidad de almacenamiento del cuerpo, las cámaras frigoríficas no funcionan y los cuerpos son literalmente almacenados hasta entrar en estado de putrefacción y son enterrados en la fosa común de los panteones municipales para impedir un foco de infección (…) Los cuerpos que no encuentran no están desaparecidos, están indebidamente enterrados ahora en la fosa clandestina de la FGE”.

Otra fuente advierte:

“Mario Valencia es el que mueve todo para ocultar la información [por órdenes obviamente de Winckler] (…) Es el más corrupto que existe proveniente de la administración de Luis Ángel Bravo Contreras (…) Él fue agente de Gilberto Aguirre Garza, ex director de Servicios Periciales (…) Valencia era muy cercano a él y participó en todos los hallazgos de fosas clandestinas que se reportaron en el estado (…) Aguirre Garza lo enviaba (…) Después Valencia fue dejado en el cargo de Periciales porque Aguirre le saltó la denuncia y salió a la luz que las muestras de ADN los trabajaban con reactivos caducados (…) Para encubrir todas sus porquerías es que deja a Valencia (…) Éste se ha dedicado a desaparecer todos los cadáveres pues estuvo desde el 2011 en el puerto de Veracruz como delegado y hoy mueve todo el estado (…) Por eso le digo no hay cambio”

Dicha fuente indicó que cuando Mario Valencia fue delegado de Servicios Periciales en el puerto de Veracruz, no pasó los exámenes de control y confianza –en el 2013-, pese a ello, elevó su rango a encargado de Periciales sin realizar un solo examen para la promoción o ascenso. Los priístas de Javier Duarte de Ochoa siguen en la nómina gubernamental panista, sin exámenes de confiabilidad y realizando las mismas acciones corruptas que realizaban en las administraciones anteriores.

La queja de los colectivos

Lucía de los Ángeles Díaz Genao, es coordinadora e integrante del Colectivo Solecito de Veracruz. Madre de Luis Guillermo Lagunes Díaz, quien desapareció el 28 de junio del 2013 a la edad de 29 años. Cuatro años han transcurrido desde que se le paralizó su vida y todo ha girado en torno en encontrar a su hijo y además de apoyar a otras familias que se encuentran en la misma circunstancia.

El Colectivo Solecito se ha convertido en una piedra dura y áspera en el zapato del Fiscal General del Estado, Jorge Winckler Ortiz. A través de ellos y ellas, las incompetentes acciones de parte de la FGE han sido evidenciadas. El hallazgo del cementerio clandestino más impresionante en el estado, ubicado en Colinas de Santa Fe, ha promovido al fiscal actual a ser igual o peor que Luis Ángel Bravo Contreras.

“Nosotras estamos enfrentándonos a un trabajo gigantesco, ahí en ese lugar de Santa Fe y no hemos terminado (…) Tenemos un año y cuatro meses trabajando, vamos cinco días a la semana a un costo de ocho mil pesos semanales, con un esfuerzo grande para conseguir esos fondos, sólo Dios sabe cómo le hacemos, pues son muchas ventas, muchas rifas, vender comida, para conseguir los dineros para esa búsqueda, es agotador (…) Las pruebas de ADN que nosotros hemos aplicado nos la ha facilitado la Policía Federal, no hemos tenido ninguna complicación para conseguir los reactivos (…) Nosotros seguimos en Colinas de Santa Fe, ya son 380 restos que se han recuperado de ahí (…) El último cuerpo que recuperamos, según los antropólogos era una muchacha (…) La semana pasada encontramos uno, la antepasada tres (…) No podemos despegarnos de ahí, no nos queda más remedio que seguir trabajando, porque mientras sigamos encontrando significa que ahí quedan cuerpos (…) No tenemos el corazón de abandonar ese lugar (…) Tendríamos que ser las más irresponsables del mundo para hacer algo así” advirtió la presidenta del Colectivo Solecito.

Por otro lado, Lucía Díaz Genao advirtió que en Colinas de Santa Fe la Fiscalía General del Estado no se encarga de la exhumación de los cuerpos, quienes realizan ese trabajo son los peritos de la Policía Científica de la PF. “Los cuerpos se ponen a resguardo en el edificio de Servicios Periciales, nosotras le damos seguimiento en todo lo que podemos (…) Sabemos que Servicios Periciales de la FGE está totalmente saturado y se le ha dicho hasta la saciedad a Miguel Ángel Yunes Linares, que es necesario hacer el panteón ministerial (…) Pero tenemos un gobierno típico de México de gente omisa, negligente, indolente (…) A Yunes no le interesa resolver nada de eso, ahorita lo único que le interesa es la campaña para meter a su hijo (…) Dejarle el cetro y la corona al hijo (…) Repito pero la PF es la encargada de la exhumación de los restos, la FGE sólo participa como fedataria y no tiene porqué tocar los cuerpos (…) Nosotros no tenemos confianza en la fiscalía y esperamos que no involucren con los restos de Colina de Santa Fe”.

La coordinadora del Colectivo Solecito indicó que en la actualidad también se encuentran trabajando en una fosa clandestina localizada en el municipio de Córdoba, donde también han localizado restos humanos. El rebosamiento de cadáveres en los SEMEFOS es un problema latente y alarmante “Solamente de Santa Fe hasta el momento van 280, todo eso hay que agregarle el gran número de cuerpo de personas que se acumulan a causa de los asesinatos que se están presentado en el estado de Veracruz (…) Todo esto te puede dar una idea de las dimensiones de la saturación que existe en la FGE (…) El anterior fiscal –Luis Ángel Bravo Contreras- consiguió un tráiler que tenía una cámara frigorífica (…) Y así, con ese sólo actualmente lo siguen manejando (…) Ese tráiler tiene rato que se llenó (…) Se suponía que iban a conseguir otro, pero no se ha hecho absolutamente nada (…) Los restos de Arbolillo los dejaron en Veracruz, en lo que es el anfiteatro de la UV (…) Un lugar que no está diseñado para eso (…) De Arbolillo son 47 cuerpos (…) Todo lo que es anfiteatro y periciales en Veracruz, está verdaderamente en el abandono y no logra uno que estos entiendan”.

Por último, indicó que existe el Fondo de Apoyo a Infraestructura Social Municipal (FAISM) en donde se logró un presupuesto de 37 millones de pesos que se otorgó para Servicios Periciales. Un fondo etiquetado y hasta con proveedor ya también etiquetado y advierte que fue utilizado pero hasta el momento no han dicho en qué.

“Según compraron unos equipos, pero lo más importante, que es el resguardo de todos estos restos, no se está llevando a cabo de manera adecuada (…) Es alarmante la situación, de verdad alarmante (…) Yo le digo a Yunes, se lo digo en su cara, es inmoral e inhumano lo que está haciendo en el tema forense de Veracruz (…) Es inmoral lo que Yunes y su fiscal están haciendo (…) No sé cómo en un futuro van a poder vernos a la cara”.

A quienes han realizado una labor importantísima en la localización de fosas clandestinas como lo fue la localizada en el fraccionamiento Colinas de Santa Fe, lugar en donde se han localizado más de 526 restos óseos y como la localizada en Arbolillo en el municipio de Alvarado, donde cuatro de los restos que se ubicaron en dicho cementerio clandestino, correspondían a familiares que integran dicha ONG.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.