Necesitamos un México promotor de paz

El PAN hizo alianza con una izquierda populista y mentirosa
- en Opinión

Ya estamos en la semana de la Navidad, estamos en días especiales, días que se aprovechan para enviar todo tipo de felicitaciones y una época donde predomina la hermandad. Curiosamente en estos días el mundo en general se regocija por la paz y la esperanza, sin importar, en general, el credo religioso.

Es una época de reflexión y buenos deseos. La Iglesia Católica y otras religiones celebran el nacimiento de un Ser que vino al mundo a dar un mensaje con el ejemplo del amor y la concordia, del perdón y de la misericordia.

Estamos en la víspera de la celebración en familia de acontecimientos importantes, pero al parecer no todos piensan igual y siguen en sus procesos del engaño de la mentira, del abuso y eso genera que millones de personas no puedan estar con la tranquilidad que se merecen y también por las diferencias abismales que hemos causado los seres humanos entre nosotros mismos y con los malos liderazgos de malos gobernantes que no entienden que su razón de ser es el Bien Común.

Es un momento importante de pensar en el empoderamiento de la familia, es un momento importante de pensar en el Desarrollo Humano de cada uno de nosotros y sobre todo en México por los momentos electorales que vivimos, momentos sin precedentes en la historia de la democracia, momentos en los cuales vemos salir a relucir los apetitos personales para tener el poder por el poder sin importar realmente la familia.

Es una realidad que la ciudadanía ya no cree en los partidos políticos, pero tampoco es congruente, ya que no acepta dar firmas para el registro de candidatos independientes que pueden generar mejores gobiernos con una visión humanista y diferente. Estamos teniendo el más grave problema de la incongruencia y la demagogia partidista, vemos que los partidos políticos no buscan representarnos adecuadamente, buscan tener el poder autoritario y sin ideología propia.

Soy creyente de la necesidad de la partidocracia, pero una partidocracia representativa realmente de la ciudadanía, que ponga al ser humano en el centro de las decisiones, no una partidocracia sin ideología y con la búsqueda exclusiva de gobernar a base de mentiras.

Y si no creen lo que menciono analicen las alianzas que tenemos para llegar a la presidencia, el PAN con la izquierda populista y un precandidato que llegó con abusos del poder, con mentiras y traicionando todo principio doctrinario del PAN. MORENA con el eterno aspirante y violador de toda ley López Obrador aliado a la derecha más conservadora como el PES, sumando a personajes como Sánchez Cordero que atenta siempre contra la vida y la familia, además con mentiras como el de retirar las pensiones a los ex Presidentes de México y lleva a esta señora que tiene pensión millonaria por la SCJN. Y del PRI-PVEM ya sin comentarios la corrupción galopante.

Qué bueno sería que en estas fechas de concordia salieran todos los precandidatos visibles, por aberraciones legales que generan inequidad e injustica en la búsqueda de la presidencia, en sus pseudoprecampañas a decir la verdad, a manifestarse como son a no querer engañar y no crear falsas expectativas.

Este es un buen momento para analizar entre todos lo que ofrecen, pero no solo lo que prometen sino que realmente nos digan cómo le harán, con qué recursos y que papel jugaremos los ciudadanos, porque cuando llegan no nos escuchan solo basta ver la última votación del Congreso en favor de la pésima ley de seguridad interior.
La política es asunto humano, la política no debe estar peleada con la religión, la política tiene como fin último el Bien Común y por ende todos tenemos la obligación de participar en la política desde nuestra trinchera y con nuestras posibilidades pero siempre pensando en que la política nos lleve a tener un gobierno que facilite la vida al ciudadano, tener un gobierno que piense en el servicio y cuando hablo de gobierno no me refiero solo al ámbito federal, también y con más énfasis al gobierno estatal y municipal, pasando por el Congreso de la Unión y los Congresos Locales que se deben a los electores.
Así que además de desearles paz, armonía y felicidad con sus familias en estas fechas y que el año 2018 venga cargado de salud, trabajo y fortalecimiento familiar les pido sean promotores de un México en paz.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*