Historias de Mujeres Huatusqueñas

- en Entre Mujeres

Julio Herrera/ÁgoraHuatusco

Huatusco.- Como parte de la conmemoración del Día internacional de la Mujer ÁgoraHuatusco presenta tres historias de mujeres huatusqueñas  que retratan luchas universales la perdida de sus hijos, la búsqueda de ellos y el triunfo ante el cáncer.

La historia de cada una se ha convertido en un referente contemporáneo, al menos en la ciudad, la lucha por sobreponerse a la perdida de sus hijos y su esposo hace 19 años para Adriana Bruno es una batalla que no ganó pero continua enfrentándola cada día con estoicismo.

Rosalía Castro a cinco años de la desaparición de su hijo Roberto Carlos Caso Castro es un icono de la lucha de madres por encontrar a sus hijos a nivel nacional, el único motor que la impulsa a sus 64 años es encontrar  a su hijo.

A un año de vencer el cáncer Norma Castro continua en una batalla que libra día a día con algunos efectos secundarios por la quimioterapia, la comerciante de 54 años sigue en observación con resultados positivos.

Adriana Bruno. Recibe a este medio en su consultorio dental en el DIF, afable y estrenando nuevo look, dispuesta en su escritorio pregunta el motivo de la entrevista. Unos minutos antes de las tres atiende los cuestionamientos, traga saliva y respira hondo cuando se le pide hablar de la tragedia que sacudió su vida.

“El 15 de febrero cumplieron  19 años de que me morí porque yo perdí a mi esposo y a mis tres hijos en un accidente. Y están que ven aquí es otra que ha luchado, otra que le cuesta trabajo salir todos los días salir adelante pero que esa es mi idea que yo tenía que aprender algo de la vida”, sentenció la entrevistada.

Recreando un poco la escena los cuatro féretros frente a ella y el templo abarrotado. Adriana en un estado de vigilia alcanzó a leer una cita del apocalipsis ante la admiración de todos los presentes.

De ese tamaño fue su valor, posteriormente relata que acudió a terapia en la Ciudad de México, un grupo de personas que comparten la perdidas de hijos, tomó cursos de tanatología para mitigar el dolor, que con nada se borra.

Con voz dulce pero la mirada esquiva para no toparse con el dolor de frente, narró que posteriormente se dedicó a la atención de sus tías, además de ofrecer apoyo a madres en situaciones de perdida de sus hijos.

“Para mi ser mujer es un privilegio que Dios nos da, a pesar de la perdida he vivido muchas etapas bonitas, el hecho de dar vida sobre todo a alguien a un ser humano eso es fabuloso”.

Rosalía Castro. Integrante del colectivo de  búsqueda Solecito Veracruzano,  fue galardonada en el Congreso del Estado junto a otras madres que representan a los grupos de búsqueda en la entidad.

El suplició de Rosalía comenzó el 24 de diciembre del 2012, su hijo Roberto Carlos Caso Castro no llegó procedente del Puerto de Veracruz. Ahí comenzó la búsqueda de su único hijo. Con una personalidad dura y mirada penetrante relata de manera breve su lucha.

Hace dos años se unió con un grupo de madres en la búsqueda de sus hijos desaparecidos y conformaron el colectivo Solecito Veracruzano que es uno de los más representativos en el estado  debido al hallazgo de una enorme fosa clandestina en el Puerto de Veracruz en un paraje llamado colinas de Santa Fe donde hasta la fecha suman 125 fosas positivas (con restos) de las cuales han procesado 116 con un total de 230 cráneos.

“El ser mujer es la mayor don que Dios nos dio por que es estar en todo cuando los hijos están chicos tienes que estar con ellos en el trabajo, en su lucha diaria, ellos crecen se proyectan y llega alguien y te lo quita entonces ahí ves el verdadero amor por un hijo, una madre nunca se cansa de buscar”.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.