Martha Erika Alonso, Puebla

Foto: La Jornada de Oriente
- en Opinión

Las elecciones concurrentes en Puebla donde por vez primera tendrán lugar las federales y las locales generan un escenario inédito en esta entidad. No hay duda que la izquierda tradicional tiene habitualmente una intención de voto de cifras de un dígito. Las encuestas dadas a conocer ayer en distintos medios muestran un crecimiento sustantivo del candidato a gobernador por MORENA, PT y MC, Luis Miguel Barbosa, por el llamado efecto López Obrador, quien, en las dos anteriores elecciones presidenciales, logró obtener el mayor número de voto de los electores poblanos. Bajo esa tesitura se explican los resultados de las encuestas que ponen en virtual empate técnico a la candidata del Frente, Martha Erika Alonso, y el propio Barbosa. Y en tercer lugar al candidato del PRI, Enrique Doger, un viejo priista que no tiene probabilidades de triunfo. Es probable que en las semanas por venir se modifiquen esas percepciones estadísticas.

Conozco a dos de los tres candidatos, a Martha Erika Alonso y a Luis Miguel Barbosa. Tengo una buena impresión de Miguel, hombre inteligente y con gran experiencia política, quien además fue uno de los artífices para que se aprobara la primera Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Gubernamental en el 2003. No obstante lo anterior no creo que sea la mejor opción de gobierno.

Martha Erika fue alumna mía y tengo de ella una inmejorable impresión: inteligente, preparada y sencilla. No creo, de ningún modo, que sea una extensión de Rafael Moreno Valle, su esposo y ex gobernador de Puebla, como sus malquerientes la quieren etiquetar como parte de la guerra electoral. Creo realmente que Martha Erika es una mujer que piensa con cabeza propia. Durante el gobierno de Moreno Valle, Martha Erika no fue una figura de oropel; antes bien, por el método de aproximaciones sucesivas ganó experiencia política al mismo tiempo que siguió su formación académica.

Carga sobre sus hombros los positivos y los negativos de Moreno Valle, de quien fui durante su mandato un crítico frecuente en aquellos aspectos que, a mi parecer, se apartaban del interés público. Con todo, reconozco que fue el único gobernador de alianza que no está en la cárcel ni se encuentra prófugo, que es mucho decir en estos tiempos que corren.

No me gustó cómo se gestó y desarrolló su unción como candidata del Frente como lo apunté en su momento. Hoy son hechos consumados. Y veo a la candidata del PAN-PRD haciendo una buena campaña y si el sentido común se inocula en los votantes será una buena gobernadora. No tiene negativos por ella misma, tiene una ascendencia importante en el tejido social poblano y, por ende, una gran capacidad de convocatoria. Eso, por supuesto, no lo es todo para ganar, particularmente por la debilidad endémica del PRI en Puebla.

Y es que una parte no menor de sus cuadros se ha ido a las filas de MORENA como vehículo competitivo para llegar a cargos de elección popular. De esta suerte, en forma paradójica, MORENA y una porción de los operadores del PRI van juntos de manera fáctica en ese estado. Este hecho representa un reto importante que tendrá que enfrentar Martha Erika el próximo 1 de julio. Espero por el bien de Puebla que Martha Erika saque la casta y demuestre que tiene las cualidades para gobernar haciéndose eco de las inquietudes reales de la sociedad poblana.

Sumario.

1.- El próximo 17 de abril @claraluzalvarez presentará su obra Telecomunicaciones y Radiodifusión en México. (México. PosgradoDerechoUNAM. 2018) La cita es en el Auditorio Santa Fe del CIDE a las 11 horas. Los comentaristas serán María Elena Estavillo, Gabriel Contreras, Judith Mariscal con la moderación de Eileen Matus.

2.- La iniciativa oficial de Ley de Publicidad Gubernamental es un atentado a la inteligencia de los mexicanos. De eso a nada, es mejor nada porque si se aprueba ese engendro legal será toda una odisea transformar el marco jurídico. De haber tenido la oportunidad de transitar por lo menos en ese caso a las prácticas democráticas, hoy @epn y sus aliados buscan legalizar la discrecionalidad y opacidad en perjuicio de todos.

ernestovillanueva@nullhushmail.com

Comentarios

  1. Lo único malo de Martha E. Alonso es que está con los partidos malos (charros, apátridas, corruptos); los que firmaron el mal llamado Pacto por México, y que derivo en las mal llamadas Reformas estructurales. en segundo lugar tiene un marido, exgobernador que dejó endeudado al estado. Finalmente apoya a un candidato presidencial que tacha de corrupto al actual sistema político mexicano, pero que sin embargo le aprobó 8 de las 10 mal llamadas reformas estructurales al que se robó la presidencia. O sea, que su inteligencia está eclipsada por ella misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.