Una Sexualidad Masculina de tantas

- en Entre Mujeres

Por Lunacia

Cuando uno se ve libre de creencias hay sencillez, pero esa sencillez requiere inteligencia, y para ser inteligente hay que darse cuenta de los propios impedimentos…Jiddu Krishnamurti

Alguna vez ¿te has encontrado en ese mundo de hombres donde tienes la posibilidad de observar-analizar lo que hacen? su forma de comunicación, las formas de relacionarse con otros, sus tratos machistas, de pelearse, de convivir entre ellos con solidaridad o no, sus violencias, sus emociones, sus debilidades, sus problemas individuales y familiares donde tienen también un lugar de ¿reprimidos-controlados-manipulados-sumisos-sufridos? o ¿muy machines con cierto honor y altanería? Todo eso es parte de una sexualidad expresada en un ámbito público-privado de la masculinidad. Nuestra sexualidad está incluida en toda nuestra personalidad, educación, nuestro ser individual, nuestras formas de vida, acciones, valores, creencias, pensamientos, entre otros que siempre expresan algo de esa humanidad.

De la sexualidad masculina ¿Te has fijado como aprende un niño o un hombre sobre su sexualidad? y me refiero desde un sentido global humano, no desde ese contexto que el machismo acostumbra enseñar de manera dividida en su “ser persona”. Existe un mundo masculino pocas veces mencionado o  tomado en cuenta cuando se trata de cuestionarles en sus conductas y actitudes machistas. El ejercicio de su sexualidad, esa que tanto presumen a veces, que pareciera solo está limitada a su genitalidad y al desempeño en sus relaciones sexuales con mujeres, para enaltecer cierta experiencia que busca enseñar a ellas, que busca mostrar sus habilidades y formas de conquista, que tiene que ver con el control de territorio masculino, en cualquier lugar. Pero la sexualidad masculina también abarca mucho más, sus emociones, sus creencias y prejuicios, sus frustraciones, sus expresiones, sus sentimientos, el cuidado a su salud sexual, sus decisiones, sus relaciones con los demás. Imagina ¿cómo aprenden a llevar ellos en una sociedad machista, su sexualidad, durante toda su vida ?.

¿Se tocan jugando?

Ellos aprenden por experiencia desde el ámbito familiar, entre otros espacios, esa mencionada “libertad de hacer lo que quiere” mientras van creciendo y sobre su sexualidad, que pareciera es parte de un estatus masculino como “deber” según tantas creencias y mitos de la sociedad, que se imponen. Su primera experiencia sexual, puede comenzar entre “juegos con sus amigos” de niños o  adolescentes y a veces adultos, con manoseos y tocamientos en su cuerpo, como formas de juguetear-convivir, de bromear, de aprender, competir, compararse, como buscar demostrar lo mucho que aguantan como hombres “un abuso a su cuerpo” sin dejar de mostrarse “como ser un macho” o para defenderse como tal, aun cuando la violencia puede presentarse en esa forma de relacionarse con otro hombre.

¿Te has fijado que los hombres juegan a tocarse su pene o glúteos, en público? A mi si, lo he visto en las calles, en el trabajo, en las escuelas, entre amigos que así se llevan, dicen que son formas de tratarse en confianza mientras no pasen a besarse o mostrar su sensibilidad llorando ante otro, todo lo ven “normal”. Es como aprenden algo de su sexualidad corporal o eso parece, porque solo se practica entre hombres, cuando se trata de nosotras entonces usan otros roles de hombres machistas que quieren “conquistar” cortejar, para llegar a tener nuestros cuerpos y apropiarse de ellos, justificando que es “por amor” e interés. Ante estas formas de aprender su sexualidad, me pregunto ¿es tal esa libertad de tocarse entre hombres que cuando son adultos asumen que acosar a una mujer, también lo es? Porque son formas de acoso lo que sus prácticas de convivencia, muestran como divertidas.

La realidad en su vida adulta es que su sexualidad ante tal represión, que su machismo le impone, puede llegar a crear ciertos problemas que tienen que ver con el trato a una mujer, a una niña o adultas mayores. La mentalidad y creencias tradicionales de que una relación se consolida si la sexualidad solo se practica con una mujer para embarazarse y tener hijos, es una mentira que ellos se han creído de ese machismo que la sociedad les impone, cuando se trata de demostrar su hombría en matrimonio. Imagina como se presentan problemas relacionados a esto, en una pareja.

Es parte de ese machismo aprendido y relacionado a la expresión de su sexualidad masculina de cierto poder, que donde sea puede expresarse desde la manera más inocente, hasta la más burda. Imagina a esos hombres que me leen, que yo sea una mujer por decir y hablar de su sexualidad de tal forma, tan directa. ¿Qué imaginas que expresarían desde sus emociones o sensibilidades impulsivas? Porque eso también forma parte de su sexualidad y es algo que niegan, reprimen, controlan para no mostrar, para no perder cierto honor, credibilidad de su hombría, esa que jamás se cae por sentir dolor, sentir placer, sentir en muchos ámbitos de sus vidas y expresarlo, desde una vulnerabilidad masculina. Y no estoy hablando solo de esa hombría o masculinidad heteropatriarcal, incluyo a todas las formas de ser hombres y sus masculinidades.

Algunas expresiones de su sexualidad, se caracterizan por no llevar vergüenza, por preocuparse y mostrar que ellos saben mucho y saben cómo usarla cuando la necesitan, digamos que se enfocan mucho en la parte física, más que en la emocional o la mental, porque el machismo eso les ha enseñado a cerrar, en sí mismos, ya que ser vulnerables en lo emocional, los pone en riesgo ante una sociedad que los quiere duros, fuertes, invencibles, en su imagen social pública.

Los hombres también están construidos desde sus historias de vida cotidianas y con   incapacidades, debilidades, creencias, mitos y otros, ellos también forman parte de este sistema patriarcal que nos oprime y presiona, nos violenta y nos controla. ¿Te has fijado como se usa la sexualidad para controlar a un hombre?

     Nuestra sexualidad humana abarca pensamientos, emociones, nuestro físico, así como nuestras formas de relacionarnos y nuestras acciones. Así como a las mujeres nos han reprimido durante siglos para conocer, ejercer, explorar nuestra sexualidad libremente, así también los hombres han aprendido muy poco sobre su sexualidad aunque parezca lo contrario.

    ¿Qué aprenden en un hogar donde una madre pocas veces es bien tratada o se le deja ejercer abiertamente su deseo sexual o su propia sensualidad, sin tener que complacer o estar condicionada según tratos-acuerdos, a un marido-esposo que ejerce cierto mando esperando obediencia sobre ella? ¿Cómo imaginas tu que un hombre aprende su sexualidad cuando crece al lado de una mujer así? ya que rara vez cuentan con la apertura comunicativa y confianza hacia un padre que ¿solo participa en su familia, como el que manda y decide, al ser proveedor? un padre que rara vez se interesa por preguntar ¿cómo les va en su vida sexual? O que rara vez les habla o dialoga con ellos sobre ¿cómo cuidar su salud sexual o su vida en otros ámbitos?

Ellas hablan de un desempeño sexual

Entre mujeres machistas a veces se habla de la sexualidad de un hombre de manera negativa y solo desde una genitalidad, sobre todo cuando ellos no están presentes y hay malestares que no se los pueden decir de frente, tan acostumbradas las mujeres a no hablar, a conocer poco su cuerpo, a no tomar en cuenta su placer por complacer como ellos quieren, a callar y ceder, a no hacer “sentirlos mal” o incomodarlos con un tema que aparentemente ¿el ya conoce? muchas lo hablan con otras, ante la mayor apertura de confianza que no hay con su pareja, ya que eso las puede exponer a un trato con cierta violencia o castigos varios, por incomodar esa autoridad familiar que tanto tiene a su cargo y mando, un hombre.

El placer sexual que una mujer quiere recibir a veces, ni el mismo marido lo conoce o lo habla con ella, solo asume que su cuerpo es de su propiedad y que lo tiene seguro para cuando lo necesite usar, imagina cuánta falta de conocimiento aun conviviendo en pareja ¿tienen del cuerpo de una mujer? somos personas que enfrentamos el machismo todos los días en esta sociedad ¿Cuándo hemos puesto atención a cuestionar esa parte de la vida? a buscar el bienestar en común de pareja, de relaciones humanas y amorosas entre dos  ¿que sean transformadoras, acompañadas y cuidadoras de nuestra vida completa?

Cuando las mujeres hablan de una sexualidad de hombres a veces se quedan con dudas, con  respuestas insatisfechas o sin resolver. A veces, asumen que la  violencia que ejerce un hombre no entra dentro de su formación y educación sexual. Asume que mucha parte de las acciones de un hombre sobre todo cuando agrede, son responsabilidad de ella. Lo cual es una mentira-mito, que muchas aceptan y cargan, como parte de una vida en pareja.

Imagina como seria si muchos hombres lograran poner atención a cuestionar su propia masculinidad o aprendizajes de lo que era “ser hombre” y tratar de transformar sus formas de ser hombres y relacionarse de diferente manera con las mujeres. ¿Que pasaría si ellos por si mismos, cuestionaran sus violencias? Si ellos mismos ¿trataran de crear mejores vínculos de comunicación con sus propios hijos hombres? Si hablaran y se comunicaran expresando todo lo que quieren ¿incluido lo emocional? ¿Cómo educarías a tu hijo para enfrentar una sociedad machista? Imagina ¿cuánto más me faltara por hablar del tema de una sexualidad masculina? yo creo que mucho.

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.