Muertos en UNAM y fosas/ Escenarios

Los estudiantes de la UNAM exigen salgan los porros que desestabilizan

El rector Enrique Graue no es responsable de lo que hizo sino de lo que no hizo: garantizar la seguridad en Ciudad Universitaria frente a estudiantes que- es muy importante decirlo- se manifestaron pacíficamente en la Rectoría en un acto de desesperación…..El grave problema es que en la lógica de la impunidad las autoridades de la UNAM echan culpas a todas partes y señalan teorías conspiratorias de desestabilización, pero callan – y eso es preocupante- que la propia legislación universitaria tiene los supuestos y las instituciones para haber actuado y evitado este lamentabilísimo ataque, falló y ganó la impunidad porque ahora resulta que nadie es responsable de nada dentro de la UNAM”. (Ernesto Villanueva, Aristegui Noticias).

Los movimientos sociales van determinando el modelo de país al que se debe aspirar. Así el movimiento ferrocarrilero, con Valentín Campa y Demetrio Vallejo y el de los electricistas, con los miembros del Sindicato Mexicano de electricistas (SME) con la influencia de Lombardo Toledano y David A. Siqueiros, comenzaron a cimbrar las estructuras y las instituciones formales, quienes para su sobrevivencia tuvieron que recurrir a la represión, al manipuleo de medios para frenarlos. Antes de ellos los agraristas, con Rubén Jaramillo y aún más atrás los mineros, en la huelga de Cananea, el Partido Liberal Mexicano, dirigido por los hermanos Ricardo y Enrique Flores Magón. Los líderes de la organización magonista que funcionaba de manera clandestina en Cananea eran Manuel M. Diéguez, Esteban Baca Calderón y Lázaro Gutiérrez de Lara, y textileros, el magonismo que influyó en forma determinante en la huelga de Rio Blanco, se levantaron contra la explotación de recursos naturales y aniquilación de la dirigencia de comunidades empobrecidas y mancilladas.

El movimiento estudiantil de 1968 se convulsiona a raíz de una serie de enfrentamientos entre alumnos las Vocacionales 2 y 5 del IPN y la preparatoria Isaac Ochoterena, incorporada a la UNAM, los días 22 y 23 de julio de 1968, en donde el cuerpo policiaco de granaderos disuelve a la turba, deteniendo a varios estudiantes y entrando a las instalaciones de dicha vocacional.

“El 3 de agosto de 1968, aparecen en los periódicos desplegados en pro y en contra del movimiento estudiantil. La FNET, mostrando su lealtad al régimen, manifiesta que el gobierno de México es víctima de una conspiración nacional e internacional «por parte de los provocadores tradicionales organizados en las corrientes del maoísmo, y del trotskismo», quienes, dice, desde hace tiempo estaban ya preparados para el estallido de violencia, «si no en estos días, sí en las épocas en las que México ofrecerá su corazón a la juventud del mundo en la XIX Olimpiada». La CNED declara en un manifiesto público que las «organizaciones revolucionarias de la juventud están sufriendo la furia irracional de los cuerpos policiacos». Y afirma: «el movimiento estudiantil se proyecta para derrotar la violencia y abrir nuevos cauces a la democracia». El 7 de septiembre de 1968, se lleva a cabo un mitin en Tlatelolco, denominado «la Manifestación de las Antorchas, y conlleva a la matanza del 2 de octubre en Tlatelolco”. (www.archivohistorico.buap.mx)

El cambio se logra cincuenta años después. México diseña su transformación para erradicar el modelo neoliberal predominante, rescatar a la población de la pobreza y atacar frontalmente la corrupción y la impunidad.

A diferencia del 68, hoy Televisa, Imagen, Milenio, El Universal y sobre todo La Crónica abren espacios, difunden hechos, acusan a malosos salvaguardando las instituciones, notas, fotografías, reportajes, crónicas escandalosamente beneficiosas a la movilización de la UNAM, la UAM, EL IPN el Colegio de México, lo que hace cincuenta años acusaban conspiración, infiltración comunista, manipuleo político para salvaguardar la estabilidad internacional del evento cuatrianual de las trasnacionales.

Cincuenta años después los estudiantes vuelven a movilizarse por las agresiones de un grupo de porros que afronta y ataca a los jóvenes que realizaban una protesta del modelo educativo. Porros movidos por intereses “ocultos” bien visibles que conducen al PANPRI en decadencia, y los medios intentan involucrar a los narcomenudistas, que a final de cuentas son los mismos, si tomamos la tesis de Oswaldo Zavala en su libro Los Carteles no existen, “existe el tráfico de drogas, pero fuertemente controlado por las instituciones oficiales la historia del narcotráfico en México es, a fin de cuentas, la historia del perverso sistema político que nos ha gobernado”.

La sorpresa, el gobierno del cambio sin jóvenes, salvo el caso de Luisa María alcalde, la joven secretaria del Trabajo del Gobierno de AMLO, además curiosamente ninguno de los miembros del próximo gabinete es egresado del IPN, pero lo insólito que en la Subsecretaría de Educación Tecnológica sea dirigida por Juan Pablo Arroyo, un economista universitario, siempre esa subsecretaría ha sido dirigida por politécnicos. Para fortuna del país, deja el ITAM, promotora incansable del modelo neoliberal, de abastecer al gobierno federal y la UNAM recupera nuevamente los espacios.

 

 

 

 

 

¿Y EN VERACRUZ?

 

La Fiscalía de Veracruz reporta hallazgo de 166 cráneos en 32 nuevas fosas recientemente halladas en la zona centro del estado… y a decir del Fiscal, el análisis antropológico arrojó que los restos óseos tienen más de dos años de haber sido enterrados clandestinamente” (Noe Zavaleta. Proceso) y Álvaro Delgado en Twitter puntualiza: Inaudito conclusiones tan certeras liberan de responsabilidades al gobernador en turno. Mientras Pedro Salmerón, también en Twitter, fue más puntual: “Winckler con asombrosa rapidez determina que las fosas encontradas datan de más de dos años…obediencia, sumisión para liberar a su patrón, Yunes Linares, de toda sospecha”, o como decía, en la W, Arturo de Córdoba – Apague la luz y escuche- con su  clásico: nadie sabe, nadie supo. Total, si no es verdad, se inventa. de la Universidad. (Vanguardia).

Así, también, en la entrega de la medalla al Mérito Universitario que otorga la UV, Marcela Zurita, miembro del colectivo aseguró “El tamaño y número de las fosas que se han encontrado sobrepasaron a la Fiscalía General del estado (FGE), y que los cuerpos hallados en Colinas de Santa Fe es la negación de todo lo noble y bueno a lo que debe aspirar una sociedad civilizada. “Qué desgarrador es darnos cuenta de que hay dos México muy diferentes: el México moderno y eficiente y el agregado y podrido de la procuración de justicia, de la investigación y rendición de cuentas… tal pareciera que quisieron borrar a esos seres humanos de la faz de la tierra como si nunca va hubieran existido, y aseguró que el Colectivo ha demostrado que puede hacer lo que el Gobierno no hace”.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.