Bloquean pobladores la carretera estatal La Parrilla–Joloapan en protesta por secuestros, extorsiones y demás

Los pobladores de Veracruz en limites con Puebla, exigen seguridad al gobierno de Yunes y bloquean carretera/ Foto cortesía CAMBIO
- en Sociedad

Joloapan, Ver.- Docenas de pobladores bloquean la carretera estatal La Parrilla–Joloapan, a la altura de la zona limítrofe de los estados de Puebla y Veracruz, a consecuencia de la ola de violencia que se vive en esa región; los habitantes revelaron que están hartos de secuestros, extorsiones, ‘levantones’, asaltos con violencia, ‘cobro de piso’ y la complicidad con los delincuentes por parte de las autoridades de las policías Municipal y Estatal de ambos estados, por ello solicitan la presencia de elementos de la Secretaría de Marina para garantizar la seguridad.

Grave situación de inseguridad viven los habitantes de la zona limítrofe de Puebla y Veracruz, por lo que decidieron cerrar la carretera estatal La Parrilla – Joloapan, a la altura de Insurgentes Chichicazapan e Insurgentes Socialistas. En el lugar, docenas de citricultores dieron a conocer a Diario CAMBIO que ya están hartos de tanta inseguridad que padecen día a día por parte de integrantes del crimen organizado, asimismo, revelaron que las autoridades policiales a nivel municipal y estatal de ambos estados están involucradas con los maleantes.

Los afectados dieron a conocer que la mayoría de los agraviados son ejidatarios que se dedican a la venta de naranja y de limón persa.

Amenazan a menores

Los pobladores manifestaron que la ‘gota que derramó el vaso’ fue el secuestro del profesor Guillermo Fernández, quien daba clases en la escuela primaria Revolución Mexicana, ubicada en el municipio de San José Acateno, así como el secuestro de una niña originaria de la comunidad Valsequillo, Papantla, Veracruz, y el ‘levantón’ que le dieron a una fémina de nombre Graciela, originaria de la comunidad la Palma, en San José Acateno; sin embargo, los citricultores revelaron que lo más agravante, a manera de intimidación, fue que a sus celulares llegaron las fotografías y nombres de sus hijos que acuden al preescolar, primaria, secundaria y bachillerato.

A través de llamadas telefónicas los sujetos del crimen organizado exigían dinero a los padres de familia a cambio de no atentar en contra de sus vástagos, por lo cual desde el 3 de septiembre acordaron con los directores de varias instituciones educativas de sus comunidades suspender las clases por temor a que en cualquier momento atentaran en contra de los estudiantes.

Ante esta grave situación los ejidatarios de las comunidades decidieron bloquear por completo la carretera estatal que comunica a ambos estados hasta obtener respuesta de las autoridades.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.