Los alimentos que comeremos en 50 años

man eats a scorpion

Por Lara Olmo/

Ciudad de México. (TICbeat/SinEmbargo).- Parece una moda pero lo cierto es que el consumo y la producción sostenibles son algo necesario si queremos que las generaciones futuras disfruten de los recursos que tenemos hoy. Aún así parece difícil pensar que la alimentación actual se vaya a parecer en algo a la de dentro de unas décadas.

Entre otras cosas porque, de seguir explotando los recursos como lo hacemos hoy, habrá muchas especies, vegetales y animales, que habrán desaparecido. Por eso la ciencia y la tecnología llevan tiempo postulándose como la alternativa para mantener una producción ganadera y agrícola suficiente para abastecer a la población mundial. Y de paso, para abrir nuevas formas de comercializar los alimentos.

Los avances científico-técnicos ya permiten personalizar productos, añadiendo o eliminando nutrientes y características físicas a gusto del consumidor. Ya se puede obtener carne sin origen animal y los laboratorios se están convirtiendo en las nuevas granjas.

Un panorama que satisface a algunos, ya que los recursos naturales dejan de ser necesarios y por tanto no se agotan, pero que no convence a otros, porque precisamente se sacrifica el origen natural por componentes de origen químico.

Veamos cómo será nuestro menú habitual del futuro (y que ya empezamos a ver en el presente):

1. PRODUCTOS HIPERPERSONALIZADOS

2. EDICIÓN GENÉTICA

DNA sample being pipetted into petri dish with DNA gel in background

Aunque hoy en día ya podemos adquirir en los supermercados productos específicos pensados para consumidores con determinadas creencias religiosas (como la carne halal para los musulmanes) o con enfermedades específicas (celíacos), esto sólo es el principio del nivel de personalización que alcanzarán los alimentos de aquí a unos años.

Según apuntan algunos ingenieros agrónomos, en el futuro podremos consumir alimentos prácticamente únicos para cada uno de nosotros. Los productores contarán con información genética y macrobiótica suficiente para conocer necesidades muy específicas de sus potenciales consumidores, y fabricarán productos acordes a ellas.

Domestic free range chicken grazing in the grass

3. CARNE NO ANIMAL

Esta es probablemente una de las variaciones alimenticias que más polémica suscitan. Quienes la defienden la denominan “carne limpia” porque no hace falta matar ni hacer sufrir a ningún animal para obtenerla. Los que la critican se preguntan que a qué precio.

Para obtener esta carne no animal las especies son sustituidas por biorreactores que producen la carne sintética a partir de células y tejidos que son alimentados con distintos nutrientes. Algunos investigadores afirman que en unos años esta técnica servirá para producir otros alimentos, como leche, queso o vino.

4. VEGETACIÓN MARINA

Bright colours of various sea weeds (algae) under surface of temperate southern Pacific ocean.

La insaciable capacidad consumidora del hombre le está llevando de la tierra firme al mar. Mientras la flora y la vegetación convencional agotan sus últimas balas, ya hay quien se está fijando en el gran azul y sus plantas para hacer de estas las próximas “verduras”. En la gastronomía asiática hace tiempo que son algo habitual y en los últimos años la alta cocina se estaba apropiando de ellas, pero en los próximos años irán incorporándose a los menús del común de los mortales, según señalan algunos investigadores del CSIC.

5. INSECTOS

man eats a scorpion

Los invertebrados tampoco son una novedad en la gastronomía de ciertos países, pero hasta ahora en muchos lugares del mundo se seguían concibiendo como algo exótico y poco convencional. Sin embargo, como señalan desde La huerta digital, ya se habla de los insectos en los foros mundiales de alimentación como alternativa y fuente proteica para abastecer a la población mundial.

Quienes defienden su consumo aseguran que son sanos, por su gran cantidad de proteínas, minerales y fibra, que respetan el medio ambiente y, por si fuera poco, son foco de una industria en auge (ya hay startups que emplean harina de insectos para fabricar alimentos).

Ahora imagina que viajaras en el tiempo y avanzaras al 2050. ¿por cuál de estos alimentos te inclinarías?

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.