Huevos de serpiente/ El Cristalazo

- en Opinión

Si ya decíamos del riesgo de convertirnos en campo de batalla urbana, sólo hay una forma de evitarlo: mediante el freno a los excesos subversivos bajo el disfraz de un simple ejercicio de la libre expresión y la manifestación de las ideas.

En medio de la virulencia de los días, algunos datos, aparentemente aislados, irrumpen en el ambiente mientras el “Tepitazo” contra los disidentes del magisterio nos enfrenta a una de dos posibilidades, la expresión autónoma del hartazgo por una movilización contestataria y al mismo tiempo subvencionada por el gobierno, gracias a las muchas contradicciones del sistema, o bien al aprovechamiento de grupos marginales con quienes se ha pactado para contener a otros violentos.

Autoridades buscan que ciudadanos se enfrenten a protestantes www.fotover.com.mx
Autoridades buscan que ciudadanos se enfrenten a protestantes www.fotover.com.mx

No ha patrocinado esta columna a sesudo investigador social para comprobar mediante una investigación de campo el dicho, pero con las simples reacciones de algunos, se puede hablar del beneplácito (a veces jocoso e irreflexivo) con el cual fueron recibidas las palizas a los “huevones” de la Coordinadora en su paso por Tepito; los gritos en su contra fuera de los almacenes bloqueados por su indiscriminada forma de joderle la vida al prójimo inocente y hasta la amenazada de traileros en Paso de Ovejas, Veracruz, contra quienes bloqueaban la carretera y se quitaron cuando vieron venir a los mastodontes sobre ruedas.

Pero sea como sea algo, está generando un fenómeno peligroso: ciudadanos contra ciudadanos ante la indiferencia, pasmo o tolerancia de la autoridad. Si ya decíamos del riesgo de convertirnos en campo de batalla urbana, sólo hay una forma de evitarlo: mediante el freno a los excesos subversivos bajo el disfraz de un simple ejercicio de la libre expresión y la manifestación de las ideas. Una cosa es manifestar un desacuerdo y otra incendiar a los agentes de la policía, atacar a la población e impedir los derechos de terceros, cuartos y quintos.

Pero si la sociedad civil se manifiesta contra los manifestantes, todos terminaremos como Celia Cruz cantando cómo Bernabé le pegó a Muchilanga.

En medio de todo esto, los voceros de la Coordinadora, esa opulenta fuente de disidencia patrocinada, ya se han aprestado a divulgar cómo el Frente Metropolitano de Organizaciones Populares, un membrete más de representantes del barrio de Tepito, se han deslindado de la golpiza ya referida y se han acercado a los “maestros” para sumarse con ellos al repudio generalizado a la reforma fiscal, asunto muy cercano —como se sabe— a los problemas derivados de la evaluación magisterial y la permanencia en el empleo-beca del cual gozan los “indocentes”.

Así, en ese ambiente generalizado de estímulo a toda acción del gobierno, a la izquierda redentora, esa conformada lo mismo por curas o por académicos, “luchadores sociales” y donde caben lo mismo Miguel Concha, John Saxe Fernández, Martín Esparza y Gilberto López y Rivas, entre otros muchos, han conceptualizado su “momentum” y han convocado a una Semana Nacional de Resistencia para frenar la Guerra contra el Pueblo.

El texto de su proclama parece haber logrado con éxito uno de los recursos de la izquierda extrema: crear una frase.

Si bien los hechos presentados en ese desplegado y esa convocatoria (lo más importante es la convocatoria convenientemente ubicada en los otros movimientos de protesta como los de maestros y anarquistas) son reales, pero quizá no originados en la intrínseca perversidad del gobierno, su enumeración como detonante de la rebelión no revela sino una estrategia planeada desde varios puntos con un solo objetivo: minar la autoridad del gobierno para destruirlo y desplazarlo.

Éste es el texto:

“Es completamente intolerable: más de 100 mil asesinatos, 25 mil desapariciones, 4 mil feminicidios. Año tras año se documentan múltiples casos del actuar criminal de fuerzas del propio gobierno que asesinan, secuestran y torturan a gente inocente, escudándose en un supuesto combate al narcotráfico librado bajo la tutela de numerosos agentes de Estados Unidos, el mismo pretexto utilizado en el vecino país para criminalizar, encarcelar y controlar a los jóvenes y pobres, sobre todo negros y latinos.

“Crece y se extiende el crimen organizado mientras las autoridades y muchos medios tratan de minimizar y encubrir el terror que vive el pueblo. Cuando los asesinatos, violaciones, extorsiones y secuestros orillan a la gente a armarse como pueda en policías comunitarias, es la gente y no los criminales que es hostigada, desarmada y hasta encarcelada, que muchos han señalado como otra evidencia del alto grado de complicidad de los tres niveles de gobierno con determinadas bandas delictivas.

“Se extienden por todo el país los crímenes de odio en contra de las mujeres y la gente de orientación sexual diversa (LGBT); mujeres y niños son secuestrados impunemente para convertirse en esclavos sexuales, se caza a los migrantes, extorsionándolos, esclavizándolos y asesinándolos; las grandes empresas y las autoridades echan mano del ejército, policías y asesinos a sueldo para reprimir a los pueblos originarios que defienden el medio ambiente y sus recursos naturales; reprimen, secuestran y asesinan a los luchadores sociales y a los periodistas comprometidos; entre tantos ultrajes más.

“¡BASTA YA! El pueblo consciente y organizado puede y debe luchar por otro futuro muy distinto y liberador. Llamamos a una primera SEMANA NACIONAL DE RESISTENCIA, con una diversidad de foros, manifestaciones, expresiones culturales y otras actividades por parte de una amplia gama de individuos, colectivos, organizaciones y comunidades bajo la consigna ¡ALTO A LA GUERRA CONTRA EL PUEBLO! Éntrale tú. El futuro depende de lo que hagamos hoy cada uno de nosotros”.

INFIERNO

Pero tan grave como todo eso, al menos para ella, es quizá el viaje al infierno de una joven automovilista a quien una micro (Ruta 28 placas 840 054) se le echó encima el pasado martes (conducía Germán Mayorga Aguilar). Su calvario fue acudir a la autoridad donde en abierta colusión entre el juez cívico (Mario Dávila), el indolente perito (Yoser Rodolfo Rosas Perez ) y el hundimiento en los pantanos del corralón, abandonada por la balín aseguradora Qualitas y su ajustador Héctor Fernando Guevara Velázquez), le hicieron conocer el último círculo infernal.

Ya se apresta a ir a la ONU o la OEA o donde sea, a ver si allí no le dicen como en la PGJDF, “hágale como quiera, señito”, aquí todos están arreglados.

racarsa@nullhotmail.com

Comentarios

  1. En cuanto a su cometario del movimiento magisterial, los PADRES DE FAMILIA también deberíamos unirnos, ya que cada vez las porquerías ocultas de la REFORMA EDUCATIVA salen a la luz.Orizaba, Ver.- Con la integración de la llamada Comisión de Mantenimiento las escuelas públicas, a través de los directores, se deslindarán de las responsabilidades del cuidado y preservación de los centros educativos y serán los padres de familia los que sostengan la infraestructura además de gastos como lo es la compra de vidrios, pintura, entre otros aspectos.

    De acuerdo a las reformas que se hicieron al artículo 73 constitucional y en especial al marco jurídico, en el apartado tercero inciso “a” se señala las funciones de la llamada autogestión que servirá, “para fortalecer la autonomía de gestión de las escuelas ante los órdenes de gobierno que corresponda con el objetivo de mejorar la infraestructura, comprar materiales educativos, resolver problemas de operación básicos y propiciar condiciones de participación para que alumnos, maestros y padres de familia, bajo el liderazgo del director, se involucren en la resolución de los retos que cada escuela enfrenta”.

    Asimismo el documento, del cual La Jornada Veracruz, tiene una copia, señala en el inciso “b” del mismo apartado:

    “Establecer en forma paulatina y conforme a la suficiencia presupuestal escuelas de tiempo completo con jornadas de entre seis y ocho horas diarias, para aprovechar mejor el tiempo disponible para el desarrollo académico, deportivo y cultural”, cita.

    Además expone: “En aquellas escuelas que lo necesiten, conforme a los índices de pobreza, marginación y condición alimentaria se impulsarán esquemas eficientes para el suministro de alimentos nutritivos a los alumnos a partir de microempresas locales”.

    Incluso en algunas escuelas que ya reiniciaron clases, empezó a circular un documento que se denomina, “cuidemos nuestra escuela. En él se señala que las actividades de mantenimiento deben realizarse con la participación de toda la comunidad escolar: maestros, alumnos y padres de familia”.

    Asimismo señala que para realizarlos es recomendable que, “nombremos una Comisión de Mantenimiento y que nos organicemos en grupos de trabajo voluntario”, para elegir a esta se explica, “se debe elegir en asamblea, con la asistencia mayoritaria de maestros, padres de familia y alumnos, se nombrará a los miembros de la comisión cuyas funciones son:

    Promover la participación activa de todos los miembros de la comunidad escolar en las tareas de mantenimiento, a través de grupos escolares de trabajo; vigilar el buen uso y funcionamiento de las instalaciones escolares, para ello, los integrantes de la comisión deberán realizar recorridos mensuales de revisión y elaborar un diagnóstico.

    Además deberán de elaborar un programa de mantenimiento que puede ser anual, mensual o semanal para coadyuvar con las autoridades en el control de materiales y en la elaboración de los trabajos a realizar.

    Otras de las atribuciones de esta llamada comisión de mantenimiento, es la de elaborar y presentar un informe anual de resultados a la comunidad escolar, en el caso de reparaciones mayores, supervisar la realización de trabajos contratados, anotando las actividades realizadas, así como vigilar la calidad de los equipos y colaborar con las autoridades en el registro de los gastos.

    Se señala que la llamada comisión debe de auxiliar a las autoridades escolares en la realización del archivo del inventario de bienes, planos del proyecto original, modificaciones, facturas, garantías, manuales y otros documentos relacionados con los gastos y presupuestos requeridos para el mantenimiento de la escuela.

    Finalmente los integrantes dela Comisión de Mantenimiento tienen la obligación de participar en las actividades de limpieza, pintura, jardinería, reparaciones eléctricas, reparaciones hidráulicas, cambio de vidrios, impermeabilización entre otras más.

    Información tomada de LA JORNADA VERACRUZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.