Los triquis en peligro/ El Cristalazo

- en Opinión
México, quizá por razones del complejo mestizaje vive toda su historia en una compleja dualidad. Nuestros dichos no corresponden a nuestras acciones; nuestras verdades son lejanas a  nuestras promesas. Doblados, enmascarados, llenos de intenciones ocultas, los analistas de nuestra circunstancia son más descubridores y menos pensadores.
Detrás de cada asunto debemos hallar las motivaciones de su origen.
Por eso ahora vemos a una clase empresarial, altamente protegida en sus evasiones fiscales, a lo largo del tiempo, atacar una reforma hacendaria de elementales afanes en la redistribución de la carga fiscal, como dice el diputado Manlio Fabio Beltrones, no por los impuestos propagandísticamente más notorios, como los gravámenes a la plaga del dulce y los refrescos, sino por la corrección ante sus abusos en la consolidación fiscal y el disfraz bursátil de sus otras operaciones.  
Gravar utilidades en la bolsa es tan legítimo como gravar cualquier otro ingreso. Así de sencillo. Frenar el abuso en la consolidación, cuya arquitectura permitió por años la industria de administrar quiebras aparentes y lavar dinero y no reportarlo al fisco, también ser ha terminado.

Niños triquis de Oaxaca, campeones en basquetbol
Niños triquis de Oaxaca, campeones en basquetbol
Esa es la razón de las protestas contra otros impuestos. Como no pueden embestir de frente, atacan tangencialmente y usan, como toda la vida, la amenaza: dejaremos de invertir, nos iremos a otra parte.
En ese sentido es fácil suponer  la futura actitud de la bancada priista en la Cámara de los Diputados: buscar nuevos acuerdos para reforzar la ley de egresos 2014, particularmente en la  limitación del gasto corriente, la disminución del  endeudamiento de los estados, la reducción del  déficit público y la creación de  un Fondo de Ahorro Soberano que garantice que la elevación de la recaudación con  un compromiso de responsabilidad en las finanzas públicas.
++++++++++++++++++++
Sobre los niños triqui y las niñas “bayoneta” se cierne una grave amenaza: el manoseo de su repentina popularidad.
Su irrupción las primeras planas, estimulada por la visita a la Casa Presidencial donde han sido puestos como ejemplo de todo y por todo y para todo, me recordó aquella historia de Gabriel García Márquez sobre un náufrago cuya vida cambia precisamente cuando lo rescatan. Lo llevan a la ciudad, lo curan, lo idolatran; lo celebran las reinas de la belleza y los amos de la propaganda y después lo tiran como un trapo viejo.
Con esa idea improvisé un comentario radiofónico en el programa “José Cárdenas informa”, de Radio Fórmula. Esto dije:
–“Mira, a ver. Vamos a hablar un poco de una cosa asociada con los niños triquis, que es la fama. Hace un mes, o dos meses, estos niños no tenían absolutamente nada.
“Y cuando digo nada, digo lo que ha repetido su entrenador. El dijo hoy, después del homenaje éste allí, en la casa presidencial, dijo: «yo tengo allá en la montaña otros dos mil 500 niños que a veces no tienen más que una comida al día, y a veces ni eso».
“Entonces los niños han hecho algo hermoso. Yo no diría que han hecho deporte, yo digo que los niños han tenido oportunidad de jugar, y que el juego es más importante que el deporte. Sobre todo que el deporte organizado industrialmente, cuando el deporte se utiliza como una de las herramientas de la manipulación social. 
“Si alguien cree que la FIFA, por ejemplo, es una asociación de deportistas, está equivocado. Es una mafia de contratistas. Lo mismo contratan jugadores que contratan patrocinadores, pero es una mafia. Son vampiros, vampiros multinacionales como decía Julio Cortázar.
–La ley de la FIFA se impone a las leyes nacionales (dice el conductor).
–¡Pero evidentemente!; arrolla, atropella.
“¿Por qué es eso? Porque los poderes, los poderes económicos, los poderes industriales, los poderes políticos y sus asociados, o sus dependientes, encuentran una forma fácil de llegar a la gran masa a través del deporte. Porque el deporte nos regala, muy pocas veces la oportunidad de  pensar (excepto en algunos momentos luminosos, sobre todo cuando Yanquis gana una serie mundial, o algo así). El deporte es un conjunto de sensaciones y de emociones. Por eso la gente grita, y salta, y embronca y se pinta la cara, y mueve banderas, y agita pañuelos y dice cosas, y se exalta, y se pelea, y se golpean en las tribunas, porque no es una actividad racional, es una actividad emocional.
“Hasta el momento, estos niños no saben eso, pero ya hay toda una corriente que los quiere llevar a eso. Yo estoy de acuerdo en que el Gobierno Federal, y que el Presidente de la República, actúen en el asunto deportivo porque es parte de los asuntos que le importan a la sociedad.
“Pero cuando veo este tsunami que les viene encima a estos niños, que ya deben de estar ahí los fabricantes de Nike para hacer un «Bare Nike» y ponerles aunque sea algo parecido a unas polainas y patrocinarlos de alguna manera.
–Sí, porque zapatos no les van (comenta Primitivo Olvera).
–Los zapatos no les gustan. Pero algo han de estar haciendo ya. Los publicistas son muy ingeniosos para todo tipo de canallada. Entonces ya deben de estar viendo cómo jalan a estos niños y a las niñas de Puebla.
“Entonces, yo creo que todo mundo está en riesgo cuando destaca en algo, de caer en las manos de la fama y sufrir la vida triste, por ejemplo, de Ana Bertha Lepe, quien hace unos días murió, ayer o antier. 
“Murió, y murió, y para las nuevas generaciones esa mujer no dice nada. Y nuevas generaciones quiero decir los que conocen de Salma Hayek para acá.
“Pero la historia de Ana Bertha Lepe, es la historia de una mujer que fue devorada a mordiscos por la industria de la fama, y que fue explotada por medio mundo, empezando por su padre, que era un «leperazo»; papá Lepe era un «leperazo», como era una leperaza aquella famosa mamá Borinquen, y quien tengan la edad para saber quién fue mamá Borinquen lo sabrá, y si no algún día, que me junte con otro de mi edad, lo platicaremos.
“Pero es precisamente eso, las madres, sobre todo las madres y lo padres, en un segundo término, que explotan a sus hijos, que los llevan de a mano a los estudios de televisión, o de cine, y que le dicen «órale mi’jita, no sea ranchera, ándele que le están hablando, mi’jita, vaya usted pa’ allá», y que después se convierten en sus apoderados, o en sus representantes, y como hizo Luisito Rey con Luis Miguel, les roban todo su dinero. Hay demasiados ejemplos.
“Entonces, si a los niños triquis los vamos a convertir a los niños “Tri “, la cosa nos va a ir mal, nos va a ir mal a nosotros, como país, como espectadores, como gente a la que le puede o no gustar el juego y el deporte, pero les va a ir muy mal a ellos.
“Ahí tenemos las historias de los que ahora llaman los europeos que vinieron de campeonatitos y cosas, y se sintieron la gran cosa.  De toda esa gran generación de futbolistas  surgidos de triunfos internacionales, de “mundialitos” infantiles, el único realmente destacado hasta niveles de prodigio, ha sido uno de todos ellos, uno, que ganó un campeonato mundial infantil cuando era un chavito, que se llama Hugo Sánchez, causalmente el único que tenía cabeza suficiente para articular hasta sus disculpas, macho.
“Bueno. Entonces ¿qué nos espera a nosotros? Ojalá que no nos espere ver la progresiva asimilación de estos jovencitos que no nos deberían de sorprender por sus habilidades en el juego de la pelota y la canasta. 
“Nos debería sorprender su capacidad de aceptar la vida, y a pesar de la clase de vida que tienen allá en sus comunidades, olvidadas, comunidades hambrientas, comunidades sin servicios, sin porvenir, sin futuro, todavía tener la elegancia de espíritu de aprender a jugar y de aprender a sonreír.
“Si eso se los roban, les habrán robado todo”.
++++++++++++++++++
Interesante el punto de vista del gobernador coahuilense, Humberto Moreira
en el entorno  del “Examen Periódico Universal” sobre Derechos Humanos,
de las Naciones Unidas.
Moreira, el primer mandatario estatal invitado a una reunión de estas dimensiones, en el ya dicho foro ginebrino, comentó los esfuerzos –legislativos y políticos–. Desarrollados desde hace tres décadas para garantizar los derechos esenciales de las personas en México.
Tanto la Comisión Nacional de Derechos Humanos, como las estatales y los 32 nuevos organismos protectores de los derechos humanos  –dijo–  atienden directamente a la ciudadanía de manera independiente en los casos violatorios de sus garantías.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.