“El golpe a Excélsior provocó el nacimiento de Proceso”: Scherer en 1976

- en Foro libre
Foto: Proceso
Foto: Proceso

El 8 de julio de 1976 será recordado como el día del golpe al diario -en ese entonces libre-, Excélsior, orquestado por el presidente Luis Echeverría.

Cansado de las constantes críticas al gobierno, que hacía el periódico dirigido por el periodista Julio Scherer, Echeverría urdió un plan para sacarlo del diario.

Dentro de los periodistas de la redacción de Excélsior se encontraban Miguel Ángel Granados Chapa y Vicente Leñero; éste último escribió en 1978 Los periodistas, donde narra todo lo que ocurrió días antes y después del 8 de julio del 76. Leñero ahondó sobre lo ocurrido con las cooperativas internas de la publicación y, en especial con Regino Díaz Redondo, quien desbancó a Scherer:

“Al abandonar el edificio de Excélsior, en Reforma 18, me sentí perro sin dueño. Sin saber qué hacer con mi cuerpo, no había más mundo que el mundo interior. Algo me decía que mi comportamiento en la asamblea que nos había puesto en la calle había sido propio de un cobarde, pero algo me decía que no, que en el momento extremo me había acompañado la lucidez, tocado el periódico de muerte”.

El presidente Echeverría le negó la publicidad comercial al diario, pero no logró que dejara de publicarse. Después, negó todo tipo de propaganda del gobierno para Excélsior.

El periodista Regino Díaz Redondo encabezó una rebelión interna en el periódico, y la destitución de Scherer.

“Se les ofrecía como premio el poder; se les exigía un precio: la traición. Para los ambiciosos, para los resentidos, para los mediocres, no era un precio excesivo; la  operación no era un cohecho más, otro embute […] que valía aceptar clausurando el último temblor de la consciencia”, explicó Leñero.

Fue el 8 de julio de 1976 cuando se realizó una asamblea, en la que  Díaz Redondo, logró que la cooperativa expulse a don Julio. El periodista salió, pero no sólo, ya que varios de sus colaboradores se fueron del diario en solidaridad, entre ellos Leñero y Granados Chapa.

Tras el golpe, Scherer fundó la revista Proceso.

La revista de investigación, que hasta ahora permanece, apareció del 6 de noviembre de 1976. El logo original fue diseñado por Alfonso Rodríguez Tovar. Aunque en un principio se pensó en una foto ampliada de Echeverría, Scherer, Granados Chapa y Leñero acordaron una portada blanca que destacaba tres temas.

El primero se titulaba “El sexenio: las palabras y los hechos”, una revisión exhaustiva del sexenio exangüe de Echeverria. El segundo apartado ofrecía un adelanto de las memorias de Daniel Cosío Villegas, colaborador del Excélsior de Scherer y cuya critica acérrima precipitó la censura del gobierno federal. El tercer reportaje de portada, “Libre expresión: de Excélsior a Proceso”, daba su propia versión de los acontecimientos que propiciaron la ceración del semanario.

Amenazada directa e indirectamente, perseguida por el espionaje y el sabotaje, Proceso se abrió paso entre medios de comunicación y empresas que hacían comparsa a la campaña emprendida por el gobierno de Echeverría contra Excélsior y que se extendió contra la revista.

(Con información de Proceso)

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.