Denuncia que rectora de UV solapa a extranjero

- en Foro libre

Apreciables directivos:

Las siguientes líneas tienen la finalidad de DENUNCIAR  públicamente hechos indignantes  por los abusos cometidos  y  los que se  siguen cometiendo en agravio de nuestra gente, nuestro estado y  de  nuestro país. 

Sara Ladrón de Guevara nada hace por denuncias contra Marco Tulio Aguilera Garramuño
Sara Ladrón de Guevara nada hace por denuncias contra Marco Tulio Aguilera Garramuño

Se trata del individuo Marco Tulio Aguilera Garramuño, de procedencia extranjera, quien desde  su entrada a  territorio mexicano se ha dedicado a lucrar con mujeres,  con quienes  sostuvo, sostiene, o quiso sostener, relaciones sexuales, y a las cuales,  en su pretensión por demostrar el machismo que lo caracteriza y su arraigada misoginia,  ha exhibido públicamente.

Así mismo  se ha beneficiado de la  Universidad Veracruzana, del Estado y de nuestro México,  ya de por sí quebrantado moral, política y  socialmente

Veamos las sinecuras con que cuenta dicha alimaña: por principio de cuentas Universidad Veracruzana le ha solapado  distinciones  especiales, como por ejm., no estar obligado  a registrar asistencia de labores,  pues goza  de absoluta libertad para presentarse a laborar, si quiere, o simplemente no asistir, si no se  le da la gana.

Año con año,  viaja, con recursos de la Institución,  de dos a tres ocasiones a su país a promocionarse o  llanamente a sociabilizar,  dejando de lado las responsabilidades que todo trabajador adquiere al ser contratado por la Institución, y por cuya contratación percibe un sueldo como Investigador. Por si fuera poco se mofa  de quienes se quedan a sacar el trabajo. Que los mexicanitos se ocupen de  talacha, les dice a los empleados adscritos a dicha dependencia.   ¿Ya ven? Eso les pasa por no estudiar. Es otra de sus frases despreciativas, lo que deja a la vista  su enfoque clasista.

En la actualidad  goza de la cofradía de Edgar Alejandro García Valencia, director de la Dirección Editorial de Publicaciones, quien le solapa todo tipo de abusos, como la publicación de libros sin dictámenes previos,  justificación de  ausencias laborales  por largos periodos, etc., (las reglas se hicieron para violarlas -dice Marco Tulio Aguilera-). La pregunta obligada sería ¿Por qué en México  y no es su país? Simple, porque  por menos de las infamias que ha cometido en nuestro México, en el suyo ya le habrían  cercenado el cráneo de un plomazo. Mismo caso de Fernando Vallejo, otro  personaje que  siendo repudiado en su patria se instaló en México  a vomitar  su bazofia. Y otra vez la misma pregunta, ¿Por qué en México y no es su país?

Otro asunto lamentable es que a pesar de que las autoridades universitarias sostienen que existen serios problemas de índole financiero al interior de la institución, tantos y tan serios que en ocasiones no  hay  fondos  para  pagar  en tiempo y forma los sueldos de académicos, personal de confianza, incluso del personal sindicalizado, curiosamente  sí haya   dinero para financiar los hobbies de  dicho gusano pernicioso. Desde hace varios años la  Universidad Veracruzana ha venido financiando   los hobbies de Garramuño, sin ir más lejos en mayo del año pasado  financió la cantidad de $ 8,182.00, (Apróx., el equivalente a 2 quincenas de un empleado cualquiera) para viajar a la Ciudad de Zacatecas a cumplir un caprichito de deportivo.  Privilegios que les restriega en  la cara a sus compañeros de trabajo, para que adviertan el poder del que  goza.

Hay que decir que durante la gestión del Mtro. Agustín del Moral Tejeda, como director de la Dirección Editorial, Aguilera Garramuño  pretendió seguir operando como lo había venido haciendo con las autoridades anteriores, pero Agustín del Moral no cayó  en sus tretas maquiavélicas, todo lo  contrario, le exigió cumplir con  su horario de trabajo y con las labores asignadas de acuerdo a su puesto como corrector,  no como dictaminador, como le gusta alardear. Que Agustín del Moral le exigiera  cumplir con su trabajo ofendió profúndame el kilométrico  ego  de Aguilera Garramuño, quien  halló un  ofensa la imposición del cumplimiento de una labor por la que lo contrató la Universidad. A partir de entonces Aguilera Garramuño se propuso desprestigiar a toda costa la labor  de Agustín del Moral, una labor que el propio rector en turno, Arias Lobillo, elogiaba en cada nueva edición de la FILU.   En reuniones, eventos, en los pasillos, hablaba pestes que iban acompañadas de apodos peyorativos y  que  lanzaba, incluso,  en eventos públicos con la intención de que algún  mal intencionado corriera a contárselo a  Del Moral.  El colmo fue que en la inauguración de una  FILU, frente a invitados importantes y haciendo gala de su ramplona característica, retó a golpes a Agustín del Moral sólo porque Del Moral no había cedido a las peticiones de Garramuño.

Tanta fue la mala leche  de Aguilera Garramuño que tuvo que intervenir  el entonces  rector en turno,  Raúl Arias Lobillo. Arias Lobillo le puso un ultimátum a Garramuño, le advirtió que  Agustín del Moral,  en su función como Director de la  Editorial, se encontraba en libertad de facultades  para levantarle un acta circunstanciada y  que Garramuño corría el riesgo de ser expulsado de la Universidad.  No obstante,  siendo Arias Lobillo de carácter conciliador, le propuso a Garramuño cumplir con sus funciones en un horario donde no tuviera rose con sus compañeros. Así se hizo mientras Agustín del Moral estuvo al frente de la Editorial. Días después de este arreglo Aguilera Garramuño diría a sus “amigos” que Arias Lobillo le había tenido miedo, pues sabía del poder que Aguilera Garramuño ejercía en los medios.

Con la designación de la Dra.  Sara Ladrón de Guevara como rectora de la U.V., y en consecuencia del actual director de la Dirección Editorial, Edgar Alejando García Valencia, Aguilera Garramuño encontró coyuntura. Como serán de viles,  tramposos y mañosos sus procedimientos que ante la designación de García Valencia, el primer movimiento de Aguilera Garramuño fue hacer una investigación a fondo sobre el recién nombrado director de la Editorial, pasando por lo  profesional, pero sin dejar de lado lo personal, así conoce hasta su casa en las Ánimas y detalles que el mismo García Valencia ignora que Aguilera Garramuño domina, sin duda  su  AS bajo la manga.  No obstante la actitud de García Valencia ha sido hacerse de la vista gorda y dejar que Aguilera Garramuño haga y deshaga a su antojo.

Dato curioso: mientras a algunos  académicos con verdadera vocación de servicio, se les regatean los sabáticos,  Aguilera Garramuño  es  uno de los que más Años Sabáticos cuenta en su haber. Sin ir más lejos, hoy en día García Valencia se encuentra gestionando ante la Mtra. Rodríguez Audirac un nuevo año sabático para Garramuño.

No ha sido Agustín del Moral el único contra  quien Aguilera Garramuño ha atentado, entre sus favoritos se encuentra Luis Arturo Ramos Zamudio,   y actualmente  el decano de la Fac. De Letras Españolas, Mario Muñoz, a quien le guarda cierta rabia, será porque Aguilera Garramuño se ha postulado para la obtención del Decano y nomás los encargados de designar dicho reconocimiento  lo consideran inmerecido, ¿por qué será?

Ya en una ocasión Rubén Pabello Acosta había promovido la expulsión del país de Aguilera Garramuño, no únicamente  porque estuviera abusado de las finanzas del estado, también por su carácter inmoral. Hoy en día Aguilera Garramuño fanfarronea argumentando que Pabello Acosta tenía un pasado poco honroso,  y la cola muy larga, y claro,  lo dice ahora  que  los muertos ya no pueden defenderse, pero en su momento cuando Pabello Acosta lo retó, no se defendió. Como el cobarde que es  buscó quien lo defendiera, como ocurrió en aquella ocasión, que con el  amaño  que lo define recurrió a García Márquez (quien  intercedió por él como lo habría hecho por cualquiera de sus compatriotas) , sólo que ahora las cosas han cambiado, tanto Pabello como García Márquez están muertos y Garramuño puede inventar lo que quiera,  lo cierto es que este llamado a las autoridades a que se proceda a la expulsión de Garramuño  es un tema que las autoridades tienen el deber de atender.

No sería raro que ante esta DENUNCIA buscara ayuda de sus “amigos” fecebookianos, (a quienes por cierto manipula a su antojo para que comenten su “obra”)  para que lo defiendan, ya estará dictándoles qué es lo que tienen que decir para salir bien librado.  Garramuño debería entender que las cosas han cambiado y que no puede seguir abusando de un pueblo que está  hasta la madre de lidiar con delincuentes.

Cada vez más los medios de comunicación recalcan los atracos y abusos cometidos por la delincuencia, pero dejan de lado este otro tipo de atracos que también lesionan nuestro país y a veces de peor manera. También los mexicanos tenemos que entender que no podemos seguir dejándonos deslumbrar por el espejito que brilla, detrás del brillo está el atraco artero.  Los mexicanos de todos los estrados estamos obligados a luchar por tener un país mejor, una nueva nación, debemos tener en cuenta que las prácticas clasistas y la discriminación que se ejercen en centros de trabajo, al interior de las aulas, en las colonias, son formas sutiles de violencia, pero que destruyen en lo más profundo a las sociedades. Si seguimos quedándonos callados y permitiendo el solapamiento en el nivel que sea, vamos a seguir reproduciendo los mismos vicios, las mismas corrupciones y eso al único lugar que nos va a llevar es al estancamiento a más discriminación y más tragedia. El problema no es el gobierno, ni la delincuencia organizada, el problema es la indiferencia, es este miedo a levantar la voz y  gritarle a las  autoridades lo que nos está lastimando.

Si seguimos dejándonos deslumbrar por el brillo del forastero marrullero, como el líder que nos va a enseñar el camino, seguiremos repitiendo los mismos esquemas corrosivos. México no necesita extranjeros perniciosos, el  país necesita gente que trabaje en equipo, no individualistas que utilicen –a los mexicanitos- gente solidaria que piense en el otro para hacer equipo, no individualistas que utilicen al de junto sólo para servirse de él. No se trata de ser trepadores, sino de reunir fuerzas que nos beneficien a todos, ser útiles a nuestra sociedad.

Hago un llamado a  las autoridades de este país, al  Gobernador del Estado de Veracruz. Dr. Javier Duarte de Ochoa, a que tome  cartas en el asunto. Que le eche  un vistazo  al maratón de abusos de Marco Tulio Aguilera Garramuño, a los Artículos 32 y 33, son disposiciones especiales en las que se asienta un trato diferencial, en relación al Artículo 32, los mexicanos serán preferidos a los extranjeros en igualdad de circunstancias, para todos los empleos, cargos o comisiones.

La Constitución mexicana selecciona a “extranjeros indeseables” En el artículo 11 garantiza la protección federal contra el “residente de extranjeros indeseables en el país”

La Constitución mexicana proporciona el derecho a particulares de hacer detenciones del ciudadano.

La Constitución mexicana declara que los extranjeros pueden ser expulsados por cualquier motivo y sin el proceso debido. Según el Artículo 33, “el Ejecutivo federal debe tener el poder exclusivo de obligar a cualquier extranjero cuya permanencia él puede juzgar inoportuna y abandonar territorio nacional inmediatamente y sin la necesidad de demanda judicial anterior”

Mientras los Estados no tienen obligación de admitir extranjeros en su territorio, pero sí tienen que aceptar su estancia dentro de su país, siempre y cuando no cometan actos que dañen la moral de sus habitantes, la paz social y no transgredan las leyes que rigen al país.

Los artículos 32 y 33 son disposiciones especiales en las que se asienta un trato diferencial, en relación al artículo 32, los mexicanos serían preferidos a los extranjeros en igualdad de circunstancias, para todos los empleos, cargos o comisiones.

Por lo cual un extranjero es una persona física o moral que desempeña alguna actividad determinada fuera de su lugar de origen, y se encuentra bajo la autoridad del país que lo recibe, según las leyes que en el mismo se aplican.

Firma el escrito.

Marcela Serrano.

Comentarios

  1. Sabian que el apellido LADRON DE GUEVARA proviene precisamente de una familia que tenia otro apellido y que le robaron a un noble que se apellidaba Guevara y que para marcarlos y que nunca se olvidaran que provenían de esa familia de ladrones es como surgió este “ilustre apellido” asi que esta mujer es descendiente de aquellos ladrones por no llamar rateros…

  2. El escrito es el clásico pasquín lleno de resentimientos y envidias, estos casos los debería dirimir la justicia, pero allá es con pruebas y no con insultos. Qué pobreza mental de quien escribe. No más.

  3. Es lamentable que ya haya personas que se dediquen a investigar la vida de los demás, y que solo, como en este caso, traten de sacar un lado feo que en totalidad no existe. Por ejemplo, esta persona debería exponer las tantas cualidades que tiene Marco Tulio como hombre, escritor y colaborador de la Universidad, y por otra parte no denigrar a la rectora que, según noticias, es una mujer derecha.
    Ningún ataque que lleve la forma de este, proviene de un buen sentimiento, ni de justicia siquiera, sino del odio, la envidia y otros complejos. Es una pena. Adelante, Marco Tulio.

  4. Los insultos hablan de quien insulta y no del insultado. Como mujer, además, siento vergüenza de que otra dirima sus diferencias personales con un talentoso escritor, o con el más humilde albañil, de esta forma tan rastrera. Lo único que deja en evidencia es su enorme envidia y una pésima educación, demostrando que lo que natura no da Salamanca no presta. Y por último, pero más grave aún, la xenofobia que destila esta “señora”, junto a la incitación a la violencia que hace, deberían ser atendidas por la justicia y por sus superiores. Semejante panfleto nazi no debería quedar impune.

  5. Este artículo, firmado por la señora Serrano, lejos de generar una animadversión contra el escritor Marco Tulio Aguilera a quien se conoce el medio literario de México y de América Latina, provoca un inevitable sentimiento de pena ajena. Pena por la retahíla de odios y rencores personales que pretenden conducir al exterminio de la persona del escritor. Un lenguaje y una pretensión de la señora Serrano verdaderamente xenofóbica y criminal. Veracruz y la UV no se merecen a estas insólitas “defensoras”.

  6. El señor Marco Tulio Aguilera Garramuño es un profesional apreciado no sólo en México y en Colombia sino en muchos lugares del mundo. Qué paso señora rectora? Tal parece que respira por una herida. Hay que aprender a asimilar los avatares del amor y el desamor.

  7. Comentarios van, comentarios vienen: seguramente aquí opinan personas que le conocen algunas de sus caras, pero quizá no todas.
    Yo no lo conozco (ni lo quiero conocer), pero a veces basta una acción para que la gente “muestre el cobre”. Lo que se dice en la carta para mí es totalmente creíble, ya que el tipo es un barbaján mal educado y para muestra me ha bastado un botón: en cierta ocasión, transitaba en mi auto por una avenida cercana al Museo de Antropología, cuando de repente se apagó mi motor, en lo que lo volví a encender, otro auto atrás paso como pudo, para colocarse a mi costado con el firme objetivo de mentarme la madre con el brazo, a gritos y con el claxon, ¿Donde estaba su educación?, ¿Donde estaba la “filantropía” que pretende reflejar en sus libros?; Yo, ocupado en quitarme del camino, no le presté mucha atención, pero cual fue mi sorpresa al llegar a casa y ver en un libro la fotografía y el nombre del imbécil que me acababa de agredir hacía 15 o 20 minutos a 4 cuadras de mi casa en la Unidad Magisterial…
    A mi me gusta mucho leer, como lector siento que tengo la “obligación” de ser educado; pero si fuera escritor como él, considero que debería tener mayor compromiso por mostrar dicha educación…
    Cuando a uno le falla un coche, o se desmaya a media calle, o sufre un accidente ajeno a nuestro hacer, no es culpa de uno, como para que le mienten a uno la madre por que el auto se descompuso… eso es agresión y violencia en su más baja y estricta forma…. No es posible que este sujeto , que se dice culto y que trabaja en una editorial de nuestra querida universidad, que dictamina ahí los trabajos de otros, y que se supone lee y se cultiva cada día con esa labor, no pueda entender lo que es un accidente y lo que implica!!!…. No sean paleros con sus comentarios y si no van a decir algo realmente productivo y sincero , mejor absténgase de atacar a una mujer… y pongan sus barbas a remojar….
    Nota.- Como aquí estoy diciendo la verdad total y el tipo no es tema importante para mí, no perderé mi tiempo hablando más de él…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.