Veracruzanas contra el machismo

El machismo afecta muy fuerte a mujeres en Veracruz/ foto BBC
- en Opinión

Ana Alicia Osorio/Testigo Púrpura

Las 16 mujeres que son asesinadas en promedio cada mes en Veracruz, han provocado que sean ellas quienes se movilicen para intentar frenar las violencias que viven.

Algunas colectivas, asociaciones civiles, mujeres organizadas y en solitario, intentan poco a poco contrarrestar las violencias en contra de las mujeres.

En un estado con una Alerta de Violencia de Género por feminicidio (y otra por Agravio Comparado en materia de salud sexual), ellas son quienes han ocupado el rol de informar, educar, acompañar, dar refugio y generar estrategias para frenar las violencias.

La Comisión de Fomento de Actividades de las Organizaciones de la Sociedad Civil del Gobierno Federal, señala que en el estado de Veracruz existen 414 organizaciones que buscan “promoción de la equidad de género”.

La educación, preocupación constante

“Muchas veces, no conocemos nuestros derechos y entonces quizá no alzamos la voz cuando nos aqueja una situación de violencia”, sentencia Nancy Torres Castañeda de la Colectiva Colmena Verde en el puerto de Veracruz.

Ellas se conformaron recientemente como grupo en septiembre, cuando coincidieron en el llamado internacional por la legalización de la interrupción del embarazo y se dieron cuenta de la necesidad de articularse.

Las redes sociales han sido su principal método de comunicación que han pasado a la acción con los ejes de educación y cultura con clubes de lectura, tianguis culturales, pláticas con expertas y otras actividades que realizan.

Es precisamente la educación uno de los puntos que establece la Alerta de Violencia de Género que marca que se debe crear una estrategia educativa para ayudar a prevenir la violencia y señala que se deben difundir las líneas de apoyo a las víctimas.

Esas campañas no existieron en las pasadas administraciones estatales, aunque la Alerta está decretada desde noviembre del 2016.

Por eso, las integrantes de Colmena Verde educan para que se conozca la situación de violencia que viven las mujeres pero también que quienes son víctimas sepan sus derechos y las formas en las que pueden ejercerlos.

“Que las personas se informen de temas referentes que nos aquejan a las mujeres de nuestros derechos y también de que podemos hacer entre nosotras para alzar la voz para las que ya no están, que han sido asesinadas, que podemos hacer nosotras para que las nuevas generaciones o las más chavitas sepan que hacer en caso de violencia”, aseguró Torres.

Como ellas, hay otras asociaciones civiles y grupos que buscan a través de pláticas, talleres y diferentes actividades, que las mujeres conozcan sus derechos como primera herramienta para luchar contra los feminicidios.

Nuevas generaciones de feministas

Algunas mujeres cuando son niñas sueñan con ser princesas, pero una princesa debe ser rescatada y ayudada siempre. Por eso el Colectivo Akelarre A. C. creó el “antiprincesas”.

Para estas mujeres en Xalapa, es necesario que las niñas y adolescentes cambien la forma en que son criadas para evitar que se conviertan en víctimas de la violencia.

Ellas son un colectivo que inició en 2010 y a través de los años ha realizado distintas actividades lúdicas y didácticas con jóvenes y niñas.

Allí, según la asociación civil integrada por cerca de 10 mujeres, las jóvenes pueden ir creando lugares donde se sientan seguras y aprender que las mujeres pueden ayudarse unas a otras.

“Que cuando crezcan no tengan que ser tan reaccionarias sino más bien más preventivas  (….) la necesidad de generar espacios donde las mujeres estemos más seguras y no sean como espacios paternalistas donde esperen que nos cuiden sino aprender a cuidarnos, primero cuidarnos nosotras y luego cuidarnos en colectiva”, cuenta Jimena Vía Salinas.

Ella asegura que buscan que las jóvenes creen un proyecto de vida, conozcan sobre su cuerpo, el amor romántico, el feminismo y se den cuenta que no están solas en caso de vivir alguna violencia.

“Nuestra finalidad es generar cuadros feministas, la generación de incidencia feminista dentro de la compas (…) es realmente generar una experiencia, los talleres que generamos no pretendemos que sean una actividad educacional sino que realmente creemos en la experiencia”, afirma.

En búsqueda de la justicia

Los servicios de personas expertas en leyes tienen un costo, aunque quien lo requiera sea la víctima de los delitos. Por eso algunas abogadas se han establecido en grupos o en solitario para dar asesoría jurídica y acompañamiento.

Ese es el caso de Abogadas con Perspectiva, un grupo de licenciadas en derecho que acompañan de oficina en oficina a quienes quieren interponer una denuncia o necesitan una guía para enfrentar un proceso judicial.

Otra de las abogadas que apoya mujeres, es Esmeralda Lecxiur, quien ha tocado puertas por casos de víctimas de feminicidio. Ella logró que por primera vez en el estado de Veracruz se ofreciera una recompensa por un presunto feminicida que está prófugo de la justicia.

El acceso a la justicia fue otro de los puntos que aborda la Alerta de Género por feminicidio, por lo que  la Fiscalía General del Estado debe elaborar protocolos, capacitar al funcionariado y crear una unidad especial para investigar estos delitos. Las primeras dos tienen un cumplimiento parcial y la última no se ha realizado.

Sin embargo para muchos casos la justicia no se ha logrado. Tal es el caso de Pilar Argüello que ha llegado a instancias internacionales de la mano de un grupo de veracruzanas que forman la asociación civil Equifonía.

Por su trabajo, la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (Cedaw) ordenó a México reabrir la investigación de la joven asesinada hace poco más de 6 años, presuntamente a manos de su novio quien a pesar de haber confesado salió en libertad.

Aunque el caso no se ha aclarado y Pilar no ha obtenido justicia, ellas siguen insistiendo por los medios legales para evitar que sea uno más en la impunidad.

Así el refrán de “las mujeres juntas ni difuntas” es desmentido por estas y muchas otras mujeres que han encontrado en la organización la forma de luchar contra la violencia de género.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.