Crece en México insuficiencia renal, cada año se diagnostican 40 mil nuevos casos, 14 mil en lista esperan un riñón

EN México ya hay epidemia de insuficiencia renal provocada por la diabetes, obesidad e hipertensión. Tu puedes salvar tus riñones tomando agua, haciendo ejercicio y depurando tus riñones al menos dos veces por año...
- en Salud

Ciudad de México.- La mala dieta que llevan los mexicanos, vida sedentaria, falta de ejercicio, exceso en el consumo de bebidas azucaradas con gas, exceso de consumo de alcohol, drogas, bajo consumo de agua limpia, epidemia de obesidad, diabetes, son los principales causantes de la Insuficiencia Renal que en México, mantiene una estadística de 40 mil nuevos casos de insuficiencia renal crónica cada año.

Lo anterior, de acuerdo al Sistema de Datos de la Enfermedad Renal de Estados Unidos, lo que coloca al país como uno de los de mayor incidencia a nivel mundial y alerta a la población para que realice acciones que le lleven a cuidar la salud de sus riñones pues ya es alarmante el número de personas que cada año, están demandando un trasplante de riñón como consecuencia de la Insuficiencia Renal-

Les compartimos esta historia real:

A los 11 años Paola Edith Jaguey Vázquez fue diagnosticada con diabetes tipo 1, insulinodependiente, con hipotiroidismo. Cuando tenía 19 y luego de perder a un bebé le detectaron insuficiencia renal.

En el marco del Día Mundial del Riñón, Paola relata a Efe que acudió a todos los remedios de herbolaria para tratarse pero no le sirvieron de nada, así que llegó al hospital para comenzar con su hemodiálisis desde los 24 años.

Si haces ejercicio, tomas agua en lugar de refrescos, te alimentas de frutas y verduras, no tendrás diabetes, obesidad ni hipertensión, principales causas de la insuficiencia renal

Prácticamente perdió la vista y la audición por la presión alta, tenía anemia y no podía hacer nada, estaba en sillas de ruedas porque no podía ni caminar.

“Me dijeron que no iba a durar mucho porque como soy paciente con diabetes, todo se complica”, narra y confiesa que durante su adolescencia nunca tuvo los cuidados necesarios para su diabetes.

Cuando fue atendida en el Centro Médico Nacional Siglo XXI del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) le dijeron que debía comenzar el protocolo de donación de riñón.

Sin embargo sus padres no pudieron ser los donadores ya que uno “es gordito” y la mamá es también diabética.

Su exesposo se convirtió en el donante; tras siete meses de varios estudios, Paola fue sometida a una cirugía y recibió el riñón que necesitaba.

Todo iba bien. Paola dejó atrás el cansancio extremo, recuperó la vista y la audición que había perdido a causa del daño renal, así que planeó tener un bebé.

Al quinto mes de embarazo comenzó a tener mucho vómito, los doctores le dijeron que era normal pero sus niveles de creatinina indicaron que su riñón ya no estaba funcionando.

“Ya no me dejaron salir del hospital porque era muy peligroso para el bebé que las toxinas le llegaran, me hemodializaban a diario, estuve internada durante dos meses y mi hijo nació a las 30 semanas porque además tuve preeclampsia”, recuerda.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.