Creador de la serie Dark anuncia que solo habrá más temporada y que los fans de América Latina son “muy malos”

Bo Odar confiesa que la presión de los seguidores estuvo a punto de acabar con esta temporada, la penúltima, pues confirma que solo habrá tres.

Por María D. Valderrama

Cannes. (EFE).- Devorado por la presión de los fans, el creador de la exitosa serie alemana Dark, Baran Bo Odar, confiesa que tuvieron que tirar el primer guión de la segunda temporada y dejar de pensar en satisfacer a los seguidores, “que pueden llegar a ser muy malos”, especialmente en América Latina.

“Estamos intentando ser rápidos pero los fans pueden llegar a ser muy malos a veces. Lees todo el tiempo ‘¿cuándo va a llegar la segunda temporada? ¿cuándo va a llegar?’”, contó el director suizo en una entrevista en Cannes esta semana, donde fue presidente del jurado en la segunda edición del festival Canneseries.

Bo Odar se lleva las manos a la cabeza y arruga el gesto para acusar, con cierta humildad, de una impaciencia malsana a los seguidores de la serie, que se están “volviendo locos esperando la segunda temporada, especialmente en América Latina”.

Me honra que esta gente esté esperando la segunda temporada, pero no es normal”, añadió el director, que detalló que la plataforma dará a conocer la fecha de lanzamiento de esta segunda parte en dos semanas.

La serie, creada por Bo Odar y su mujer, Jantje Friese, arranca con la desaparición de un niño, un drama que afectará a cuatro familias unidas a través de varias generaciones por un misterio que afecta al pequeño pueblo en el que viven.

Esta ficción sobrenatural, primera serie original de la plataforma en alemán, ha sido una revelación y no solo para el público. El suizo confiesa que, con su triunfo, se dieron cuenta de que no eran las únicas personas “oscuras” del mundo.

“Es una historia muy personal para nosotros, es el mundo que mi mujer y yo hemos creado, cómo vemos el mundo y lo que nos ocurre. Creíamos que éramos los únicos interesados en este tipo de cosas y resulta que hay adolescentes en Argentina que lo ven de la misma manera”, dice.

Pese a sus similitudes con otro bombazo, Stranger Things, Dark consiguió una notable celebridad con su primera temporada, en 2017. Y Bo Odar y su mujer Jantje Friese, los creadores, pueden presumir de haber logrado que millones de personas de todo el mundo sigan una serie en alemán. No era fácil.

Hasta hace unos meses, la plataforma, que cuenta con 139 millones de usuarios, no difundía sus datos de audiencia, pero las primeras revelaciones sobre los 20 millones de hogares que vieron Élite o los 40 de Sex Education ofrecen una panorámica más clara sobre el eco que pueden llegar a tener sus difusiones.

Con los nuevos capítulos a punto de caramelo (“un fin de semana más y terminamos”), Bo Odar confiesa que la presión de los seguidores estuvo a punto de acabar con esta temporada, la penúltima, pues confirma que solo habrá tres.

“Tras el éxito de la primera sentimos mucho más la presión. Estábamos literalmente obsesionados leyendo todas las teorías de los fans en internet y durante tres semanas intentamos crear algo que les gustara, pero nos dimos cuenta de que lo que estábamos haciendo no era bueno. Lo tiramos todos y nos dijimos, vamos a pensar que nadie ha visto Dark, ¿qué historia deberíamos contar?”, y con esa se quedaron.

Asumiendo que “no todo el mundo estará contento”, el director, considerado uno de los más prometedores del momento, dice que están orgullosos del resultado.

Algunas de las series que vienen, presentadas en Cannes durante el festival o en el mercado MIPTV, muestran que la tónica general apunta ahora a la ciencia ficción, el misterio y todo tipo de universos casi apocalípticos. ¿Coincidencia?.

“El mundo está en un momento muy oscuro. Si hablas con las generaciones más jóvenes sobre sus problemas y a lo que se enfrentan nadie sabe qué va a pasar. Todo el mundo piensa que el mundo se va a acabar entre el cambio climático y Donald Trump”, señala.
Él, en cambio, relativiza y cree que el “ser humano es demasiado vago” por lo que “nada acabará pasando”, pero considera que estos momentos son claves para la creación.

“En Hollywood cada vez que hay un mal presidente se hacen mejores películas”, sentencia.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.