Otra forma de parir es posible

- en Opinión

Por Alba Valdez

Cuando Miriam entró al Hospital “Pedro Coronel” del municipio de Las Choapas, ya sabía todo lo que iba a sufrir para que su hija naciera; ahí había nacido su primer hijo y su experiencia había sido poco grata con el trato que recibió del personal médico, sin embargo, no contaba con recursos para irse a un hospital privado.

Tenía apenas un centímetro de dilatación y menos de una hora de haber ingresado, cuando la médica que la atendió la quería obligar a firmar la autorización para realizarle una cesárea. Como ella se negó y decidió esperar, le dijeron que no podía estar adentro hasta que su bebé estuviera por nacer y la sacaron de la sala.

“En el hospital me canalizaron toda mal, me lastimaron mi brazo y aparte la misma doctora que a fuerza me quería meter a hacer una cesárea, me decía que mi bebe no iba a poder nacer normal, y yo le pensaba, pero ella bien aferrada que yo lo tuviera por cesárea. Debido a eso yo me tensaba y por eso no dilataba, tenía mucho estrés. Como me negué me dijeron que no podía estar ahí que esperara afuera porque ahí dentro ocupaba espacio y me sacaron, por decir así”, narra.

Aunque Miriam no lo denunció ante las autoridades sabía que eso era violencia obstétrica; de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica en los Hogares (ENDIREH 2016) del INEGI, el 35.9 por ciento de las veracruzanas que ha tenido un hijo la ha sufrido.

Cuando se preparaba para salir del Hospital, Miriam y su mamá se enteraron que atrás del nosocomio había una Posada de Atención a Mujeres Embarazadas (AME), sitio que hasta ese momento era desconocido, pero le informaron que ahí podía llevar a cabo todo el proceso de su parto con un trato digno, un trato humanizado.

Las Posadas AME, son espacio físico ubicado cerca de un hospital, que cuenta con camas, cocina, baño, patio/jardín, estancia y centro de lavado para que las mujeres que viven a más de dos horas de un servicio de salud, y que requieren atención especializada durante el embarazo, parto o cuarentena, puedan recibir hospedaje y alimentación junto con sus hijos y/o familiares durante el tiempo necesario de manera gratuita.

Las personas que atienden a las mujeres en la Posada AME pueden ser pasantes de enfermería, trabajo social o psicología en servicio social, parteras, auxiliares de salud, personal del DIF, voluntarias del hospital, de organizaciones no gubernamentales o de la propia comunidad, que cubren las 24 horas del día. El personal médico y de enfermería del hospital supervisará dos veces al día el estado de salud de las mujeres hospedadas en la posada.

Las Posadas AME fueron implementadas en 2011, en la administración de Javier Duarte de Ochoa, para mejorar el trato hacia las mujeres que se encuentran en trabajo de parto, de acuerdo con el Manual para la Implementación y Operación de Redes Sociales en Salud Materna en el estado de Veracruz.

De acuerdo con el informe de Salud Materna y Perinatal emitido por la Secretaría de Salud con fecha de 2014, solo se cuenta con 10 Posadas AME en toda la entidad: Pánuco, Misantla, Yanga, Oluta, Minatitlán, Tonalapán, Papantla, Poza Rica, Altotonga, Ixhuatlán del Sureste.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.