Ebrard, un moderado definiendo la sucesión.

Marcelo Ebrard sabe hacer su trabajo en Relaciones Exteriores
- en Foro libre

«La ironía de la historia es inexorable»:  Barbara W. TUchman.

Sandra Isabel Jiménez/Alfiletero.

Xalapa, Ver. 10 de junio.- El canciller mexicano, Marcelo Ebrard se coloca por encima de moderados y radicales al interior de Morena, en una carrera por la candidatura presidencial.

Y se convierte en el mensaje político de una postura presidencial de moderación al interior y exterior del país.

El último acuerdo obtenido con los Estados Unidos que encabezó el canciller, evitó una contracción económica de proporciones mayúsculas.

Detuvo la aplicación de un arancel del 5 por ciento a todos los productos mexicanos por parte del gobierno de Trump que, de no haberse hecho, hubiese generado una caída del Producto Interno Bruto y una contracción económica en nuestro país.

La acción de Ebrard tuvo una repercusión en las piezas de la sucesión, el juego político y la maduración de un perfil de un gobierno que tenía la ambigüedad de ser radical o no.

El Presidente le dice al mundo que su gobierno es  moderado y pragmático.

El mandatario mexicano, después del acuerdo con Estados Unidos, difundió en sus redes una fotografía con Marcelo Ebrard en un tono de operación conjunta para el logro de estos avances.

Después convirtió a Marcelo Ebrard en orador principal en la concentración de Tijuana y, como si todo ello no fuera suficiente, lo llevó a su conferencia de prensa éste lunes, donde (a diferencia de otros precandidatos con ese mismo apoyo),  supo explotar, mostrando capacidad.

Dueño del escenario en la conferencia mañanera, Marcelo Ebrard recordó que tiene la estatura y la preparación de la que muchos radicales carecen.

Los radicales, en cambio -que tienen como candidata a Claudia Sheinbaum-, se niegan a mirar que el afecto de la familia presidencial a favor de la precandidata, no es suficiente para que sea una aspirante a la Presidencia, a la altura de los retos del país.

Sheinbaum tiene el desafío de separarse, en términos de imagen pública, de la familia del Presidente y de brillar por si misma.

Difícil, si se observan las encuestas que muestran como llegó al poder de la mano de la figura de López Obrador.

¿Podrá sin ese respaldo?, ¿triunfará en un proyecto por si misma en una ciudad donde los índices de violencia crecen?.

Rocío Nahle por su parte, sólo tiene la esperanza.

La esperanza que todo le salga bien con la refinería de Dos Bocas.

Y la esperanza es un bien muy importante en la filosofía.

Pero en política la esperanza es azar.

Y entonces ahí, conviene rezar.

Por lo pronto, el Presidente lleva al mundo su posición moderada y en ello se construye un nuevo partido.

“Escuchen, radicales de izquierda, que para mí no son más que conservadores”, dijo el Presidente en un mitin en Cuautla, Morelos.

Sus palabras las está llevando a la práctica.

Mientras tanto, Ebrard será el representante de México en la reunión del G20 donde recibirá toda la cobertura mediática y la oportunidad de mostrar de que está hecho.

El México del futuro se está contruyendo.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.