Baile masivo en Chihuahua para demostrar que es la capital del Country

Chihuahua, Chih. (SinEmbargo).– Son las once de la mañana. El sol ya está en lo alto y no da tregua. El termómetro marca 33 grados centígrados, pero la gente está en pie y animosa, ha estado así al menos dos horas, ensayando y practicando para el reto: bailar simultáneamente las canciones “Good Time” de Alan Jackson, “No Rompas Más” y “Payaso de Rodeo“, estas dos últimas popularizadas por el grupo chihuahuense Caballo Dorado.

Botas, texanas y cintos con hebillas grandes y brillantes portados por “vaqueros y vaqueras” se alinean sobre un camino peatonal. La multitud baila sonriente. Son los mismos pasos coordinados al ritmo de música country. La línea humana alcanza al menos 3 kilómetros y logran su reto: miles de personas bailando country al mismo tiempo. Es así, como los presentes han dejado en claro por qué Chihuahua es llamada la “Capital del Country en México”.

Para lograr el desafío, varias camionetas pick ups y vehículos con grandes bocinas fueron colocados en diversos puntos para sintonizar la estación de radio que trasmitió el evento, ponía la música y donde daban las indicaciones.

Niños, niñas, adolescentes, jovencitas, jóvenes, adultos y gente mayor acuden al llamado. La mayoría pertenecen a escuelas o ballets de country.

Uno de los objetivos es posicionar a Chihuahua en el escenario internacional del country, explica Armando Velázquez, promotor y locutor del género desde hace 25 años.

Además, agrega el promotor, este evento fue observado por el mismo Alan Jackson –uno de los iconos del género musical–, quien lanzó el Good Time Dance Line Challenge en Estados Unidos.

“También es para que Alan Jackson lo vea, porque nos lo pidió. Le vamos a mandar el material, porque es un artista que siempre ha querido venir a México, pero todavía creen que no nos gusta esa música. Hemos tenido contacto de él en Nashville, porque hemos estado tratando de invitarlo a México”, platica Velázquez.

No es la primera vez que Chihuahua hace un evento similar. En 2010, también se congregaron  cientos de personas en una vialidad y bailaron “No Rompas Más”, el cover de la canción “Achy Breaky Heart” de Billy Ray Cyrus, pero que fue popularizada en México por el grupo Caballo Dorado.

La asistencia que tuvieron en 2010 a la de hoy, muestra que el auge del country en Chihuahua sigue al alza.

“Esta vez tuvimos una asistencia tres veces más que en el 2010, en ese entonces fue solo una canción, ahora fueron tres”, destaca Armando Velázquez.

Se estima que en esta ocasión participaron al menos 2 mil personas, estableciendo solo una marca nacional, ya que el récord mundial lo tiene actualmente Japón, quienes lograron juntar a más de 14 mil personas que bailaron “Good Time”.

UN ESTILO ARRAIGADO

El género country ha tenido gran aceptación en la ciudad y el estado Chihuahua, región norteña que destaca por su actividad ganadera.

Sin embargo, el country va más allá del rancho, los caballos y el rodeo: “es un estilo. No necesitas tener ganado y ranchos para usar botas, sombrero y escuchar country”, aclara Armando Velázquez.

“Es ya un estilo de vida, además lo padre de esto, del country, es el ambiente muy familiar y bonito, es de mucha unión. Somos como una familia, es estar unidos acompañarnos en las presentaciones, no marcar diferencia en edades, tamaños o como bailas”, comparte emocionada Abbi Valdiviezo, una adolescente chihuahuense, que lleva al menos siete años en el baile de este género.

“Vives con la ideología de ser vaquero, pero en la ciudad; la diferencia es que muchos no tienen caballos, rancho, pero no es difícil tener la vestimenta y escuchar la música”, reitera Velázquez.

La cultura country lleva décadas en Chihuahua, al menos desde de los 70, y no se descarta que en los 60, según expone el locutor.

Era casi el verano de 1980, justamente en junio cuando se estrenaba el largometraje Urban Cowboy (Vaquero de la Ciudad), donde John Travolta interpreta a Bud Davis, un joven vaquero que se muda a Houston, halla empleo en una refinería y comienza  a frecuentar un bar de música country, Gulleys, donde conoce y se enamora de una chica llamada Sissy.

La película fue un parteaguas y generó una “fiebre” de la cultura country en Chihuahua, coinciden Armando Velázquez y  Menny Figueroa, maestro  de la escuela Cheyenne´s country club.

“Cuando llegó la película Urban Cowboy a muchos, incluido un servidor, nos llamó la atención”, comentó Menny Figureoa, bailarín  por más de 32 años.

Debido a ese boom y moda, a finales de 1980, aproximadamente, una estación de radio por AM, El Lobo, programaba algunas canciones country, “pero el mercado aún era muy desconocido”. La programación country en esa radio solo duró cuatro años, relata Velázquez.

En las discotecas tocaban un poco de country, “cuatro o cinco canciones, las más populares, no había mucho de dónde agarrarse, y si querías música o comprar música country, a fuerzas tenías que ir a Estados Unidos”, detalla el locutor.

Fue en el año de 1985 cuando se abrió un pequeño salón, “El Aristos Country”, recuerda  Menny Figueroa, quien desde el 2000 da clases de country y estableció su escuela en 2004, Cheyennes, convirtiéndose en uno de los pioneros, aunque no el iniciador.

Marco Zaragoza, fue el primero en colocar una escuela country en Chihuahua en los 90. En esa misma década, en 1995, Armando Velázquez inició con un programa de música country (actualmente llamado Nashville Conexión), el cual, ha mantenido en todo este tiempo.

Actualmente existen al menos 30 academias, ballets o escuelas de baile country en el estado de Chihuahua.

El locutor convirtió el género en su vida misma, y lo ha promovido al grado tal que en 1998 fue invitado a un viaje para conocer a Shania Twain, porque en ese año Chihuahua fue uno de los lugares donde más se vendieron sus discos.

El trabajo de promoción de la cultura country ha seguido extendiéndose hasta lograr posicionar a Chihuahua como mercado en la industria y que sea ese lugar denominado como “la Capital del Country”.

“Porque Chihuahua es la primera y única ciudad que tiene un Festival Country, que ya lleva 14 años desarrollándose y que sigue teniendo el apoyo de la iniciativa privada y de Gobierno. Somos un mercado e industria también que representa ventas en las plataformas digitales, ya sea las disqueras, o los artistas, y porque es un lugar donde ya produce: de dos agrupaciones teníamos -de música country, Caballo Dorado y 8 Segundos, ahorita ya hay como diez”, dice Velázquez.

Finalmente, Menny Figueroa comenta que el gusto por el country empieza a expandirse, pues ya hay academias de baile sobre este estilo en Sonora, Zacatecas, y Aguascalientes.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.