Llama IMSS a derechohabientes revisarse hígado 1 vez por año para evitar hígado graso, hepatitis, cirrosis y cáncer

Si tienes hígado graso estás predispuesto a hepatitis A,B, C, cirrósis y cáncer de higado, evita contagios, revisa tu hígado al menos una vez por año
- en Salud

Xalapa, Ver.- El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuenta con las pruebas diagnósticas de laboratorio e imagenología para la detección y diagnóstico temprano de la hepatitis, así como el tratamiento específico de acuerdo con la causa del tipo de padecimiento, por lo cual se invita a las y los derechohabientes a que acudan al módulo PrevenIMSS de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) correspondiente para una revisión anual.

El coordinador Auxiliar de Vigilancia Epidemiológica en la Delegación Veracruz Norte, doctor José Artemio Cruz López describió a la hepatitis como una enfermedad que consiste en la inflamación del hígado, cuyas causas son diversas y puede presentarse de forma aguda y  persistir algunos días o semanas, en cambio la crónica puede durar  semanas o incluso años.

Este padecimiento tiene diversas causas, pueden ser por: sustancias toxicas (alcohol, ingesta de medicamentos o picadura de alacrán); las autoinmunes (nuestro cuerpo se “auto ataca”); por hígado graso, asociado a la alimentación y las infecciosas relacionadas con parásitos y virus, que son las más comunes.

La hepatitis A y la E son causadas generalmente por la ingesta de agua o alimentos contaminados; las  B, C y D se producen por el contacto con secreciones corporales infectadas; las formas más frecuentes de transmisión de estas últimas son la transfusión de sangre, los procedimientos médicos invasores con equipo contaminado; en el caso de la hepatitis B, la transmisión de la madre a hijo durante el parto y también por contacto sexual sin protección.

Para la prevención de la hepatitis parasitaria, se recomienda desinfectar adecuadamente las frutas y verduras que se consumen crudas, el lavado de manos después de ir al baño y antes de comer.

Para reducir el riesgo de  contraer la hepatitis A, siempre hay que  lavarse bien las manos después de usar el baño y cuando entre en contacto con la sangre, heces u otros fluidos corporales de una persona infectada., además de evitar alimentos contaminados y agua no potable.

Las medidas en contra la hepatitis B y C son no compartir artículos personales como rastrillos de afeitar, cepillos de dientes, agujas para inyectarse; limpiar los derrames de sangre con una solución que contenga una parte de blanqueador por nueve de agua.

No hacerse tatuajes ni perforaciones (piercing) en el cuerpo con instrumentos que no hayan sido esterilizados apropiadamente; mantener una vida sexual responsable por medio del uso de preservativos; vacunarse contra hepatitis.

Para la prevención de las hepatitis toxicas, hay que evitar o disminuir el consumo de alcohol y complementos alimenticios, además de no ingerir medicamentos sin valoración médica, apuntó por último el epidemiólogo Cruz.

 

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.