Muere el artista veracruzano Francisco Galí; en sus últimos días luchó contra el IVEC por despido injustificado

Francisco Galí pintor
- en Cultura

Por Jorge A. González/

Veracruz, Ver. Falleció el pintor y museógrafo veracruzano Francisco Galí Malpica tras años de padecer una enfermedad causada por el excremento de palomas, misma que le provocó fibrosis pulmonar y a su vez insuficiencia respiratoria.

El artista del grafiti sobrevivió a la injusticia laboral al ganar (recientemente) una demanda de carácter laboral al Instituto Veracruzano de la Cultura, después de que le fueron suspendidos sus honorarios al no presentarse a laborar.

No obstante, por su padecimiento le fue otorgada por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) su incapacidad de por vida, que en un inicio no le fue reconocida por el IVEC.

A pesar de sus condiciones de salud y consciente del desenlace que tendría su enfermedad, sus últimos esfuerzos en su lucha laboral (aún incapacitado) fueron para dejarle algo a su viuda Patricia Gómez de Gali; y así ganó su última prueba de vida.

El artista

Con la partida del artista se va el pintor que más impulsó en su obra nuestra carga histórica y herencia genética como es la tercera raíz: la negritud. Se apaga la luz de un personaje que dejó huella no sólo en el que hacer museográfico, sino en el artístico con su obra y colecciones individuales.

Su trabajo de mayor reconocimiento fue el proyecto de las pintas de las bardas abandonadas, que él recuperó con el mensaje de la fusión de “la negritud y el jarochismo”.

Hasta la fecha quedan reminiscencias en algunas partes de la ciudad, en bardas que trazó a mano con la ayuda del aerosol, donde deja ver los rasgos característicos del porteño y su lenguaje; aunque su principal figura fue la mujer jarocha, de ojos “pispiretos”, caderas prominentes y miradas encantadoras.

El pintor nació el 12 de abril de 1951 en la Beneficencia Española, aunque a sus nueve años de edad su familia se muda a la ciudad de México por un periodo de 30 años.

Ahí toma clases de dibujo con el maestro Cayetano Aviña, para 1970, en su etapa de juventud, decide estudiar la carrera de médico veterinario que cursa en la UNAM. Más tarde en Veracruz, ya como museógrafo del IVEC, toma clases de dibujo con el reconocido artista Israel Barrón.

Quien fuese hijo de padres cubanos y madre tlacotalpeña, falleció la madrugada de este jueves a los 68 años de edad, al lado de su esposa “Paty” quien siempre lo acompañó en los mejores momentos de su vida, pero también en el más difícil de su existencia: su partida. Descanse en paz, Francisco Gali Malpica.

Su obra urbaba/Plumas Libres

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.