Exigen renuncia del titular en Jurisdicción Sanitaria de Orizaba Adrián Baruch por presuntos desvíos de recursos

Orizaba, Ver.- Considerado un neofito en el menester de la administración pública, personal administrativo de la jurisdicción sanitaria número siete con sede en la ciudad de Orizaba, denunció de forma anónima al titular de esta, Adrián Baruch Alanís García, y es que desde su llegada los desvíos de recursos y la falta de operatividad en su cargo a provocado escasez en medicamentos y suministros.

Los denunciantes, dijeron que Adrián Baruch tomó protesta en el mes de junio del año en curso, es médico cirujano de profesión, llego a la Jurisdicción Sanitaria procedente del Centro de Salud de Corral de Piedra, perteneciente a la jurisdicción de Córdoba,  en donde se desempeñó como director, a su paso por ese lugar fue señalado de prepotencia y mal trato a los usuarios, inclusive de vender hasta las cajas de paracetamol.

Su arribó sucedió después de que el doctor Alberto Hernández Rivera, fuera acusado de prepotencia y negligencia médica.

Desde su llegada Baruch Alanís marco su arribó al negar el apoyo que le ofrecía la líder sindical Ángela Soto Maldonado, de quién se jacta ser su ahijado y consentido, pues en ese entonces no acepto el equipo de trabajo que le habían impuesto, colocando como Administradora a Sandra Torres Sánchez, señalada de causar diversos desvíos económicos en esta dependencia. Situación que derivó en su remoción el pasado viernes, cuando personal de vectores trabajo bajo protesta por la falta de recursos materiales.

Junto con Sandra Torres, también fue removido Ignacio Tzopil encargado del área de financiera y  Aldo Antonio Hernández Ávila, recién egresado de la Universidad Veracruzana, quien por ser amigo de la infancia, fue colocado en el área de recursos materiales, formando así la triple manía que ocasionó una serie de tropelías, entre las que destaca pedir moche al personal de base o adscrito a la Jurisdicción Sanitaria, vender medicamentos a farmacias particulares, ocasionando el desabasto que a derivado en no poder tener ni paracetamol, para atender la demanda que se tiene ante los múltiples casos de dengue que colocan a Orizaba entre los primeros lugares.

Después de los despidos de Sandra Torres e Ignacio Tzopil, rechazo a las personas que designó el director administrativo, Jorge Eduardo Sisniega Fernández, concuño del ex diputado priísta Silvio Lagos Galindo.

Es de señalar que la Jurisdicción Sanitaria número 7 tiene previsto la acreditación de tres centros de salud,  aunque gracias a la ignorancia de Baruch Alanís está podría irse por la borda, pues el desvío de recursos mantiene inmovilizado al personal que tiene que supervisar las clínicas, denunciaron inconformes.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.