Mintofsky se quema

Roy Campos se anda quemando por sus encuestas a modo
- en Opinión

Jorge A. González/Tras telón

La calificadora Consulta Mitofsky reveló que el gobernador de Veracruz Cuitláhuac García Jiménez es uno de los mejores evaluados durante el mes de septiembre.

Y por si fuese poco reiteró que en sus encuestas posee el mejor desempeño en comparación con los 32 gobernadores del país con un 41 por ciento de aceptación.

No conforme con la evaluación estadística, considera que la proyección es que concluya el año como uno de los mejores gobernadores por su lucha frontal contra la corrupción y el buen manejo de las finanzas públicas.

Para nadie es un secreto que las encuestas son y serán para quienes las pagan, y es que en los paquetes va incluida la encuesta real y la encuesta a modo, obviamente la que favorece al mandatario es la que se publica.

Y es que justamente resulta necesario que alguien le crea al gobernador, porque la credibilidad se construye en un trayecto que comienza con la palabra y termina con los hechos.

Es evidente para los veracruzanos que el gobernador posee una tremenda falta de madurez y sobre todo oficio político, lo que en el lenguaje coloquial se le denomina “falta de tablas”.

Si algo es impredecible es la política, puede existir un gabinete inepto y un gobernador brillante, o viceversa, pero en ambos casos las cosas no saldrán bien, la gobernabilidad es un trabajo de equipo, acuerdos y consensos.

Y es que la administración de García Jiménez es como un rompecabezas que no termina de embonar sus piezas, y cada vez se cae en el error tras error, pero no se corrige, es más, se agrava.

El mandatario estatal emana una inseguridad tremenda en su presencia física en los eventos públicos, además de su falta de elocuencia, don de la palabra y bagaje cultural.

Y es que en política no valen las buenas intenciones, el pueblo juzga, exige y no espera un “pero” como respuesta.

A falta de resultados la estrategia del gobernador es posicionarse por las vías fáciles, a través de las falsas percepciones que nos brindan las encuestas.

La actual administración atraviesa por una crisis no sólo de ingobernabilidad y falta de eficacia, también de credibilidad, y esta sí cuenta mucho en términos electorales.

Al gobernador se le ha salido de las manos la situación del dengue, la federación confirma ya a Veracruz como el primer estado con mayores casos, sumado los 15 decesos por arriba de Jalisco con 13.

El tema de la inseguridad es una avalancha que no puede contener, en el norte, centro y sur del estado, seguro se cuentan de 2 a 5 muertos diarios; sin contar las 16 mujeres asesinadas en lo que va del año en la capital Xalapa.

La falta de medicamentos en el sector salud es recurrente, y las protestas de los padres de familia con pacientes de cáncer infantil en la Torre Pediátrica es una muestra más de la inoperancia de la Secretaria de Salud.

Continúan en incertidumbre cientos de familias que no encuentran a sus familiares ante la indiferencia de una Fiscalía General “autónoma”, recién ultrajada por el ejecutivo estatal, mientras los colectivos con sus propios medios continúan encontrando fosas y restos humanos.

En el campo las plagas han afectado el 50 por ciento de los cultivos, sin que exista un plan de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca (Sedarpa).

Y podríamos seguir sumando datos que nos permiten apelar al sentido común de los veracruzanos, de que un gobernador como el de Veracruz difícilmente tendría una aprobación genuina, legítima, ante la evidente falta de juicio, sensibilidad y tacto político para gobernar.

Nos leemos hasta la próxima.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.