Al menos 6 de cada 10 mujeres enfrentan en México algún tipo de violencia revela experto

Elevado en México el índice de mujeres que sufren violencia psicológica y emocional
- en Salud

Ciudad de México, 5 de noviembre de 2019.  Al presentar la investigación Análisis y tratamiento conductual cognitivo de la dependencia emocional en mujeres victimas de violencia, a estudiantes de Psicología de la Universidad del Valle de México Campus Chapultepec, el Dr. José Anicama, Decano de la Universidad Autónoma de Perú, advirtió que se ha incrementado en los últimos tres años el índice de mujeres con dependencia emocional, un problema que se asocia directamente con el aumento de la violencia contra ellas.

El Dr. Anicama ha estudiado la situación de Dependencia Emocional y Conflicto de Parejas desde 2013 en Perú, pero afirmó, los problemas detectados también han crecido a nivel mundial. En Perú, la dependencia emocional subió de 28.4 a 35 por ciento.

Explicó que la correlación entre el aumento de la dependencia emocional y la violencia hacia la mujer, se debe a que, en estas circunstancias, la mujeres son más sumisas, más dispuestas a hacer lo que les pide su pareja y en este accionar, la otra persona aprovecha la situación, las manipula, las violenta y utiliza la fuerza o la coerción para dominarlas. En el caso de México, aunque no dio cifras sobre dependencia emocional, se sabe que al menos 6 de cada 10 mujeres han enfrentado un incidente de violencia, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas. 

El investigador detalló que en su última investigación en Perú reunió una muestra de mil 800 jóvenes de universidades públicas y privadas de entre 14 y 40 años de edad; además utilizó alrededor de 50 muestras clínicas de mujeres dependientes víctimas de violencia, que acuden a los centros de emergencia o de atención a las mujeres que viven esta situación en Perú.

El especialista explicó que la dependencia emocional es una clase de respuesta aprendida que expresa el organismo en sus diferentes modos de interacción con el ambiente: autonómica, emocional, motor, social y cognitivo.

Agregó que con base a las numerosas investigaciones que ha realizado, desarrolló la Escala de dependencia emocional ACCA (Anicama, Cirilo, Caballero y Aguirre), la cual está sustentada sobre la base teórica del modelo conductual cognitivo, que mide diez áreas: miedo a la soledad o abandono, expresiones límite para evitar la pérdida,  ansiedad por separación, búsqueda de aceptación y atención, percepción de la autoestima, apego a la seguridad o a ser protegido, percepción de su autoeficacia para sostener una relación, idealización de la pareja, abandono de planes propios para satisfacer los planes de los demás y deseabilidad social.

La dependencia emocional implica una severa alteración de la personalidad, la persona dependiente distorsiona el concepto de amor como si esta fuera una necesidad indispensable para vivir y sentirse seguro, porque no percibe la idea de vivir sin pareja, debido a un miedo extremo a ser rechazados, miedo a ser abandonados y miedo a no ser queridos, dijo.

Señaló que existen dos factores de riesgo críticos que se asocian a que una persona desarrolle dependencia emocional. En primer lugar, pobre comunicación entre padres e hijos y sobreprotección. Sus estudios revelaron que 42% de los jóvenes entre 12 y 20 años de edad manifestaron que tienen mala comunicación con sus padres, los ven poco tiempo, no interactúan con ellos y esto ocurre porque ambos padres trabajan.

Ante esta situación el Dr. Anicama recomienda que los padres faciliten la comunicación, que atiendan a sus hijos, que los escuchen y por otro lado es importante no sobreprotegerlos, darles la oportunidad de que se equivoquen y que se enfrenten con la realidad, aunque se mantengan siempre cerca de ellos para orientarlos.

A los jóvenes, les hizo un llamado para que aprendan a valorarse, que conozcan sus virtudes, sus fortalezas e identifiquen sus debilidades; además, que aprendan a conocerse mejor y, sobre esta base, a escoger la manera de fortalecer estas virtudes y fortalezas y, al mismo tiempo, encuentren la manera de superar sus debilidades; al hacerlo mejorarán su autoestima.

Probablemente, agregó que, si se logra manejar el problema de dependencia emocional desde menor edad, es posible reducir la problemática de los feminicidios.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.