La elección interna de Morena, “un desastre y una vergüenza”

Armas y disparos en las elecciones de Morena
- en Foro libre

Por José Gil Olmos/

Pese a las advertencias del presidente López Obrador, que ve en riesgo el soporte electoral de su proyecto de transformación, Morena sigue entrampado en la renovación de su dirigencia nacional. Después de que conflictos entre militantes e intervenciones externas reventaron sus asambleas estatales, el Tribunal Electoral recibió miles de impugnaciones y anuló el procedimiento. A decir de Yeidckol Polevnsky, que lo encabeza actualmente, el partido es víctima de algunos grupos que pretenden utilizarlo para sus propios fines, pero la resolución judicial le da una oportunidad de “limpiar el desastre”.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- En sólo cinco años Morena logró lo que ningún partido en la historia del país: ganó la mayoría en las cámaras de diputados y senadores, 12 gubernaturas, 20 congresos locales y la Presidencia de la República. Pero ya en el poder, ese partido no consigue elegir a su dirigencia nacional. Con un padrón desconfiable, peleas y ataques a balazos en las asambleas locales, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) suspendió el proceso por falta de certeza y de garantías.

“Es un desastre y una vergüenza”, admite la secretaria general de Morena en funciones de presidenta, Yeidckol Polevnsky. Responsabiliza a grupos internos de querer apoderarse de Morena con fines particulares. Entre los líderes de esas facciones menciona a Gabriel García (coordinador de los programas sociales del gobierno, quien –dice– rasuró el padrón), así como a tres aspirantes a sucederla en la dirigencia: el diputado Mario Delgado, el senador suplente Alejandro Rojas y Bertha Luján.

Hasta hace un par de semanas había más de 2 mil quejas de militantes por la falta de condiciones adecuadas para realizar las 70 asambleas distritales en todo el país. Hasta el fin de octubre sólo se había realizado 5%, de las cuales 70% fueron impugnadas.

Ante este panorama, el pasado 30 de octubre la Sala Superior del TEPJF anuló por unanimidad el proceso de renovación de la dirigencia de Morena por carecer de un padrón confiable y excluir a militantes en las asambleas distritales. La instancia judicial determinó que existieron “violaciones determinadas y trascendentales que han afectado el proceso”.

Dicha resolución dejó sin efecto el padrón que Morena presentó en noviembre de 2017 y exige al partido que integre en el mismo a todos los militantes que solicitaron su afiliación hasta agosto de 2018, pues la lista no se actualizó antes del proceso interno. Una vez que cumpla estos mandatos tendrá que emitir una nueva convocatoria para elegir sus órganos directivos.

Hasta ahora Morena tenía un registro de 313 mil 972 militantes, los cuales tienen derecho a participar en las asambleas distritales donde se elegirá a los consejeros estatales, quienes participarán en el congreso nacional. Pero al arrancar ese procedimiento había poco más de 600 mil registros con documentación, lo cual generó el desorden en las asambleas.

La mano presidencial

Ante el caos, los enfrentamientos e impugnaciones previas a las asambleas distritales que iniciaron el 5 de octubre, el presidente Andrés Manuel López Obrador amagó:

“Si el partido que ayudé a fundar, Morena, se echara a perder, no sólo renunciaría, sino que me gustaría que le cambiaran el nombre… porque ese nombre nos dio la oportunidad de llevar a cabo la Cuarta Transformación de la vida pública del país. Entonces, no se debe manchar…”, dijo en su conferencia matutina del 28 de agosto.

ue tal su enojo que envió una carta a la dirigencia de Morena para pedir a sus militantes que no cayeran en vicios: “Que no haya manipulación y que no haya inducción al voto, que no haya acarreo, que se deje en libertad a los militantes, a los ciudadanos, que decidan. Y una última recomendación es que no estén pensando que la gente está dormida, porque se van a seguir llevando sorpresas”.

Y advirtió en su mensaje en Palacio Nacional: “Pierden el tiempo los que creen que van a salir adelante haciendo política a la antigua. Hay que avisarles, tocarles la puerta y mandarles un correo electrónico. Ya no se puede poner vino nuevo en botellas viejas. Es el alma de las transformaciones: el pueblo es el motor del cambio, es el que manda, el que decide. No sirven los acuerdos cupulares”.

Las palabras del presidente, sin embargo, cayeron en botellas viejas. Los enfrentamientos entre Delgado, Polevnsky, Luján y Rojas se recrudecieron, principalmente por el método de selección.

Semanas antes de que se iniciara el proceso de renovación, López Obrador sugirió que fuera mediante una encuesta y no por asamblea, como lo establecen los estatutos. La idea fue apoyada por Polevnsky, Delgado y Rojas, pero Luján insistió en que fuera mediante el voto en asambleas, ya que el artículo 44 de los estatutos señala que la encuesta se aplica únicamente para la selección de candidatos a puestos de elección popular, no para la dirigencia nacional.

Antes de que empezaran las asambleas, en su conferencia mañanera del 3 de octubre, López Obrador envió a los servidores públicos un mensaje para que se abstuvieran de intervenir en el proceso interno de Morena o serían despedidos. Por si eso no fuera suficiente, dijo que mandaría una carta a todos los funcionarios federales para que no intervinieran en el proceso.

Sin embargo, los conflictos no pararon y se tornaron violentos en las asambleas distritales. El 28 de octubre López Obrador hizo un nuevo llamado a los militantes del partido: “No se dejen manipular, actúen como buenos ciudadanos, como demócratas. El que se deja manipular, el que actúa en función de intereses de grupo, intereses sectarios, no es un buen ciudadano, no es demócrata. Ya no hay borregos: (a los que les digan) ¿a dónde van? (y contesten) beeeee. ¿Por quién votar? Beeeee”.

Con todo, las asambleas distritales de principios de octubre para elegir a los consejeros de Morena en Jalisco, Yucatán, Veracruz, Quintana Roo, Colima, Puebla, Hidalgo, Estado de México, Zacatecas, Morelos y Tlaxcala registraron ataques con armas de fuego, peleas, sabotajes, acusaciones de haber rasurado el padrón e intervención de exgobernadores de otros partidos.

El 23 de octubre Polevnsky anunció la suspensión de la elección interna hasta que se tuviera un padrón confiable, el cual debe entregarse al Instituto Nacional Electoral a más tardar el 31 de diciembre.

l 23 de octubre Polevnsky anunció la suspensión de la elección interna hasta que se tuviera un padrón confiable, el cual debe entregarse al Instituto Nacional Electoral a más tardar el 31 de diciembre.

Pero el desastre que quiso prevenir López Obrador ya estaba hecho: 30% de las 70 asambleas previstas no pudieron realizarse y por orden del TEPJF el proceso interno se suspendió ante miles de quejas interpuestas por los militantes.

Anomalías del padrón

En entrevista, Polevnsky admite que el proceso interno de selección de la dirigencia del partido ha sido un desastre.

–¿Qué pasó con el padrón? Resultó que no es confiable ni estaba actualizado –se le plantea.

–No se entregó ni en tiempo ni en forma. Después de que lo entregaron de último momento, dieron una lista de nombres en un sistema en el que no se podía comprobar su validez, porque no entregaron los documentos para poder hacer el cruce de datos. Al principio pensé que lo habían embarazado, que habían metido más gente; sin embargo, cuando vi lo que ocurría en cada estado y recibí las llamadas de denuncia, me di cuenta de que borraron a muchos, que rasuraron nombres de militantes para meter a otros. Eso es terrible.

Además, señala que el padrón siempre debió haber estado dentro de Morena. Pero resultó que lo tenía Gabriel García y no se lo entregó a ella sino a un supuesto encargado que no estaba en el partido.

–¿Quién o quiénes eran los encargados del registro de militantes?

–En el pasado Gabriel García era el encargado de Organización y a quien tendría que haber entregado el padrón era el secretario general en funciones, que soy yo, con copia a cada uno de los miembros del Comité Ejecutivo Nacional. Sin embargo, no lo hizo.

–Gabriel García está ahorita en Palacio Nacional.

–Él está ahorita en la Secretaría de Bienestar. Pero era el secretario de Organización, tenía esa tarea y tenía que habernos entregado la lista del padrón, pero no lo hizo; se lo dio a un encargado de despacho y en Morena no existe ese cargo. No hubo nada transparente.

–No hubo transparencia en la elaboración del padrón.

–Así es, por eso las quejas que llegaron a la Sala Superior del Tribunal Electoral eran por falta de transparencia. Hubo más quejas en las salas regionales.

“Nosotros estábamos maniatados a credencializar, pero no podíamos si no teníamos padrón. ¿Cómo hacerlo si lo entregaron tres semanas antes de que empezaran nuestras asambleas electivas? Hasta entonces entregaron el supuesto padrón y quedamos en que se iba a auditar, pero resulta que no entregaron los documentos para hacerlo.

“Entonces hubo un incumplimiento. Ahora no sé cuántas impugnaciones hubo, lo que supe fue que fueron miles por el padrón y también porque no se publicó en tiempo y forma dónde se iban a llevar a cabo las asambleas, lo cual estábamos obligados a hacerlo mínimo 30 días antes.”

Polevnsky también acusa a García de inmiscuir a los delegados federales en asuntos partidistas y amenazó con denunciarlo ante la Secretaría de la Función Pública. El coordinador de los programas sociales se dijo difamado.

No obstante, señala que el desastre de las asambleas distritales tiene más responsables: Delgado, Rojas (suplente del senador Ricardo Monreal) y Luján.

–El presidente ya dijo que si no arreglan las cosas, se va a salir del partido…

–Es muy grave, pero tiene toda la razón: estamos obligados a retomar las cosas y hacerlas muy bien; que el presidente esté orgulloso del partido que fundó, que no haya ninguna situación de pena con esos espectáculos tan grotescos donde básicamente eran los intereses de unos cuantos.

“Como dice el presidente de la República: ambiciosos vulgares, porque cuando uno piensa que lo que importa es el partido, porque es la parte fundamental, está obligado a hacer las cosas bien, no para andar haciendo contubernios para conseguir votos y ganar. Eso no sirve.”

–Lo que pasó en algunas asambleas parecía la reedición de los viejos vicios de otros partidos.

–Nosotros queríamos ser un partido diferente, pero parecía que algunos no quieren renunciar a las prácticas de los partidos de los que vienen. Entonces era muy penoso y parecía un diálogo de locos: por una parte estaba aterrorizada de lo que ocurría y manifesté que era inaceptable, que en ningún momento iba a validar el conjunto de irregularidades que se estaban dando. Por otra parte, había compañeros del partido que consideraban normal lo que estaba sucediendo. Nuestros marcos de referencia eran distintos, porque para mí no eran normales las ilegalidades que estaban sucediendo.

Choque de intereses

Entrevistada hora después de que el TEPJF desconociera el proceso interno de selección de la dirigencia, Polevnsky aclara que no quiere quedarse en la secretaría general por ambición, sino para arreglar el desastre:

“Creo que vamos a tener la oportunidad de hacer las cosas bien, de limpiar el nombre y la imagen del partido y demostrar que Morena es diferente; que no vamos a permitir que se nos descomponga ni que se validen las ilegalidades, porque eso es lo terrible. Hay quien quiere minimizar lo que está ocurriendo y lo pone como algo normal.”

Agrega: “Te voy a decir lo que me importa este partido. De los cuatro que querían ser candidatos, Alejandro Rojas no participó en la asamblea porque no quiso validar y eso lo dejó fuera; Mario Delgado no pudo entrar a la asamblea del distrito al que pertenece porque ya había cambiado de distrito y quedó fuera de posibilidades de participar. En el caso de Bertha Luján, ya fue dos veces dirigente, la primera como secretaria general y la otra para presidenta del consejo; como el partido permite sólo tener un cargo dos veces, eso la dejaba fuera.

“La única que tenía posibilidades soy yo. Pero no se trata de llegar a la presidencia con un partido hecho pedazos o donde iban a entrar una bola de personajes que no eran militantes de Morena, dejando en el camino a gente que sí había participado. Tenía el camino libre pero no lo hice porque lo que importa es el partido, no el cargo.”

–¿Hay intereses de grupo?

–Así es. Hay quien tiene intereses personales, quienes piensan que pueden pasar por encima de todo y que nadie importa. Yo, la verdad, he trabajado mucho por este partido como para permitir que se eche a perder y que lo desbaraten.

–Se ve la pelea de facciones.

–Más que de grupos es de intereses, de gente que piensa cómo apropiarse del partido, que quieren tomarlo por asalto. Pero el partido es más fuerte que los intereses de unos cuantos que se habían puesto de acuerdo en cómo hacer las cosas sin respetar la legalidad…

“Estamos huyendo de las tribus y de todos esos grupos con intereses como para caer en ellos. No queremos corrientes o facciones… es lo que no podemos permitir ni aceptar dentro del partido.”

Comentarios

  1. Siempre lo mismo con los politiquillos, enseñando el cobre y todo por los jugosos huesos.
    Pero…porqué los medios no denunciaban como ahora las mañas de los bandidos politiquillos en sus elecciones internas de los partidos PRI y PAN?.
    Por los intereses economicos de la prensa que están afectando los que gobiernan?
    Por eso les dicen «chayoteros»?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.