Cuesta al año 9 millones de pesos nómina de consentidos de directora del IVEC

Silvia Alejandre Prado mucha nómina para tan escasos resultados en IVEC
-en Opinión

Tras Telón/Jorge A. González

Quien no se mide en el gobierno del estado de Veracruz es la directora del Instituto Veracruzano de Cultura (IVEC) Silvia Alejandre Prado.

Casi podríamos decir que le dan “la mano y se toma el pie”, pues hasta entonces es un hecho que abusa no sólo del poder, sino de la confianza conferida por el gobernador.

Mientras “pagan justos por pecadores” otros ven su agosto por el sólo hecho de ser amigos de la titular del instituto.

Qué parte del lema del gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador no entenderá Alejandre Prado: “Austeridad”.

Arropan a la directora del IVEC diversas personas que conforman su círculo cercano, que no dejan pasar ni una mosca.

Para el mes de junio del presente año hablábamos de 39 personas que le cuidan la espalda a la funcionaria estatal.

Durante ese mismo mes se añadieron a la lista los nombres de Leodegario Gerónimo Ramírez, con el cargo de Promotor Cultura adscrito al Departamento de Proyectos Educativos, con un sueldo con un sueldo mensual de 13 mil 477.88 pesos.

De igual manera, se incluyó a Dalia Gutiérrez Lagunes, con un sueldo nada despreciable de 17 mil 496.88 pesos, en el cargo de Secretaria Ejecutiva de la directora del instituto.

Hasta ese momento, en lo que sería el primer semestre del año, la nómina abultada a modo de la titular del IVEC representaba la cantidad de 719 mil 821 pesos con 92 centavos al mes.

Hablamos de Patricia Lagunes Hernández como analista administrativa, con un sueldo de 10 mil 603.70 pesos, además de Juan José Luna Maruri como Analista Jurídico, con un sueldo de 13 mil 865.30 pesos.

Claro, a esta nomina se le suma la contratación de Enrique Ledezma Prieto, como Director de Contenidos del instituto con un sueldo de 20 mil pesos 119.34 pesos.

Hoy dicha nómina “consentida” ha crecido a 42 empleados, al seguir las contrataciones de amigos y conocidos de Alejandre Prado.

Si sumamos a este grupo selectos de amigos de la titular del instituto por los 13 meses, comenzando desde diciembre del 2018 a diciembre de 2019, entonces las cosas se ven desde otro enfoque.

La suma nos da un derroche de recursos entre “cuates” de un total de 9 millones 675 mil 781 pesos con 96 centavos del erario público, hablamos del primer año. Ya ni hablemos de los cinco años que nos esperan.

Después de los 51 mil 533.60 pesos que gana la directora del IVEC, entre las personas que ganan más de esta nómina están Óscar Hernández Beltrán con 34 mil 208. 34 pesos, como Subdirector de Desarrollo Cultural Regional, y Mariana Tapia Díaz, Subdirectora Administrativa con 35 mil 315. 56 pesos.

Ahora hay que preguntarnos si todo este recurso se ve reflejado en la aplicación de la política cultural en el estado de Veracruz.

Hay que dejar claro que el IVEC se desprende de la Secretaría de Turismo (Sectur), es decir, burocracia dentro de otro círculo burocrático del que tampoco se ven resultados.

Cuando en la administración pública vemos muchos escritorios, muchas personas sentadas frente a las computadoras en una institución que es ejecutiva, algo anda mal, mucho personal pocos resultados, mucho gasto es igual a burocracia.

Mientras se está por cerrar el año 2019 seguramente se esperan más contrataciones, porque ni Contraloría ni la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) se han tomado la molestia revisar los proyectos, las cuentas y los objetivos de trabajo de Alejandre Prado.

No se le debe restar importancia a la política cultural, ni a los objetivos ni al tema administrativo, porque donde menos se lo esperan es donde más irregularidades hay.

No se trata de descubrir el agua tibia, sino de que no se enfríe.

Nos leemos hasta la próxima.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.