Hallan en Siberia canino de 18 mil años de antiguedad y tras pruebas no sabe si es lobo o perro

Momento interesante en términos de evolución

Madrid. El cuerpo de un cachorro canino de 18 mil años, hallado en una excavación en el suelo congelado de Siberia, desconcertó a los científicos porque las pruebas de ADN no definen si es lobo o perro.

Preservado por el permafrost, la nariz, el pelaje y los dientes del espécimen están notablemente intactos. Al utilizar la datación por carbono en el hueso de la costilla de la criatura, los expertos del Centro de Paleogenética de Suecia confirmaron que el espécimen había estado congelado aproximadamente 18 mil años, pero hasta ahora las pruebas exhaustivas de ADN no han demostrado si el animal era perro o lobo.

Por lo general es relativamente fácil notar la diferencia entre los dos, sostuvo David Stanton, investigador del Centro de Paleogenética.

Ya tenemos muchos datos, con los que esperaría saber si fue uno u otro. El hecho es que no podemos sugerir si es de una población ancestral de perros y lobos , explicó, citado por la CNN.

Momento interesante en términos de evolución

Stanton agregó que el periodo del cachorro es un momento muy interesante en términos de evolución de lobos y perros. No sabemos exactamente cuándo se domesticaron los canes, pero puede haber sido de esa época. Estamos interesados en saber de qué se trata, o tal vez sea algo a medio camino entre las dos especies.

Otras pruebas podrían proporcionar más información sobre exactamente cuándo se domesticaron los perros, precisó Stanton. Se cree que los canes modernos han sido domesticados de los lobos, pero exactamente cuándo no está claro: en 2017, un estudio publicado en la revista Nature Communications encontró que los perros modernos fueron domesticados de una sola población de lobos hace 20 mil a 40 mil años.

Por el contrario, un estudio de la Universidad de Oxford de 2016, publicado en la revista Science, sugirió que los perros fueron domesticados independientemente dos veces de los lobos grises durante la era del Paleolítico, una vez en Asia y otra en Europa.

Científicos del Centro de Paleogenética señalaron en Twitter que el análisis del genoma había revelado que el cachorro era macho. Agregaron que, después de consultar con sus colegas rusos, llamarían al cachorro Dogor, que significa amigo en lengua yakutia.

Los expertos planean ejecutar más pruebas de datos del genoma en la criatura para descubrir más sobre sus orígenes.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.