No era aceptable que EU detuviera a Salvador Cienfuegos Zepeda sin haber advertido el Gobierno mexicano: Ebrard

“¿Qué hubiera pasado si nosotros detenemos al administrador de la DEA?”, dice Marcelo Ebrard

Ciudad de México. (SinEmbargo).– El Canciller mexicano Marcelo Ebrard Casaubón dijo esta mañana que no era aceptable que se detuviera al General Salvador Cienfuegos Zepeda sin haber advertido el Gobierno mexicano, y puso un ejemplo:

Vamos a ponernos en el caso opuesto. Vamos a suponer que en México detenemos, la autoridades, a algún alto funcionario. Ahora que vino el administrador de la DEA, vamos a suponer que lo hubiésemos detenido. ¿Qué pensaríamos de qué ocurriría? Habría una repercusión muy, muy seria. Estados Unidos nos diría: ‘Este funcionario me lo regresas o bien, vamos a tener un grave desencuentro’”.

“México lo que está señalando es: no sabemos, a esta fecha, si el General Cienfuegos sea o no culpable de los cargos que se le imputan. Eso no lo podríamos saber porque la evidencia la tendríamos en noviembre y la Fiscalía [General de la República] va a iniciar su investigación”, agregó el Secretario de Relaciones Exteriores.

Durante la conferencia matutina del Presidente Andrés Manuel López Obrador, explicó que “habrá que sustanciar y probar lo que se dice o en su caso desestimarlo”, lo que ya le compete a la FGR en cuanto se sepa qué va a suceder.

Pero en esencia es si vamos a mantener la cooperación entre ambos países, pues tiene que respetarse el ámbito de la jurisdicción mexicana. Si tú tienes elementos contra un alto funcionario, aunque haya sido de otra administración, los acuerdos vigentes dice que me lo tienes que compartir”, expuso el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).
Desde Palacio Nacional, insistió en que “no puedes tener una cooperación cercana con todas las instituciones de México y al mismo tiempo hacer esto. Hay que escoger. Al Gobierno de México no le parece correcto lo que se está haciendo”.

“Va a haber una investigación. No es un acuerdo de impunidad porque Estados Unidos no lo aceptaría y nosotros menos”, subrayó.
Ayer, el Fiscal General de Estados Unidos, William P. Barr, y el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, anunciaron que el Departamento de Justicia de EU desestimó los cargos penales en ese país contra Salvador Cienfuegos Zepeda, titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

Por ello, hoy Ebrard Casaubón recordó que en unas horas se llevará a cabo la audiencia que ya tenía programada el General para que la Jueza estadounidense conozca la petición de ambos países y decida si autoriza desestimar los cargos y trasladar a México al exfuncionario.

Frente a los medios de comunicación, afirmó que las autoridades mexicanas estarán pendientes “al desarrollo de esta audiencia y de confirmarse lo que he expuesto y accederse por parte de la Jueza, pues estaremos atentos para el traslado de Cienfuegos a nuestro país”.

En su intervención, el Canciller también detalló que el pasado 30 de octubre, “el director general para América del Norte, Roberto Velasco, recibió físicamente, por parte del Ministro Consejero de la Embajada de Estados Unidos, un oficio con fecha del 29 de octubre de 2020, suscrito por el administrador interino de la Administración del Control de drogas de Estados Unidos (DEA), el cual fue acompañado de un anexo de 743 páginas”.

El día 2 de noviembre, la Secretaría de Relaciones exteriores turnó este oficio junto con el anexo al Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, para su análisis en virtud de estar referido a posibles ilícitos”, añadió.
Mientras que hasta el 6 de noviembre, Marcelo Ebrard sostuvo una llamada telefónica con el Fiscal General estadounidense, General Barr, para “comunicarle que había turnado a la Fiscalía General de la República el oficio de la DEA junto con el anexo para que determinase lo conducente”.

“Y ese mismo día, el Fiscal General de la República notificó a la Cancillería que con fundamento en sus potestades legales, solicitó de manera formal y en los términos de los tratados de cooperación, la evidencia del caso que obraba en poder del Departamento de Justicia de Estados Unidos. El día 11 de noviembre, el Gobierno de México recibió de manera oficial la evidencia del caso mediante valija diplomática”, concluyó.
Por otra parte, López Obrador aseguró que “no hay nada oculto” en el caso Cienfuegos, ya que México actuó a “partir de principios y lo que se hizo en este caso fue intervenir en materia política, diplomática, para expresar nuestra inconformidad ante un hecho que se presenta y deciden juzgar en Estados Unidos sin conocimiento de nuestro Gobierno”.

“Esto va más allá de lo legal. No quiere decir que no sea legal […] En caso de que regrese, no significa impunidad. Significa que se inicia una investigación que ya comenzó a partir de que nos envían elementos de prueba”, precisó.

El mandatario mexicano sostuvo que “si la Fiscalía de México, al reponerse el procedimiento encuentra que hay culpabilidad, entonces se castiga y lo dije también desde el principio. No la conducta de un oficial o de un militar por importante que sea debe manchar a toda una institución”.

MÉXICO DESCARTA IMPUNIDAD EN EL CASO CIENFUEGOS

El Gobierno mexicano aseguró este martes que Salvador Cienfuegos, a quien le fueron retirados los cargos en EU por narcotráfico y lavado de dinero, será juzgado en México y descartó que la decisión en el país vecino sea un acto de impunidad.

Este martes, las Fiscalías de México y de Estados Unidos, en un comunicado conjunto, detallaron que el Departamento de Justicia estadounidense tomó la decisión de solicitar la desestimación de los cargos penales contra Cienfuegos “para que pueda ser investigado y, si corresponde, ser acusado, de conformidad con la legislación mexicana”.

Según ambos Gobiernos, el Gobierno de Donald Trump pactó con el de México pedir la retirada de los cargos de narcotráfico y lavado de activos contra el exsecretario mexicano de Defensa Salvador Cienfuegos, detenido en Estados Unidos desde octubre, a cambio de que sea investigado en su país.

En respuesta, el Canciller mexicano, Marcelo Ebrard, aseguró que el General Cienfuegos seguirá su proceso en México, “donde le serán aplicadas las leyes mexicanas, porque los delitos se cometieron en territorio mexicano”.

“La Fiscalía General de la República tiene abierta una investigación que deriva de la evidencia que recibió el día 11 de noviembre”, dijo en conferencia de prensa Ebrard.

Ebrard detalló que será hoy cuando la Jueza que lleva a cabo el proceso en Estados Unidos sea informada de la decisión.

El Canciller señaló que la determinación demuestra “la simpatía” entre ambos países, además de que descartó que vaya a existir “impunidad en el caso”.

Destacó que este acto fue una muestra de respeto a la soberanía de México y a sus Fuerzas Armadas.

Además, reconoció la labor del Fiscal mexicano, Alejandro Gertz Manero, por “su atinada, enérgica y eficaz” conducta en el asunto.

TENSIÓN EN LAS RELACIONES

El arresto de Cienfuegos había tensado las relaciones diplomáticas entre México y Estados Unidos, luego de que el Gobierno mexicano alegara que la detención fue una violación a la soberanía del país.

Cienfuegos fue arrestado el pasado 15 de octubre en el Aeropuerto de Los Ángeles.

La Fiscalía estadounidense lo acusaba de proteger y ayudar a un cártel mexicano a traficar toneladas de drogas a Estados Unidos a cambio de sobornos millonarios mientras se desempeñaba como ministro de Defensa en el mandato de Enrique Peña Nieto (2012-2018).

De acuerdo con la acusación estadounidense, entre 2015 y 2017, a cambio de sobornos, protegió a cárteles y ayudó al tráfico marítimo y terrestre de cocaína, heroína, metanfetaminas y mariguana.

La decisión de retirar los cargos puede responder a un intento por mejorar las relaciones bilaterales entre México y Estados Unidos.

Sin embargo, el Canciller descartó que la decisión sobre Cienfuegos tenga algo que ver con las elecciones presidenciales de Estados Unidos el pasado 3 de noviembre, en las que el candidato demócrata, Joe Biden, es el virtual ganador.

López Obrador es uno de los pocos que todavía no ha reconocido la victoria del Presidente electo, Joe Biden, en los comicios de hace dos semanas.

El Canciller afirmó que desde el pasado 6 de noviembre la Fiscalía había solicitado evidencia del caso y a partir de entonces toda la evidencia fue proporcionada por Estados Unidos.

Tras el arresto de Cienfuegos, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, había aceptado la detención y aseguró que investigaría cualquier caso de corrupción en el Ejército.

Sin embargo, el Gobierno de López Obrador manifestó a finales de octubre su desacuerdo con el de Estados Unidos por no haber compartido la información que llevó a la detención del General Salvador Cienfuegos.

Cienfuegos era considerado uno de los militares más reputados de las Fuerzas Armadas y muy estimado entre la tropa, una carrera empañada por el caso de los estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa y, ahora, por su detención a petición de la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA, en sus siglas en inglés).

Comentarios

¡Síguenos!

A %d blogueros les gusta esto: