El hijo fifí del Presidente

José Ramón López Beltrán y Carolyn Adams. Foto: Instagram se dan vida de reyes en Estados Unidos. ¿De qué vive el primogénito fifi?.
- en Foro libre

Por Martín Moreno/ Sin Embargo

La vida de José Ramón López Beltrán – hijo mayor del Presidente de México-, sería el sueño dorado de cualquier junior latino: vivir en una zona exclusiva de Houston, viajar por todo el mundo en jet privado y vacacionar en Aspen, Colorado, sitio destinado para personas pudientes. Con gastos y estilo de millonario, Jotaerre es, hoy por hoy, el emblema de la doble careta de su padre: pobreza para millones de mexicanos, riqueza para mi familia.

Si este junior de 40 años de edad fuera un reconocido empresario y sus negocios prósperos y de fama pública, no habría ningún problema. Bien ganado. Sin embargo, no es así. La fábrica de chocolates “Rocío” – propiedad de José Ramón y de sus hermanos Andrés Manuel y Gonzalo -, es una oscura empresa familiar sobre la cual se desconocen sus ventas y alcances financieros, apenas con dos años de existencia. En su página web no se reporta ninguna cifra que cotice su valor. Tan sólo aparecen propaganda y fotografías.

¿De dónde sale todo el dinero que José Ramón y su polémica esposa, Carolyn Adams, una cabildera del sector energético transnacional, se gastan viviendo en Houston, en viajes al extranjero, en vacaciones, bienes y lujos?

¿De qué está viviendo el junior mayor de Andrés Manuel López Obrador?

Por un lado, es la evidente riqueza injustificable.

Por otro lado, es la incongruencia familiar.

¿A qué nos referimos?

Aunque mientras AMLO pregona una y otra vez que es austero e invita – literal- a los mexicanos a no caer en el “consumismo enfermizo”, vivir en la austeridad y hasta en la “pobreza franciscana”; pide a todos ser moderados con las ganancias económicas; rechaza los lujos; crucifica a los empresarios a quienes llama “voraces y ambiciosos”; exige vivir con lo indispensable y hasta plantea a sus compatriotas vivir con solo… ¡un par de zapatos! – “si ya tenemos zapatos, ¿para qué más? Solo eso”-, su hijo mayor es la otra cara de la moneda: lujos, derroches, consumismo y riqueza.

Y si desde noviembre de 2018 (entrevista con Carmen Aristegui), ya como Presidente electo, López Obrador definió el término “fifí” como “un junior de nuestro tiempo, un conservador”, pues entonces, esa condición le cae como anillo al dedo a su hijo José Ramón López Beltrán, quien reúne todas las características de ser considerado “fifí”.

Vaya paradoja: AMLO tanto critica a los fifís, y su hijo mayor le salió fifí.

Bien dice aquel refrán popular: “Lo que no has de querer, en tu casa has de tener”.

Tal cual.

*****

– José Ramón, ¿vas a trabajar con tu papá?

– No, no, no… Yo no voy a trabajar en el Gobierno… Los seis años que va a estar él, yo voy a dedicarme a otra cosa… Todavía no sé -, respondió el mayor de los hijos del Presidente poco antes de que iniciara el actual sexenio.

Debemos agregar: los mexicanos tampoco sabemos, hasta ahora, en qué está trabajando José Ramón López Beltrán para costearse la vida de millonario que lleva. No quisiéramos ser malpensados y suponer que lo estamos manteniendo – a él y a su familia en Houston-, con dineros del erario. Que lo mantenemos, pues.

López Beltrán formó familia con Carolyn Adams, una mujer que sin ningún recato y de manera pública presume lujos, viajes y caras prendas.

“Ya casados, a finales de 2019, la pareja se mudó a Houston, Texas, donde en enero de 2020 nació su hijo, a quien presentaron en redes sociales. La casa en la que vive también Natalia, la hija adolescente de Carolyn, de una relación anterior, es amplia y cuenta con alberca y jardín, aunque desde hace meses, la pareja se esmera en mostrar poco en las redes. (Revista Quién/ Caleb Torres García/ 5 Abril 2021).

El hijo mayor de López Obrador y su familia radican en el lujoso suburbio de Woodlands, en Houston. Son conjuntos residenciales de gran lujo rodeados de lagos y vegetación.

“Vuelos privados, botellas de champaña y entradas a los eventos deportivos más exclusivos en Estados Unidos, México y Europa, han desatado la polémica en redes sociales en más de una ocasión, en un país en crisis y con un Gobierno que se jacta de austero…”, relata Torres García en Quién.

Los excesos de José Ramón cada vez tienen mayor difusión entre la prensa mexicana. Y también, alimentan la indignación creciente, día a día, entre millones de mexicanos por la vida ostentosa de la familia presidencial, en tiempos de la crisis económica más profunda en la historia reciente del país:

“Carolyn destaca porque hace pública la vida ostentosa que lleva, muchos en redes la cuestionan, pues sólo es maestra de ballet y José Ramón ostentó cargos al interior del partido Morena, que actualmente está en el poder”. (Diario de Yucatán 2/Abril/2021).

Y más:

“En las imágenes (del hijo mayor del Presidente de México) muestran sus viajes en jets privados; fotos de sus numerosas visitas a Europa y Dubai; brindis con Moet & Chandon; o su asistencia a grandes eventos deportivos. Además, en una de las publicaciones, Carolyn aparece manejando un auto de lujo, y en otra, junto al Presidente de EU Donald Trump”. (Infobae 29/ Marzo/ 2021).

La nuera de AMLO gusta de vestir objetos personales caros: zapatos marca italiana Valentino, que cuestan más de 17 mil pesos, y bolsa Chanel con valor de 100 mil pesos, como se mostró ante todos durante el Primer Informe de Gobierno.

Carolyn es originaria de Brasil. Llegó a México tras ser contratada por Cava Energy, un fondo de inversión que forma parte de Stella Holdings, dedicada al desarrollo de proyectos de infraestructura como gasoductos, principalmente. La ahora esposa de José Ramón López Beltrán vivió en 2016 en Monterrey, y en 2018 se mudó a Polanco, en la ciudad de México. (Infobae 2/Abril/2021).

La semana pasada subió fotografías a sus redes presumiendo vacaciones en el exclusivo centro turístico de Aspen, Colorado, acompañada de su esposo y familia, sonrientes, trepados en un telesquí. Vacaciones, sin duda, de primer mundo, que provocaron indignación entre millones de mexicanos que se los reprocharon en las redes sociales.

El hijo mayor de AMLO ha tenido algunas incursiones en la política. En 2017, fue el encargado de campaña de Morena para la gubernatura del Estado de México, teniendo a Delfina Gómez – actual Secretaria de Educación Pública- como candidata. Delfina perdió por ligero margen contra Alfredo del Mazo.

Hasta donde se sabe, esa ha sido la principal actividad política pública de López Beltrán quien, junto con sus hermanos, tiene en propiedad una chocolatería, y fabrican cervezas artesanales y refrescos. Nada se sabe sobre sus finanzas empresariales. Por eso, la pregunta es obligada:

¿De dónde se está costeando la vida de millonario de José Ramón López Beltrán?

*****

“¿Qué, wey? ¿Yo también soy junior de la cuatroté, o qué?”, se escucha decir a López Beltrán en un video grabado por el propio Jotaerre en febrero de 2020, después de que se difundieran fotos de él de vacaciones en el extranjero con Carolyn.

A explicación no pedida, acusación manifiesta.

Lo cierto, es que el hijo mayor del Presidente de México es la contradicción abierta y sospechosa de todo lo que pretende enarbolar López Obrador: una austeridad que, ahora, está puesta en entredicho por las finanzas oscuras de la familia presidencial.

Houston, Aspen, jets, viajes.

Vida de millonario, pues.

¿Quién la está pagando?

TW @_martinmoreno

FB / Martin Moreno

[email protected]

 

Comentarios

¡Síguenos!

A %d blogueros les gusta esto: