Funcionaria del Ayuntamiento de Xalapa cobra moches y sobornos en Obras Públicas como lo hacía con Hipólito Rodríguez/ Opinión

Se suponía que Ricardo Ahued ya no permitiría la corrupción en la gestión

En nuestras redes sociales publicamos el comentario que retumbó en Palacio Municipal de Xalapa, al enteramos que el alcalde Ricardo Ahued Bardahuil dio el manotazo y advierte a todo su personal, no tolerar actos de corrupción, el cual, dicta: “Quienes pensaban que seguirían con las mismas trampas, como ocurrió en la administración municipal del exalcalde de Xalapa, Hipólito Rodríguez Herrero, se equivocan. Resulta que el actual presidente municipal de la capital del estado, Ricardo Ahued Bardahuil viene con mano dura y haber implementado un estricto control en las áreas de Adquisiciones del H. Ayuntamiento de Xalapa”.

Además, advirtió en reuniones internas, que no se va a «perdonar», justificar o disculpar a nadie, que se preste a negocios ocupando el cargo, como ha ocurrido en pasadas semanas y se sabe sobre el despido a más de 10 personas, además de que habrá más renuncias en los siguientes días. Ahued Bardahuil no tolerará actos de corrupción, aun cuando hayan sido recomendados, compadres, parientes y hasta incrustados de MORENA y la 4T. Tampoco se tolerará contubernio con contratistas o prestadores de servicios.

 

Y nos enteramos sobre más actos de corrupción en el área de Adquisiciones del Ayuntamiento de Xalapa.

 

Afectados relatan las graves anomalías que pretenden realizar incrustados funcionarios municipales y resulta ser los mismos servidores públicos quienes colaboraron en la administración de Hipólito Rodríguez Herrero, perteneciendo al selecto grupo de colaboradores de la prima del gobernador de Veracruz, la exdirectora de Obras Públicas, la Arquitecta Sulekey Citlalli Hernández Garrido y ahora, pretenden imponer los mismos vicios, cobros de moches, manipulación para el otorgamiento de obras y realizar actos de corrupción tolerados por el exalcalde Hipólito Rodríguez, a quien siempre le gusta los cigarros que dan risa.

 

Daremos pormenores de cómo trabajan y quiénes son los funcionarios corruptos que se pretenden incrustar en el gobierno de Ricardo Ahued, siguiendo las mismas prácticas mafiosas.

 

Operadores de la primita incómoda, Sulekey Citlalli Hernández Garrido, se quedaron en esta administración de Ricardo Ahued y muchos de ellos son institucionales, acatando las órdenes del nuevo titular de Obras Públicas, el Arq. Guillermo Ávila Debezze, pero otros, son verdaderos delincuentes extorsionando y pidiendo moches a proveedores.

 

Existe una funcionaria municipal, de nombre Socorro Galindo Hernández, actual encargada de los Expedientes Técnicos en Adquisiciones, quien junto con personal que ya no labora en el Ayuntamiento de Xalapa siguen pidiendo dinero a los contratistas, con la promesa de darles obra u otorgarles el techo financiero para que hagan sus licitaciones, prometiendo hacerlos ganar los contratos.

 

Varios contratistas han “caído en las redes” de Socorro Galindo y algunos de ellos pagaron para que les hicieran el expediente de licitación, por cierto muy mal conformado y quedando en último lugar. Son muchas empresas que han contratado los servicios de Socorro Galindo Hernández, quien opera con un grupo externo y ser quienes controlan una red de sobornos y pago de servicios, convirtiéndose en una mafia dentro del Ayuntamiento de Xalapa.

 

Y como buena delincuente, Socorro Galindo Hernández responsabiliza a gente de adentro de la Dirección de Obras Públicas, quienes en realidad no tienen la culpa y profesionalmente cuidan su trabajo.

 

Cabe mencionar un ejemplo emblemático, como el ocurrido el año pasado a cierto proveedor, a quien le dieron obra porque ganó su licitación de manera transparente y fue Socorro Galindo Hernández quien inventó haberle facilitado el otorgamiento del contrato, cobrándole $100 mil pesos, más la loza de su casa y dos tinacos Rotoplas.

 

A otro proveedor, Socorro Galindo Hernández le solicitó el 5 por ciento de moche del costo de la obra, comprometiéndose Galindo a que este empresario ganaría la obra y éste se negó a pagar el soborno, ni caer en actos de corrupción, muy diferente con otros, quienes tienen qué pagar los moches y “gratificaciones”, haciendo lo mismo en esta actual administración municipal e involucrando al propio director de Obras Públicas, al colocarlo como un presunto corrupto, sin serlo y hablando a nombre de Guillermo Ávila Debezze y del alcalde Ricardo Ahued Bardahuil.

 

Increíble cómo estos desleales funcionarios siguen operando en esta nueva administración municipal haciendo de su estancia redituables negocios y pasando por encima de todos, con tal de lograr sus objetivos personales.

 

Dudas y comentarios: [email protected]

Comentarios

¡Síguenos!

A %d blogueros les gusta esto: