Linchamiento empresarial en caso Acuario

Al menos 200 millones de pesos se quedan en el fideicomiso que se adjudica Cuitláhuac García tras el asalto al Acuario. 30 años funcionando el centro y creciendo bien, cuántos años le durará a Cuitláhuac?
- en Opinión

Por Rodolfo Herrera/

Tras el golpe gubernamental al Acuario de Veracruz, cuyo fideicomiso fue extinto para dar paso al proyecto de la Cuarta Transformación conocido como AQUARIUM, empresarios del ramo turístico se reunieron con el Gobernador del Estado Cuitláhuac García Jiménez, lo que provocó el malestar de sus homólogos de otros organismos empresariales.
El pasado 12 de mayo, los veracruzanos se enteraron que el Procurador del Medio Ambiente Sergio Rodríguez Cortés había llegado al Acuario en el bulevar del puerto de Veracruz, para proceder a la clausura advirtiendo que se trataba de un asunto de protección y bienestar de los animales, exponiendo presuntos hechos como una fiesta a todo volumen y la muerte de un manatí en peligro de extinción, lo que podría ser constitutivo de un delito.
De inmediato se dieron versiones de protestas de uno y otro lado, unos a favor y otros en contra, lo que provocó que el asunto pronto se politizara y salieran a relucir las protestas del bloque panista, como la alcaldesa Patricia Lobeira, el Senador Julen Rementería, el ex alcalde de Boca del Río Miguel Ángel Yunes Márquez, su hermano el exalcalde de Veracruz Fernando Yunes entre otros, así como de algunos actores empresariales.
     Los únicos que no salieron a protestar ni a dar su versión, fueron precisamente los miembros del patronato del Acuario que hasta el momento permanecen callados.
Para el 17 de mayo, el golpe al fideicomiso del acuario fue contundente y mediante un decreto, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez  anunció su extinción, entregándole momentáneamente la administración a la Procuraduría del medio Ambiente.
El 19 de mayo, tras permanecer varios días clausurado, el acuario de Veracruz fue reabierto por la PMA, ahora bajo del nombre de Aquarium, como pretendiendo borrar cualquier vestigio de la anterior administración.
Hasta ese momento, el sector empresarial en su conjunto encabezaba las inconformidades en contra de las medidas tomadas por el gobierno.
La apertura de Aquarium fue una fiesta donde acudió además del titular de la PMA, el Secretario de Educación que coordinó visitas de escuelas y algunos regidores con achichincles, el operativo culminó con la reunión del Secretario de Finanzas José Luis Lima Franco con algunos empresarios del sector turístico, a quienes les extendió la invitación para reunirse el viernes 20 con el gobernador en palacio de gobierno.
Y efectivamente, la reunión en palacio de gobierno se llevó al cabo y participaron en ella además de funcionarios, el titular de los restauranteros afiliados a Canirac, el de Canaco, la Asociación de Hoteles y Moteles de Veracruz y Boca del Río, así como el del Consejo Metropolitano de Turismo que creó el propio Fernando Yunes, asimismo el regidor de Morena Daniel Martín Lois que fue quien promovió el encuentro.
Fue al través del propio Daniel Martin Lois que se supo de la reunión, porque difundió en sus redes sociales un mensaje que decía: “Productiva reunión!!! Hoy distintas cámaras del sector turístico de la región, sostuvieron una reunión con el Gobernador del Estado Cuitláhuac García Jiménez para hablar del tema turístico y en especial del Aquarium. Vienen cosas muy buenas, que se harán en conjunto. Aquí seguimos, tendiendo puentes y trabajando para los veracruzanos”, y una foto de la reunión encabezada por el gobernador.
A partir de ese momento, en reuniones, grupos y chats empresariales, no ha cesado el linchamiento contra quienes asistieron a la reunión con el gobernador.
Mire usted, para nadie es un secreto que el sector empresarial sigue dividido y en manos de grupúsculos ligados al PAN, también a Morena y que mantienen una división ni siquiera por ideología, sino por intereses personales o de grupo; Coparmex funge como un apéndice del PAN, mientras que a Canaco, en manos de un grupúsculo del blanquiazul, le extrañó que su dirigente acudiera a escuchar la propuesta del mandatario.
¿Qué no vale la pena escuchar lo que pueda decir un gobernador? ¿Qué es más importante el interés de grupúsculos que el de Veracruz? ¿Cuál es el interés por defender a ultranza un patronato que por casi 30 años gobernó el acuario sin informar nada? ¿Y cómo pueden augurar un fracaso de Aquarium? Es decir ¿Que le vaya mal a Veracruz para que vean que teníamos razón? De los políticos de todos los partidos se entienden esas posturas ¿Pero de los empresarios?
Si bien es cierto que en esos casi 30 años el acuario fue bien administrado, tampoco es mentira que no le hayan cambiado nada desde el día que se los entregaron al día en que les dieron las gracias.
Cualquier empresario comprometido con su ciudad se hubiera apuesto a disposición para aportar e impulsar a Veracruz, en vez de formar el bloque retrógrado que atisba al fuego de la desgracia; y peor aún, recriminarle a quienes asistieron simplemente a escuchar un proyecto, tan solo porque viene del otro lado.
En verdad, esperemos que esos líderes de organismos empresariales que tuvieron la valentía de asistir, no tengan que entregar el cargo antes de tiempo por razones arcaicas.
¿O usted qué opina?
EL CCE… MORENA NO TIENE QUIEN LE ESCRIBA
Lo que tampoco se explica es ¿El consejo Coordinador Empresarial Veracruz-Boca del Río de qué lado está? Todos sabemos que el transportista Luis Exsome llegó como punta de lanza para apuntalar la candidatura de su hermano Ricardo a la alcaldía de Veracruz por Morena, cosa que no pudo hacer.
La dirigencia de Luis Exsome fue recibida por otro organismo, el Consejo Empresarial Veracruzano CEV, que forman cámaras y organismos del bloque panista que pintaron su raya y no quisieron saber más del CCE y menos aun cuando estaba cerca el proceso electoral.
Entonces los empresarios siguen divididos; cada uno ligado a un bloque de partido, CCE a Morena y CEV al PAN; ambos, o más bien ninguno hace absolutamente nada, más que servir a la política ¿Y eso a quién beneficia? ¿A los empresarios? ¿A los ciudadanos? ¿A los partidos?
Por cierto, al CCE el problema de la pandemia ya no le sirve como pretexto, sigue siendo un elefante blanco inactivo, abandonado, con unos cuantos colegios y asociaciones sin representatividad; en cambio el CVE si tiene cámaras empresariales, aunque tampoco sirva para nada.
¿O si?
Comentarios a: [email protected]

Comentarios

¡Síguenos!

A %d blogueros les gusta esto: