Por supuesto: voto x voto, casilla x casilla / Francisco Blanco Calderón / Escenarios

Claudia Sheinbaum Pardo, Presidenta electa de México y Andrés Manuel López Obrador, Presidente.

(Primera parte)

Por Francisco Blanco Calderón

En el proceso electoral de 1988, contienden Carlos Salinas de Gortari PRI, Cuauhtémoc Cárdenas PRD, Manuel J. Cloutier PAN, pero ante una misteriosa caída del sistema de cómputo se declara ganador al candidato del PRI. Protestas, movilizaciones, se exige voto por voto casilla por casilla y Carlos Salinas de Gortari pactó con “los verdaderos” dueños del Partido Acción Nacional (PAN), a través de Diego Fernández de Ceballos ordenó quemar los paquetes electorales para que el priista ganara la presidencia, debido a que iba ganando Cuauhtémoc Cárdenas. Primer fraude, formal, a la izquierda mexicana.

Posteriormente, en 2006 con una ventaja del 0.56%, se declara vencedor a Felipe Calderón del PAN, “haiga sido como haiga sido”, ante Andrés Manuel López Obrador de la coalición de izquierda quién exigió voto por voto y casilla por casilla, y su negativa consolidó el segundo fraude, formal, con respaldo del IFE y el Tribunal Electoral del poder judicial de la federación. En el 2012 se repite la historia con Enrique Peña Nieto y AMLO, por excesos de financiamiento al proceso electoral priista, negándose revisión de casillas y conteo de votos nuevamente, consolidando el triunfo al PRI.

Historia que no se pudo repetir en el 2018 ante la abrumadora mayoría que respaldó a a AMLO  con 31 puntos porcentuales  del total, siendo  30 millones, 113 mil  483 votos a su favor. No hubo posibilidades de protesta ante la evidencia triunfadora de Morena en la contienda. Ahora, en este 2024, Morena, con Claudia Sheinbaum logra 35.9 millones de votos, mas del 35% de diferencia ante la coalición PANPRIPRD, con Xochitl Gálvez. En estos resultados finales, emitidos por el INE, más votantes, más votos, más amplia la diferencia entre contendientes al proceso del 2018, se pide la revisión del 80% de las casillas, voto por voto, casilla por casilla. A lo que de inmediato AMLO y Claudia respaldaron el conteo rápido en todo el país. Proceso dos veces negados por el PRIPAN y ahora ante esta segunda derrota evidenciada exigen la revisión exhaustiva de votos. ¿Así es la democracia? ¿Es valida? quemaron todas las boletas y negaron conteo de la pirrica diferencia del 0.56%.

La coalición opositora, en su primera “marea rosa”,  la del INE No se Toca, ahora con la mayoría de los Consejeros heredados por Lorenzo Córdoba, dicen se coludió con Morena para hacer trampas  y aspiran al lawfare con el Tribunal Electoral para echar abajo el proceso electoral ejemplar, acontecido este 2024. “De todo hay en la viña del Señor”.

Fuerza y Corazón por México, como todas las cautivas y fracasadas siglas de Caudio equis ya se habían previsto estos resultados, validados por casi todas las casas encuestadoras de prestigio en el país desde las precampañas y la campaña final, claro menos Massive Caller la visionaria encuestadora panista.

Presionar  al Tribunal electoral para invalidar el proceso, esa es parte de su estrategia, apoyada de guerra sucia, fake news, chismes, rumores, mentiras de casi la totalidad de los medios convencionales de comunicación, con inversión descomunal en contratos de robots en redes sociales en casi todo el mundo, las opiniones sesgadas, maliciosas de analistas, comentaristas, intelectuales orgánicos y hasta obispos inquisidores proclibes al cristero. Todo el aparato mediático, empresarial, político y religioso unido ahora al de justicia, con jueces, magistrados y ministros, a su vez movilizando, concientizando manipulando una ciudadanía adormecida y domesticada.

Lo curioso fueron los resultados. No solo la clase trabajadora votó a favor de Morena/Claudia a sino hubo una amplia participación de apoyo en sectores altos y medios, asi como denunciaron  que los adultos mayores beneficiados de las dadivas gubernamentales respaldarían a la coalición Sigamos Haciendo Historia,  sino que fue muy grande la participación de jovenes desde los 18 hasta cerca de los 60 años, mas que la de los de la tercera edad. Al igual resultó muy favorecido el voto de mujeres, que son mayoría por cierto, que la de hombres. Resaltando grupos minoritarios como las comunidades  científica, académica  y cultural,  asi como la LGBT y los  nacionales  radicados  en el extranjero.

Carrillo Olea en su columna de La Jornada del viernes pasado: “Se vendieron como xochitlecas y ganaron perdiendo. Hoy tienen libertad al perder con el cuento de la disfuncional coalición. Ahora ¡manos libres, todos tras cualquier hueso! Triunfaron en lo práctico: ella perdió sola, llegó sola y se va sola, ellos se quedan a la fiesta… A la señora Xóchitl le queda regresarse por donde vino, a reditar sus carcajadas y palabrotas o montarse en el movimiento rosa y crear un nuevo partido….La masa del movimiento rosa está motivada, pero es inestable, pronto correrán a sus orígenes. Se encendieron sólo como reclamantes…a la señora, y sus financieros, sí le alcanzaría para promover un nuevo organismo. Eso sería sano para el sistema, es deseable en una democracia real”.  Recomiendo ampliamente leerla completa en:

(https://www.jornada.com.mx/2024/06/07/opinion/016a2pol).

Lo que se avecina son escándalos mediáticos a modo,  intervensiones justicieras, mentadas de madre de analistas e intelectuales, sermones incendiarios de obispos  cristeros. Memes, risotadas, caricaturas, reels en TickToc, videos, charlas, entrevistas en YouTube, Face-Meta e Instagram. Pero la evidencia de cerca de 36 millones de votos no se lo quita nadie a la 4T y sobre todo no  logrará modificar el histórico resultado a favor de México. Razones en la segunda parte, eh??

 

Comentarios

¡Síguenos!

A %d blogueros les gusta esto: