Desde mayo de 2009, quienes fundamos Plumas Libres hemos pugnado por una dignificación y profesionalización de la actividad periodística, pese al entorno complejo de la incipiente democracia veracruzana.
Conscientes del reto, nos hemos dado a la tarea, a partir de la experiencia propia y de otras experiencias que han marcado al periodismo mexicano, de construir un medio acorde con los requirimientos de una sociedad moderna y cada vez más exigente de sus derechos.
En un afán de perseguir este reto, hemos adoptado el siguiente Código de Ética, que establece las bases que rigen nuestra actividad a partir de este momento.
Lineamientos
Plumas Libres es un medio cuyo pilar es el ejercicio y respeto al derecho a la información y la libertad de expresión.
Estamos comprometidos con el ejercicio de la crítica responsable y constructiva, por ser esta necesaria para el escrutinio de lo público.
Nuestros contenidos están guiados por la apertura a la pluralidad y la proscripción de cualquier contenido discriminatorio por religión, raza, sexo, ideología, nacionalidad, entre otros.
Nos comprometemos a proteger la identidad y datos personales de las víctimas del delito, cuando esta sea necesario, no haya un consentimiento expreso y se trate menores de edad.
Igualmente, a no difundir imágenes que invadan el derecho íntimo de las personas o víctimas.
Tampoco publicaremos imágenes o contenidos que incentiven la violencia ni los prejuicios sexistas.
Asumimos el compromiso de garantizar el pleno ejercicio del derecho de réplica, disposición ya contenida en nuestro marco constitucional federal a la que debemos constreñirnos, por lo que bajo ningún argumento estableceremos excepciones.
En relación a la participación social, estamos claros que las nuevas plataformas tecnológicas ofrecen una amplia gama de posibilidades para que la ciudadanía cuente con espacios de expresión, de ahí que favoreceremos las condiciones que permitan la interacción del público -siempre y cuando las opiniones y comentarios emitidos se den en un margen de civilidad-, la cual nutra nuestros contenidos y visiones, así como sirvan de elemento regulador del propio medio.
Plumas Libres será coadyuvante de esta manera en el intercambio de opiniones, el diálogo, la crítica y la convivencia social.
Como medio de comunicación estamos obligados a ejercer un periodismo profesional, riguroso y ajustado a los estándares básicos del periodismo.
En ese mismo tenor, nos comprometemos a ejercer responsablemente nuestro derecho a la libre expresión, externando –cuando así sea necesario-, posiciones públicas respetuosas de los valores que nos rigen y garantizando la plena transparencia y claridad de la comunicación dirigida al público, sin encubrir intereses más que los que legítimamente sean expuestos.
Las comunicaciones de esta índole se asumirán como propias, en forma de editorial y no de terceros.  Tampoco servirán para tergiversar o confundir la información periodística que se difunda, ni para alentar campañas mediáticas o propaganda a favor o en contra, de ninguna índole, contra personas, instituciones o contenidos que pretendan basarse en el abuso del rumor, la especulación, sin la exhibición de pruebas.
La misma disposición será válida para nuestros/as colaboradores/as que con su opinión enriquecen el debate público, pero que también están obligados/as a regirse por las reglas básicas del respeto y el marco deontológico de la profesión.
Plumas Libres asume el compromiso de establecer relaciones comerciales sanas con sus clientes y evitar que cualesquier interés coarte o limite su función informativa y su indeclinable compromiso democrático.
error: Content is protected !!