¿Primer informe de gobierno o tercero?

De acuerdo a la constitución fue el primero, de acuerdo a las ideas de AMLO fue el tercero
- en Opinión

“Que terrible era en la que los idiotas gobiernan a los ciegos” William Shakespeare

De acuerdo a la Real Academia Española informe es: “Una descripción oral o escrita, de las características y circunstancias de un suceso o asunto”. En otras definiciones de informe se menciona que “Es una exposición oral o escrita sobre el estado de una cosa o una persona y sobre las circunstancias que rodean el hecho. De igual manera como en todo el lenguaje español hay sinónimos de la palabra informe y uno de esos sinónimos es mensaje.

El Presidente de México debe informar el estado que guarda la Nación, debe entregar a los representantes del pueblo de México ese informe, lamentablemente por la agresividad y poca tolerancia de legisladores de oposición al Ejecutivo en turno, ese día se volvió un circo y un ring, lo que ocasionó que el Presidente no fuera en persona ante la tribuna dela Nación, ahora solo mandan el documento, por cierto leer 994 hojas de este informe nos llevará unos días y a ver si los  Legisladores lo hacen a conciencia y nos dan cuentas del mismo.

Hoy el actual  Presidente de México aún tiene esa sed de poder que lo ha caracterizado, no se da cuenta que ya ganó las elecciones, y sigue en campaña, sigue arengando a sus seguidores y a los que ciegamente creen en él. Sus conferencias de las mañanas se equiparan más con informes de actividades de campaña que con mensajes de aliento y verdades sobre el acontecer diario. De acuerdo a los estudios que realiza “Verificado” vemos que de 205 frases verificables solo 81 son verdaderas  y lamentable que 121 son entre falsas y engañosas. Muy mal para un hombre que se dice moral y honesto.

Toda esta situación de propaganda usada mucho en las épocas de Hitler, y para lo cual en su momento escribí un artículo, solo nos lleva a temer por un futuro más autoritario y más represivo. Esa obsesión de estar ante las cámaras y micrófonos para decir solo lo que a él le interesa no es bueno, no olvidar que una mentira repetida muchas veces se acaba por volver una verdad.

Andrés Manuel manipula las facultades Constitucionales que le dan al Ejecutivo, manipula lo que le conviene y una de esas manipulaciones la vimos el día 1° de septiembre del 2019. En un acto de continuidad de campaña más que un acto Republicano y democrático de informar al pueblo de México. Fue de pena y de vergüenza leer en la mampara que tenía a sus espaldas al dar el “mensaje” la palabra Tercer Informe. Señor Presidente para hacer eso hubiera escogido otro día, no el día 1°. La Constitución es muy clara en su Artículo 69.- En la apertura de Sesiones Ordinarias del Primer Periodo de cada año de ejercicio del Congreso, el Presidente de la República presentará un informe por escrito, en el que manifieste el estado general que guarda la administración pública del país.

Y de acuerdo al tiempo que lleva desgobernando a esta Nación y por mandato de ley usted presenta el PRIMER INFORME no el TERCERO. ¿O qué será que tiene otros datos, y que al Congreso le da por escrito el Primer Informe de Gobierno y al pueblo le da atole con el dedo, perdón un Tercer Informe-Mensaje?

En este artículo no me pondré a revisar todas las cifras y datos que mencionó, ya eso lo están haciendo y lo han hecho muchos expertos, pero sí podemos recalcar la falsedad y la agresividad con la que se conduce, sí quiero dejar en claro que usted busca dividir cada día más a los mexicanos, al final de su mensaje usted vuelve a atacar a ciudadanos mexicanos, Presidente, aprenda todos merecemos ser respetados y tomos tenemos dignidad de persona, no solo usted y sus aplaudidores.

Dio mensaje (informe)  a los 100 días de gobierno, el 1° de julio y el 1° de septiembre pero cada mañanera es como un informe de gobierno y un mensaje de excusas para su incapacidad. Nos quiere hacer creer que usted busca solo el bien de los marginados, que usted busca la igualdad social, que no hay crecimiento económico pero sí mejor distribución de la riqueza y desde luego que con ese discurso de que México debe ser igual para todos, cientos de miles se lo compran y le dan popularidad en las encuestas. Presidente todos queremos un México con seguridad, con educación, con salud, con progreso y con oportunidades y mejor vida para todos, pero no por el camino que usted lleva y menos con mentiras.

Si no hay crecimiento económico, hay más pobreza, si no hay crecimiento económico hay más desempleo (en sus nueve meses se han perdido empleos permanentes y eventuales entre los dos 224,775 en total, se ha perdido el poder adquisitivo y esas pérdidas generan pobreza) Al mismo tiempo y usando su frase. “Generar condiciones de empleo para jóvenes y adultos y acabar con eso la inseguridad” pues que cree no lo está logrando. Y cuando no hay capacidad para ejercer el poder público como sucede con su Gabinete pues el presupuesto destinado a realizar sus acciones no se ejerce. Tienen un subejercicio presupuestal enorme, como nunca en la historia y veamos de uno de sus programas estrellita “Sembrando Vida” 61% de subejercicio y era para combatir la pobreza.

Nos vuelve a mostrar la incongruencia cuando en su mensaje del 1° de septiembre agradece a Slim y otros inversionistas, ¿No eran antes de la mafia del poder? Sigue con sus necedades de culpar de todo al pasado y sus fervientes seguidores en vivo y en redes sociales usan el mismo discurso de echar la culpa de todo al pasado. El pasado ya pasó, ustedes llevan 9 meses de trabajo y no se ve avance, no se ve que haya mejor, no se ve rumbo. Solo ustedes lo notan. Además ya el esquema populista del México de los 70s se acabó hace mucho, deje eso atrás y haga funcionar el presente con miras al futuro. Por cierto de su bandera principal “combate a la corrupción” solo en palabras y en su mente lo vemos, no hay tal combate y la corrupción continua.

Con mucha tristeza veo otra vez al hombre que dice haber acabado el régimen del pasado, portarse como los hombres del régimen del pasado con discursos triunfalistas, autoritarios, represivos y sin una mínima autocrítica y con nada de visión a cambiar el futuro.

 

 

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.